Saturday, March 13, 2010

"Un Buen Espejo", de Rafael Menjívar

Rafael Menjívar es un gran escritor pero mejor amigo. Lo conocí hace años gracias a SPiN (Sistema Profesional de Información), un servicio de Internet que regenteaba Javier Matuk en ese entonces. Con Menjívar, Mauricio José Schwartz, Sandro Cohen, Haydn Rawlinson, David Garza y muchos otros, discutimos un sinfín de temas a través de los foros de SPiN. Fue una época fascinante de intercambios y aunque algunos eran rudos y ríspidos, nunca se perdió la compostura y se analizaron todo género de tópicos, de si el toreo era una fiesta o una matanza, que si la vestimenta del torero era elegante o un "funny trajecito" (Menjívar dixit), o bien, si la palabra Dios debe escribirse con mayúscula inicial o no, terminando por discutir largamente si las mariposas monarcas se estresan.

Pues bien, ayer en Gandhi, Pepe Gordón me regaló el disco de los Imaginantes, una serie de cortos que pasan por Televisa y que han salido ya en DVD. Con el regalo Gandhi daba otro, un libro de una sección que está en la entrada. Fuimos a esa parte de la librería y hallamos unas pocas mesas con libros regados. Desde "Formas Fiscales 2007" al "manual de atletismo", pasando por un sinnúmero de novelas rosas. Ahí, buscando qué libro era el que me iba a regalar, hallé el de Rafael Menjívar, "Un Buen Espejo". Me dio gusto ver una obra de él y cuando llegué a mi casa, decidí iniciar la lectura.

Diría que es una novela de suspenso en donde Menjívar narra con su amplia capacidad, los intringulis de la vida de un personaje que vive de hacer voces en la radio. Con exiguo trabajo y en las últimas, la policía, "ellos", como menciona el autor del libro, lo meten en un asunto que lo sacará de pobre por el momento, pero que le hará reconsiderar su propia vida.

Me gustó el desarrollo, el desempeño de los personajes, la narración es vívida, imaginante por el lector, sin duda, cosa que me queda claro, es típico de autores como Rafael, que tiene oficio para escribir y no medias tintas. El tema está bien llevado y el suspenso crece por momentos. El final me pareció estupendo y todo esto pasó quizás en las casi dos horas que me tarde en "comerme" el libro de cabo a rabo. Un trabajito por demás estupendo.

Ahora sé que Rafael vive en el Salvador y sé que a veces lee mi blog. Desde aquí vaya una gran felicitación por su libro, esperando más novelas pronto.

3 comments:

Ernesto said...

Esos tiempos de SPîN!

Saludos!
Ernesto

Jorge Edgar Ortiz Ramírez said...

¡También, que recuerdos!

Aun me acuerdo: jortiz@spin.com.mx

De mis primeras direcciones de correo electrónico.

Un saludo a todos aquellos SPINautas.

Rafael Menjivar Ochoa said...

Siempre leo tu blog, Morsita, y a veces envío tus posts a amigos interesados especialmente en ajedrez y cosas de física. Por cuestiones de orden alfabético, casi siempre estás en la parte más alta de la lista del Reader, así que tus posts son mi desayuno. (Hace años que no desayuno más que posts y agua; cosas de uno.)
Gracias por leer el libro, y gracias por el hecho de que te haya gustado.
Un abrazo como siempre.