Friday, February 01, 2013

¿Qué paso en la Torre de Pemex?


Ayer, en el primer cuadro de la ciudad de México, a eso de las tres y media de la tarde, ocurrió una explosión en la torre B2 de Petróleos Mexicanos (Pemex). Al momento de escribir esto se saber que hay unos 28 muertos y más de 100 heridos. Los equipos de rescate buscan aún en los escombros por más cuerpos.

Pero ¿qué pasó? ¿qué clase de explosión ocurrió? ¿fue un atentado? ¿fue una acumulación de gas? ¿una falla en algún sistema de aire acondicionado? ¿qué está realmente pasando? Estas son algunas de las preguntas que de inmediato surgen.  Pemex aún no da ninguna razón ni explicación al respecto, pero seamos francos, no parece fácil explicar el tamaño de la explosión con una falla mecánica de algún aparato o sistema que estuviese en la torre. El efecto de lo que haya causado esta explosión involucró a cinco pisos.

¿Fue un atentado? No lo sabemos y probablemente, como siempre pasa en estas cosas, jamás lo sepamos. La razón es simple: vivimos en el mandato de la perfección, donde todo es maravilloso, donde los funcionarios -incluso menores- cuando dan declaraciones sobre este particular asunto en donde intervenga la presidencia de México dicen, con un respeto que me parece peculiar: "que el señor presidente de México ya viene en camino", como si su presencia fuese casi divina.

El problema es que el gobierno no puede decir -en caso de que haya sido un atentado- que lo fue. Darán las clásicas explicaciones que nadie cree: "acumulación de gas", "falla eléctrica", o cualquier otra idea que tape -hasta que se nos olvide- el sol con un dedo. Y no se puede decir la verdad porque el gobierno quiere dar la imagen de ser un país fantástico, en calma, en donde todos trabajan unidos, mano con mano, para hacer de México una gran nación. Por ello minimizan las ejecuciones cotidianas, por eso se da la información terrible de los tantos asesinatos y ejecuciones arteras con cuentagotas. "No seremos voceros de la delincuencia", han dicho los medios para justificar que apenas dan estas malas noticias. Pero bien podría haber explicaciones alternativas por las cuales no se dicen las cosas.


Evidentemente la explicación que dé Pemex sobre el bombazo registrado ayer será poco creíble, a menos que la paraestatal diga que fue un atentado. Ninguna otra explicación se la creerá nadie y estaremos de nuevo en la manipulación de la información. Al ver algunas fotos del edificio siniestrado, da la impresión que fue algo mayúsculo. Curioso que no se desató ningún incendio. Yo solamente espero las brillantes explicaciones gubernamentales al respecto de este incidente. Vamos a ver con qué kafkiana explicación nos salen.

6 comments:

Fabian Huerta said...

Ya salió el titular de Pemex a decir al parecer fue un accidente (un atentado también es un accidente…), en el peculiar juego de palabras que tienen los políticos mexicanos, queriendo pasar por tontos, pero en el fondo burlándose de los siempre ingenuos e ignorantes ciudadanos mexicanos.

Mahomedalid Ivan Pacheco Morelos said...

Escuchaba la radio (Grupo Imágen) y el reportero decía que en su vida profesional nunca había visto tal coordinación y prescencia de policías en México: Federal Preventiva, del Distrito Federal, del Ejercito. Tampoco podía explicar porqué el edificio estaba acordonado por el Ejercito sin dejar salir a personas que estaban bien, pero atrapadas, o el cordón a los hospitales de heridos. ¿A quien no querían dejar ir?

Mahomedalid Ivan Pacheco Morelos said...

Escuchaba la radio (Grupo Imágen) y el reportero decía que en su vida profesional nunca había visto tal coordinación y prescencia de policías en México: Federal Preventiva, del Distrito Federal, del Ejercito. Tampoco podía explicar porqué el edificio estaba acordonado por el Ejercito sin dejar salir a personas que estaban bien, pero atrapadas, o el cordón a los hospitales de heridos. ¿A quien no querían dejar ir?

Raul said...

Con tanta especulación yo creo-siento-sospecho que fue un “accidente” premeditado para borrar evidencias de los fraudes cometidos por los “altos ejecutivos” de Pemex.

PAGE said...

Si es un "atentado", el grupo que lo comete se lo adjudicaría y se encarga de hacerlo saber. Esto no depende del gobierno... a menos que, lo que se sugiere es que el "gobierno" (¿cual gobierno?) fue quien causó el "atentado".

Llamarle "bombazo" a un evento que ni sabemos en realidad qué fue,refleja claro las ideas "pre-concibidas" de quien califica así lo que pasó en Pemex. No extraña escuchar frases del estilo "el gobierno siempre miente", "oculta todo", "espero sus explicaciones para reirme de ellas". Primero asumo la conclusión y después me río y quejo de lo que otros dicen.

Me parece que es mejor esperar a que la información fluya y que ésta pueda ser contrastada con lo que los testigos vieron, la lógica, la evidencia vamos!. Me parece que así es como la gente con cierto entrenamiento "científico" y un poco de educación debería actuar ante un caso tan serio como éste.

Morsa said...

Page,

no sé si fue un atentado o no. Lo que es claro es que veo difícil que la acumulación de gas cause tantos daños. Más aún, es extraño que no haya habido fuego. No soy ideas preconcebidas, es una realidad que en este país mienten contínuamente. Tan es así que ya la PGR dijo que habría transparencia. ¿Qué necesidad de decir eso si hubiese transparencia en este pais? Ayer ya salieron con una teoría de gas halón y la implosión. De verdad yo no sé de dónde sale tanta estupidez. Por definición los gobiernos en México siempre nos han tratado como si fuésemos idiotas. No creo que esta vez sea la excepción.