Saturday, July 29, 2006

Martita Sahagún y sus enojos...

Para muchos es conocido que Marta Sahagún no es realmente la primera dama de este país, sino más bien la primera trepadora del mismo. Hace ya meses (sino es que años) se investiga a los hijos Bibriesca Sahagún (hijos del Sr. Bibriesca con Martita), por tráfico de influencias. Es claro que los vástagos, privilegiados por ser hijos de la esposa del presidente Fox, han sacado de vaentaja, presumiblemente de esto. Baste sin embargo esta perla, declarada por papito Bibriesca y publicado si mal no recuerdo, en la Jornada, palabras más, palabras menos: "serían muy tontos [mis hijos] si no sacaran provecho de su situación ahora que su mamá está en el poder".

El dia de ayer precisamente, Martita salió al escenario político (estaba sospechosamente demasiado callada en estas últimas fechas), y en una conferencia de prensa arremetió contra la comisión que investiga a sus hijos. He aquí el artículo de Proceso:

No vamos a desistir”: González Schmal a Marta Sahagún

* La esposa de Fox lo llama “mentiroso” y “cobarde”

* “No me voy a poner a su nivel”, contesta el legislador


México, D.F., 28 de julio (apro).- Acusada por la comisión legislativa que investigó los negocios de sus hijos Jorge y Manuel Bribiesca Sahagún, de formar parte de la red de complicidades que estructuraron éstos a lo largo del sexenio, Marta Sahagún encaró a sus detractores, en particular al diputado de Convergencia, Jesús González Schmal, a quien tildó de
“mentiroso” y “cobarde” y acusó de “tráfico de influencias”.

En conferencia de prensa efectuada en el salón Venustiano Carranza, la esposa del presidente Vicente Fox –quien intentó infructuosamente ocultar su ira– lanzó una abierta a amenaza al presidente de la comisión investigadora:
“No satisfecho con afectar la honra e imagen de mis hijos, ahora dirige sus sucias palabras hacia mi persona. Señor González Schmal: su fuero tiene un límite. Espero que confirme sus dichos cuando el fuero se le acabe, porque, junto con mis hijos, seguiré defendiendo, en ejercicio pleno que me otorga la Constitución, el buen nombre de mi familia”.

Amparada en la fuerza de la ética, según dijo al principio, Martha Sahagún leyó un discurso de apenas diez párrafos, la mayoría de ellos dirigido expresamente a quien en los últimos seis meses se encargó de recabar pruebas en torno a una serie de irregularidades cometidas por Manuel y Jorge Bribiesca Sahagún y cuyos resultados fueron dados a conocer ayer jueves.

El informe que rindió González Schmal fue por demás determinante: Que la esposa del presidente Fox está implicada en la red de complicidades que a lo largo del sexenio hicieron sus hijos y que provocaron un quebranto a las finanzas públicas por más de 300 millones de pesos.

De la misma horma en que actuó en el caso de la periodista argentina Olga Wornat y el semanario Proceso, Marta Sahagún no se quedó con los brazos cruzados y respondió de inmediato. En la conferencia, acusó de mentiroso a González Schmal y dijo que de sus “dichos” sólo han salido mentiras y especulaciones.

“Miente González Schmal porque se escuda en testimonios anónimos, cobardes, como cobarde ha sido su actuación en este lamentable e indigno proceso gestado por unos cuantos desde la Cámara de Diputados”. Siguió: “Miente González Schmal porque cree que, bajo el amparo del fuero, se puede andar por la vida actuando con impunidad y sin el menor sentido de lo que significa la responsabilidad y la honestidad. El león cree que todos son de su condición”

Luego de advertirle al legislador del partido Convergencia Democrática que procederá penalmente en su contra una vez que pierda el fuero constitucional, Sahagún lo responsabilizó de cualquier agresión, física o moral que puedan sufrir sus hijos.

“Quiero dejar bien claro ante la opinión pública que responsabilizó de forma directa al señor Jesús González Schmal por cualquier daño físico y moral del que puedan ser víctimas mis hijos. Sus mentiras han rebasado los límites y los está poniendo en condiciones de vulnerabilidad y riesgo”.

Según ella, el legislador carece de autoridad moral para hablar como lo ha hecho y sí tiene, por el contrario, mucho que explicar por “actos de tráfico de influencias en que ha incurrido, al ser juez y parte de un asunto por todos conocido”. Confió, así mismo, en que las instituciones pondrán al descubierto quién es quién.


Hasta aquí la nota de Proceso. Cabe señalar que la manera en como se expresó la Sra. Sahagún, su dramatismo, como para darle fuerza a sus palabras, su babosada de hacer responsable a González Schmal por lo que pueda pasarle a ella y a sus hijos, es una mera mascarada. Lo simpático del asunto es que Martita asume que la gente le cree, y esto le debe ocurrir porque vive en un mundo de mentiras, porque la señora debe sentirse "soñada", unica, pues probablemente sólo escucha halagos a su persona, a sus maravillosas ideas, a su encantadora presencia. Suena simpático que le diga a González Schmal que se le acabará el fuero, pero se le olvida que a ella -que estrictamente no tiene fuero- se le acabarán sus privilegios el primero de diciembre de este año. Así entonces, la esposa de Fox se volverá mucho más sensible a los ataques. Faltan aclarar muchas cosas con respecto a este siniestro personaje, por ejemplo, la transparencia en su "Sociedad Altruista" Vamos México (sic, debería ser "Vamos, México"), o bien el derroche de dinero en viajes, ropa, etc., que la Sra. ha usufructuado desde que se casó con el Sr. Fox (calculado en unos 9 millones de pesos más lo que se acumule esta semana).

Es claro, al menos para mí, que si Felipe Calderón (FeCal, según sus detractores), gana finalmente la Presidencia de la República (dudo que este resultado se pueda cambiar ya), los Fox y Sahagún podrán dormir tranquilos, pues el poder del sucesor, también panista, lo protegerá de todo intento de sacarle los trapitos al sol.


(*) La foto es de los actores Raquel Pankovsky y Alfonso Villalpando en su papel de Marta Según y Chente Fox en la obra ¡Ya nos Vamos México!

No comments: