Tuesday, March 23, 2010

¡Que renuncie!


En este país el descontento social va en aumento. Y no es un mero capricho. Vemos toda suerte de errores del Gobierno Federal que francamente indignan. Hace unos días unos ladrones, intentando escapar de la policía, fueron a estrellarse contra un café Sanborns y mataron a un hombre de edad, que estaba platicando con un amigo que hacía años no veía. Mala suerte del destino, si quieren, pero es claro que el Gobierno no parece poder garantizar la seguridad de los ciudadanos que -como dice Cristina Pacheco- "aquí nos tocó vivir". O bien, el asesin ato de dos estudiantes de posgrado del Tec de Monterrey (en Monterrey), que cayeron abatidos en un enfrentamiento entre narcos y ejército. De nuevo, no hubo las mínimas garantías para que gente inocente no muriera.

Y puedo entender que a veces la gente está en el lugar incorrecto en el momento incorrecto, pero los errores cotidianos de las fuerzas armadas, de las autoridades, dejan un pésimo sabor de boca y hacen que en general, estemos descontentos y más preocupados por este nivel de inseguridad que está rayando en lo intolerable.

En otros rubros tenemos al diputadete que se hizo de una camioneta de 800,000 pesos y además tiene el descaro de defender su compra (hecha, desde luego, con dinero público). Es un cretino que mantenemos con nuestros impuestos pero que se mantiene en la impunidad absoluta (ver aquí lo que escribí al respecto). Ahora me entero de otro diputado, éste de Baja California, que fue sorprendido con cocaína, amén de venir alcoholizado. (Todo está grabado en un video que más de uno subió a youtube, pero por salud mental de este blog, no pienso ponerlo aquí). Dicho diputado, de cuyo nombre no quiero acordarme, ha pedido licencia por 15 días para dizque asumir su responsabilidad y enfrentar los cargos en su contra. La realidad es que nos quiere dar atole con el dedo, pues como el señor tiene fuero, es imposible que -al menos mientras sea diputado- le hagan algo.

Así, en este país se estila que cuando alguien hace algo mal, o se le descubre algún chanchullo, entuerto, soborno, o actos fuera de la ley, se le pida, se le exija, que renuncie. Sí ¡qué renuncie! Todo se arregla con eso.

Pues bien, yo no estoy de acuerdo. Sí, que renuncie, pero después que se le meta a la cárcel o se le abra un proceso penal y que así enfrente todas las tropelías que el personaje en cuestión haya hecho en un momento dado.

Hay muchos casos en los que algún funcionario público se le presiona para renunciar y entonces el Gobierno, en un acto de justicia social inaudito, lo inhabilita para estar en el servicio público por una cantidad definida de años. Así, hay funcionarios ladrones, que se han llevado todo lo que han podido y ante la sentencia de ser inhabilitados, deben reírse de ella, pues ya se han hecho de bienes como para sobrevivir tres cataclismos nucleares... O quizás me equivoco... Tal vez sufren porque al ser inhabilitados ya no podrán robar como acostumbraban hacerlo. ¿Será?

3 comments:

Ing. Manuel Hernández said...

Cito y suscribo tus palabras de posts anteriores, "México no sirve". Desgraciadamente a lo que hace referencia tu post es 100% verdad, aunque es un gran error generalizar, porque por experiencia propia y algunas consultorías que he hecho a alguna de las secretarías, he visto gente que de verdad se preocupa y actúa con el rigor y cuando es necesario, pero te puedo contar a esa gente con los dedos de una mano ausente de varios. Lo cierto es que nuestro políticos son una especie de personas que se llegando al cargo se emborrachan de poder y creen que pueden hacer lo que quieran, cuando y donde les plazca; y lo más increíble y molesto es que la mayoría sea así, no puedo creer que estando en posiciones de decisión, no les entre en la cabeza (aunque se entiende, porque algunos como este tipejo, la tiene llena de coca) que pueden ayudar a salir a adelante a un país, que pueden cambiar las cosas, que (muchos de ellos) ya hicieron un gran trabajo para ocupar ese puesto, y que lo pueden usar para bien, ¡han de pensar que ya trabajaron mucho los inútiles!
No sé si ya viste este video (www.youtube.com/watch?v=xCcNzH8UYvg), pero es una reflexión sobre la sociedad mexicana, un poco exagerada en algunas partes, pero es un panorama amplio de lo que la gran mayoría de la sociedad mexicana representa.

Saludos, excelente blog.

Morsa said...

Gracias, tocayo,

saludos
Manuel

Manuel "el ruso" García said...

Quihubas:

Acá en Alemania pasó algo bastante interesante hace como un mes: la obispa protestante Margot Kässman (que era algo así como la presidenta de la congregación evangélica en Alemania), fue detenida por una patrulla por pasarse un alto en el centro de Hannover. Le aplicaron el alcoholímetro y dio un resultado de 1,54. En pocas palabras, la sorprendieron manejando tomada, pasándose un alto y además en plena cuaresma.

¿Qué hizo la señora? Muy fácil. La detuvieron un sábado. El lunes la prensa lo dio a conocer y al día siguiente la obispa renunció de manera irrevocable a su puesto. Explicó que con su tonto acto había perdido toda la autoridad moral requerida para ejercer su puesto.

Y eso que Kässman provocó que la prensa debatiera si era moral o no la presencia de tropas alemanas en Afganistán (ella decía que no); temas feministas, de cómo ayudar a madres solteras o divorciadas, etcétera. En pocas palabras, era una señora que ponía a la gente a pensar y a discutir. Los conservadores la criticaban mucho: cómo que a la cabeza de la iglesia evangélica iba a estar una mujer, divorciada y madre (de dos chavas adolescentes).

Y cuando muchos estaban afilando los cuchillos para hacerla picadillo, renunció, rápido y sin dramas, salvando lo que le quedaba de congruencia.

Ahora comparemos esto con lo de este individuo, Manuel, y veamos si tiene alguna estatura moral; si parece una persona capaz de responder por sus actos. Yo digo que no.