Saturday, March 27, 2010

La navaja de Occam y una niña perdida

Hace un par de días apareció un anuncio en las redes sociales como twitter y facebook, sobre una niña de cuatro años que está perdida. Se trata de Paulette, quien tiene una discapacidad motriz y de lenguaje. Presenta una cicatriz en la espalda del lado izquierdo y no puede valerse por sí misma. Necesita la ayuda y la supervisión contínua de un adulto. El enlace en facebook es éste.

La historia va así: el papá se llevó a Paulette y a su hermana a alguna parte y en la noche las regresó a su casa. Por alguna razón la madre se quedó en casa y no fue con ellos. Al regresarla, acostaron a Paulette en su cuarto y la hermana mayor se fue a dormir al suyo. Los padres se fueron a dormir pero platicaron como hasta la 1 am. Viven en un edificio que tiene seguridad privada, amén de que la familia tiene incluso perros.

A la mañana del lunes, la nana fue a avisarles a los padres que la niña Paulette no se encontraba en ninguna parte. Cabe señalar que la infante no puede valerse por sí misma, por lo que se descarta que haya salido del departamento ella sola por algún motivo. No hay cerraduras forzadas. Los perros no ladraron en la noche y no se entiende que le pasó a Paulette. Pareciera que se la tragó la tierra. Nadie vio nada, incluyendo a los vigilantes del condominio. Así pues, ¿dónde está Paulette? Por el momento nadie lo sabe y mañana será una semana de la desaparición.

Los padres han puesto página web y anuncios en las diferentes redes e incluso ya hay un número gratuito 1-800 para aquellos que puedan tener alguna información sobre el paradero de la niña. Por el momento todo esto es un misterio.

¿Dónde puede estar Paulette? ¿la habrán secuestrado? Si es así, quien haya perpetrado esa acción entró de alguna manera al departamento de la familia de la niña y sin alterar nada, se la llevó entre la 1 am y las 7 am del lunes pasado. El padre asume que alguien se llevó a su hija. a falta de una mejor explicación.

Joaquín López-Dóriga, que le encantan estas noticias de tragedias potenciales, entrevistó a los padres de la criatura, que francamente se ven demasiado tranquilos considerando que su hija no se sabe dónde está y cuál puede ser su condición. Y eso sin considerar que desde el lunes pasado no sa sabe nada de ella. ¿Tendrán que ver sus padres con la desaparición de Paulette? Nadie sabe.

Sin embargo, hagamos el siguiente ejercicio especulativo: consideremos que no hay cerraduras forzadas, que los perros no ladraron, que no hay huella alguna de algo irregular. Que fue una noche como cualquier otra, acaso con la excepción de que la niña está desaparecida. Con todos estos elementos, solamente quien tenga acceso a la casa pudo haberse llevado a la niña (si es que eso ocurrió). Así entonces, probablemente una interesante línea de investigación es todo aquel que tenga acceso al departamento. Si hay la cooperación de los padres para con las autoridades, no será difícil determinar quién o quiénes pudieron haber entrado a la casa con llaves, para llevarse a la niña. Por ende, o es un personaje cercano a la familia o alguien del servicio doméstico, o peor aún, los propios padres, que no hay por qué descartarlos.

Existe a todo esto, algo que se llama La navaja de Ockham. Veamos qué dice Wikipedia: La navaja de Ockam (1280- 1349) (a veces escrito Occam u Ockam), principio de economía o principio de parsimonia, es un principio filosófico atribuido a Guillermo de Ockham, según el cual han de preferirse las teorías más simples a las más complejas. O más precisamente, cuando dos teorías tienen las mismas consecuencias, debe preferirse la teoría más simple a la más compleja. Qué ha de tenerse en cuenta para medir la simplicidad, sin embargo, es una cuestión ambigua. Quizás la propuesta más conocida sea la que sugirió el mismo Ockham: cuando dos teorías tienen las mismas consecuencias, debe preferirse la teoría que postule la menor cantidad de (tipos de) entidades. Otra manera de medir la simplicidad, sin embargo, podría ser por el número de axiomas de la teoría.

Pluralitas non est ponenda sine necessitate o la pluralidad no se debe postular sin necesidad.

En su forma más simple, el principio de Ockham (u Occam), indica que las explicaciones nunca deben multiplicar las causas sin necesidad. Cuando dos explicaciones se ofrecen para un fenómeno, la explicación completa más simple es preferible; es decir, no deben multiplicarse las entidades sin necesidad. Si un árbol achicharrado está caído en tierra, podría ser debido a la caída de un rayo o debido a un programa secreto de armas del gobierno. Así entonces, "La explicación más simple y suficiente es la más probable —mas no necesariamente la verdadera—", según el principio de Ockham. En el caso del árbol, la explicación más simple sería la caída del rayo. Otro ejemplo: si uno se encuentra en una ciudad y escucha galopar, es posible que se trate de caballos o de cebras, pero se debe optar por considerar que son caballos ya que es la opción más probable (aunque no es necesariamente la verdadera). Aunque, en nuestras modernas ciudades, lo más probable es que se trate de un vídeo publicitario. Esta regla ha tenido una importancia capital en el desarrollo posterior de la ciencia.

Si nos atenemos a la navaja de Occam, la solución al enigma de la desaparición de Paulette está probablemente en la familia de la niña. Quizás nos enteremos en unos días que alguno de los padres (o ambos), o algún familiar cercano, han sido acusados de haber desaparecido a la menor. No lo sé. Desde luego que no es mi intención acusar a nadie porque no tengo, de entrada, más información que la que los medios (entre ellos las redes sociales), han puesto a disposición del público. No obstante esto, este extraño misterio, esta asombrosa desaparición sin dejar rastros hace pensar que aquí hay gato encerrado. Si los padres tienen algo que ver en la desaparición de Paulette, tendrán que probar su culpabilidad. En principio todos somos inocentes hasta que se nos demuestre lo contrario.

Cabe recordar que ya ha habido otros casos (en otras partes del planeta, no necesariamente México), sobre niños que han desaparecido/sido asesinados, sin que a la fecha se sepa quién pudo ser el responsable de acto de esta naturaleza. Por ejemplo, tenemos el caso de la niña modelo, llamada JonBenet, que murió asesinada en 1996. El 17 de agosto detuvieron en Tailandia a John Mark Karr acusado del asesinato de JonBenet Ramsey, una niña de seis años que había ganado varios concursos de belleza infantiles. El cadáver de JonBenet apareció en el sótano de su casa en Boulder (Colorado, EE.UU.) el 26 de diciembre de 1996. Murió estrangulada y tenía el cráneo roto. Sus fotos de niña modelo -peinada, maquillada y vestida como un adulto- dieron la vuelta al mundo, tal vez porque era una especie de versión infantil de Dolly Parton. Es uno de los casos sin resolver más famosos de Estados Unidos, sobre el que cada uno tiene una teoría. Así que la detención del supuesto asesino se convirtió en un bombazo informativo.

La madre de JonBenet había declarado que la mañana del 26 de diciembre encontró una nota en la escalera de su casa en la que pedían una recompensa de 118.000 dólares por la niña y, horas después, el padre encontró el cadáver en el sótano. Los investigadores desconfiaron inicialmente de la versión de los padres, Patsy y John, porque aparentemente no había ninguna entrada forzada ni ningún tipo de huella en el exterior. Posteriormente, descartaron su participación porque la ropa de la menor tenía manchas de sangre de un hombre blanco, que no era su padre. Pero esto no les sirvió para convencer a todo el mundo y se pasaron años denunciando a medios de comunicación por las insinuaciones. Hoy en día no se sabe quién mató a la niña. Hay sin embargo, muchas sospechas de que los padres tuvieron algo que ver en el crimen.

Otro sonado caso fue el de Madeleine McCann, que desapareció la tarde del jueves 3 de mayo de 2007. La niña inglesa, de entonces tres años de edad, estaba de vacaciones con sus padres y hermanos en un hotel de Praia da Luz, en el Algarve, Portugal y desapareció de un apartamento ubicado en la zona central del lugar, donde estaba alojada su familia. El apartamento había sido alquilado en el resort Mark Warner, para la temporada estival. Según investigación de la policía portuguesa, ésta concluyó en que Madeleine había sido dejada sin supervisión de un adulto mientras se encontraba con sus hermanos gemelos menores, niño y niña, de 2 años de edad, y que podría haber sido secuestrada, aunque luego aceptaron la posibilidad de que en realidad esté muerta, cosa que los padres tratan de no aceptar por ningún motivo.

Toda la información sobre este caso puede leerse aquí. El siguiente largo video hace un largo análisis sobre la desaparición de la pequeña Madeleine:



El punto es que en estas extrañas situaciones, aparentemente la sospecha sobre los padres parece más que fundada, sobre todo cuando no hay elementos para probar una intromisión violenta para llevarse a un niño a la fuerza.

2 comments:

Rocio0128 said...

Un analisis excelente...Total y absolutamente de acuerdo contigo
;-) saludos!

R. Daneel Olivaw said...

Muy bueno tu escrito, y como dicen nuestros padres; "piensa mal y acertaras".
Saludos, y excelente trabajo el que tienes con tu pagina.