Friday, July 12, 2013

Lo importante es el juego, no el juguete


La frase que da título a este artículo la decían en los anuncios de la Procuraduría Federal del Consumidor, en donde en las épocas navideñas (o en el día del niño), los críos pedían regalos específicos, influenciados por el bombardeo televisivo de esos tiempos, en donde un juguete X era mejor que el de otra marca por una razón u otra. La ProFeCo entonces contraatacaba indicando que lo esencial no era el juguete de marca, sino el juego en sí. Seguramente muchos adultos habrían considerado que era una buena argumentación la de dicho organismo federal. Porque finalmente lo que importa es -efectivamente- jugar, no el juguete en sí.

Pues bien, lo que hoy vemos es curiosamente lo mismo, sólo que para los adultos. Nos bombardean por todos los medios sobre la ventajas de un teléfono, una tablet, un sistema operativo, un dispositivo específico, etcétera. Y desde luego, todos estos aparatos tienen pros y contras. Si nos hacemos de una Mac, pues sí, son costosas pero tienen un soberbio sistema operativo y una interfaz muy sobria; si en lugar de eso, compramos un teléfono Blackberry de última generación, seguramente tendremos un sistema muy pulido que nos permite mantenernos en contacto de manera ágil con clientes y amigos; si nos hacemos de un iPad, tendremos la virtud de acceder a la -quizás- tienda de aplicaciones más grande en el planeta y con una variedad de posibilidades inimaginables; si nos compramos un teléfono Samsung con las últimísima versión de Android, posiblemente seremos felices en esta interfaz táctil, versátil y tan de moda. Sea el equipo que sea, buscaremos sacar el mejor provecho al mismo.

Pero lo que me sorprende es el poder de las empresas de mercadotecnia, que si mal no recuerdo empezó con el iPhone de Apple. Cuando alguien mandaba un mensaje de correo electrónico, desde ese "oscuro del deseo" que fue ese teléfono cuando llegó al mercado mexicano, al término del mensaje venía la leyenda: "enviado desde mi iPhone". Otros fabricantes, siguiendo la moda de la empresa de la manzana hicieron lo mismo y ahora es común ver mensajes como "Enviado desde Correo Windows", "Enviado desde mi iPAD", "Enviado desde mi Blackberry z10", etcétera.

Más de una vez les he dicho a los dueños de estos dispositivos sobre este asunto en particular y muchos me han dicho que se puede cambiar eso para que no aparezcan esas ridículas leyendas en los mensajes que envían. Pero he aquí que nadie quita esas leyendas, producto de la mercadotecnia. Unos, los que usan los i-aparatos de Apple, porque así se sienten únicos, irrepetibles, que piensan diferente ("Think Different"), pero que en realidad los mercadólogos los manipulan de lo lindo. Otros, porque simplemente copian las tendencias.

El punto es simple: ¿Qué es lo importante? ¿De qué dispositivo me mandó un mensaje de correo o el mensaje en sí mismo? ¿Qué es más valioso? ¿el juego o el juguete? Pensamos que a los infantes los manipulan los medios, pero he aquí que nosotros caemos en este juego perverso de los anunciantes. Como si un mensaje de correo tuviese otro cariz porque se mandó desde un Android, un iPad o un Windows Phone, como si la calidad del mensaje fuese otro, cuando bien sabemos que eso no cambia.

Pero le seguimos el juego y en el fondo estamos felices si los mensajes que mandamos dicen: "enviado desde mi iPad", porque sí, señores, yo tengo un iPad. ¿Entienden? ¿Se dan cuenta quien soy? Les repito: ¡tengo un iPad!

7 comments:

Didier said...

Totalmente de acuerdo y me da un poco de gracia porque, precisamente, cuando era pequeño nunca faltaba el dude que siempre presumia sus juguetes caros y/o de marca y uno era feliz con un juguete del tianguis. Lo que comentas lo relaciono mucho con la moda de los "Tamagotchis" habia el que tenia el "original" si mal no recuerdo era BanDai y los que tenian el, llamemosle, "generico", el cual tenia otras posibilidades ya que, con el paso de los dias y dependiendo de la alimentación, podia crecer de diferentes formas(rex, triceratops), mientras que el "original" solo crecia de una sola forma. Ambos modelos de Tamagotchis hacian cosas muy parecidas pero siempre habia el que se sentia super especial por tener uno u otro. Es lo mismo con las tablets, laptops, telefonos, consolas de videojuegos, etc. El tener uno u otro, o no tener, no hace especial a nadie. ¿Será que desde pequeños caemos en los hilos manipuladores de las empresas?

Morsa said...

por supuesto, somos todos manipulados, sin excepción, por la mercadotecnia. Quien crea que es inmune a eso, se equivoca.
saludos
Manuel

Hector Ugalde said...

Sí. Lo importante es el el juego y no el juguete. Y como dices, lamentablemente les seguimos el juego con todo y juguete. :(
Enviado desde mi cabeza :]

Shalim said...

Lo que sucede es que Apple le agrega la plusvalía de "status" a sus productos.

Es por eso que Apple es la segunda empresa con más ganancias en el planeta (abajo de la petrolera Shell).

La naturaleza de los humanos, en general, es que les encanta el "status".
La gente compra no sólo el aparatejo, sino la experiencia agregada de "tirar excremento", como se dice coloquialmente.

A muchos nos puede parecer una reverenda felación, pero el caso es que eso vende. Nadie obliga a la gente a comprarlos.
La masa será siempre la masa, por eso recomendaría comprar acciones de Apple.

- Enviado desde mi windows xp pirata.

Ernesto said...

Hola Manuel,
¿Y cual iPad compraste? ¿Un mini o el grande?

Morsa said...

Me lo regalaron, el iPad 2...

Déjame decirte que quizás sea la tablet con las mejores apps de ajedrez. Android va ganando terreno, pero aún el iPad no tiene realmente competencia en este micro/rubro

Ernesto said...

Pues que buen regalo. Yo le regalé a mi mamá el segundo iPad que compré hace como dos años y ella lo usa mucho cuando viaja. Principalmente lo usa para navegar y para oír a Carmen Aristegui en las mañanas, pues donde vive no se oye por la radio AM/FM

Aunque ya no le cabe la última versión del iOS, aun se defiende muy bien en cuanto a las App.

También está cargado de muchas app para niños que mi sobrina cuando va con su abuela, mi madre le instala al iPad.

Supongo que el hecho que mencionas es debido simplemente a que la penetración del iPad en el mercado es bastante mayor que otras tabletas.