Wednesday, March 10, 2010

Cuando las actividades sociales son las más importantes

Hace ya años que soy profesor de asignatura de la Universidad Iberoamericana. En todo este tiempo he visto todo tipo de actividades que ocurren en la Universidad, muchas de ellas rayan en situaciones dignas de las revistas de sociales. Por algo se dice que en la Ibero no cobran inscripción, sino "cover", y aunque sin duda es una broma, entre broma y broma, la verdad se asoma, ¿o no?

Pero me explico mejor: en la Iberoamericana pareciera que se antepone siempre la actividad social a la actividad académica. Recuerdo por ejemplo cuando un alumno (ahora ya titulado), ganó con otros tres las elecciones para la sociedad de alumnos de sistemas computarizados, me habló por teléfono diciéndome que no podía ir a la clase porque estaba en un brindis con el rector de esa casa de estudios. Le dije que me pasara al rector, para decirle que le diera permiso de salirse del vino de honor porque tenía clases. Mi exalumno, desde luego, no me hizo caso. Finalmente llegaron los flamantes estudiantes electos y les he puesto una regañiza acorde con la situación. Palabras más, palabras menos, les dije que era increíble que siempre hubiese un pretexto para no tener clases: las elecciones, el evento social X, la apertura de no sé qué Y, etc. Siempre, siempre, había algo que obligaba a cancelar las clases... Me parece que después de mi regaño (y de amenazarlos con reprobarlos si faltaban una vez más), entendieron que efectivamente no se puede andar por la vida dentro de la Universidad de evento en evento social.

Otro ejemplo: una vez esta sociedad de alumnos de sistemas computarizados, organizó un ciclo de conferencias sobre cómputo. Invitó a gente de la industria que al menos en el papel, sonaba interesante en sus pláticas. Curiosamente el evento lo iba a cerrar un astrólogo, sí, leyó usted bien, un astrólogo que usaba un software para hacer cartas astrales. Algo que simplemente yo no podía ni puedo entender todavía.

Pero algo más, como las conferencias estaban prácticamente desiertas, la Ibero puso una condición a los estudiantes que se salían de sus cursos para ir a las pláticas (cosa que pasaban por alto y así se iban antes o estaban más tiempo jugando dominó en la cafetería). Dicha condición era pasar lista (registrando su credencial con chip), en donde al menos esos estudiantes habrían entrado a esas pláticas.

Pero lo peor del asunto es que la plática con el astrólogo, la que cerró el ciclo, fue la más concurrida. No cabía un alfiler. Insólito y lamentable al mismo tiempo. Dicho de otra manera, para los alumnos de la Ibero, esta plática sí era interesante, porque se ponía a un nivel de inteligencia tan bajo que el más idiota podría entenderle y además, probablemente después discutirían cómo hacer las cartas astrales o bobadas similares. ¿Cabe en una Universidad un charlatán para que nos hable de astrología? Yo pienso que no.

Y créanme que entiendo que no todo es actividad académica ni seriedad absoluta, pero hay límites en todo esto. En mi opinión, de entrada, las actividades a las cuales hay que darles prioridad son a las académicas. En segundo término habrá que buscar todo género de actividades deportivas y recreativas como parte de la preparación de un estudiante universitario. Sin embargo, hacer lo que hace cotidianamente la Ibero, de anteponer los eventos más de socialité, a los que en realidad están obligados, me parece de una irresponsabilidad enorme.

Un ejemplo más, ayer martes fue "El día de la Comunidad", un evento tipo tardeada o kermesse (¿así se escribe?), que dura desde las 11 de la mañana hasta probablemente una o dos de la mañana del día siguiente. ¿Por qué el evento se hace entre semana? ¿por qué no se hace un sábado (en donde los alumnos no tienen clases)? Muy simple: porque si se hace el sábado va mucha menos gente. En cambio, entre semana son estudiantes cautivos y con nada mejor que hacer, logran que el día de la comunidad sea un gran evento. Cabe destacar que hoy miércoles, la Ibero lucía vacía. Quizás muchos alumnos estaban muy cansados del día de la comunidad y por ende, decidieron no aparecer hoy a sus actividades académicas.

En este caso la culpa no es estrictamente del indio, sino de quien lo hace compadre. La percepción de los alumnos sobre las actividades de la Universidad rige su comportamiento. Por ello no pasa nada si faltan o si un día de clases se destina a una pachanga al mejor estilo de las tardeadas del CUM (Centro Universitario México).

En mi opinión, la Iberoamericana no puede considerarse una universidad en el amplio sentido de la palabra. Mientras al alumnado se le trate como si estuviese en preparatoria, mientras no defina sus prioridades académicas, deportivas y sociales, estaremos ante alumnos mediocremente preparados, con vidas y pensamientos por demás superficiales. Esto, creo yo, hay que cambiarlo y quien puede hacerlo es la propia Universidad. Nadie más.

14 comments:

mfjimeneztar said...

Yo estoye totalmente de acuerdo. Yo he vivido la misma experiencia en el ITESO, que forma parte de la misma familia.

Es increíble como los alumnos prefieren asistir a otros eventos no académicos que a conferencias.

Recién que me integré a la planta docente, intenté organizar una conferencia con alguien que ya estaba bien colocado en el mundo laboral.

No pude organizarla en una sala de conferencias, por que según mi coordinador "nadie va a ir, o van a ir muy pocos y que pena con el expositor ver la sala casi vacía"

Pero yo no me dí por vencida y la realicé en el aula a la hora de mi clase.

Los obligé a ir, y además les pedí una crítica que valía un buen porcentaje de su calificación. El alumno no hizo la crítica, solo algunos.

Creo que es lo malo de las universidades particulares (no todas) que se apoyan en estas actividades para garantizar alumnado.

Saludos

MFJM

p.d.¿te llegó mi correo con los programas para el sudoku?

ukok said...

De esto yo tambien me habia percatado hace tiempo, y como dice MFJM esto pasa mas en las universidades privadas. en donde si podria meter las manos al fuego es por los chavos del IPN tienen mas seriedad en el estudio a las actividades de socialité, las cuales si se llegan a realizar son los viernes. y cuando hastas los chavos se van de fiesta entre semana, la mayoria estara de nuevo en el salon al siguiente dia sin importar la cruda y el dolor de cabeza que se carguen.

Claro que no puedo generalizar ya que hay sus excepciones pero si he visto una mayor entrega al estudio y actividades academicas en escuelas como las del IPN que en las privadas

Chochos said...

Al final, cada quien hace de su carrera lo que quiere. Yo fui tu alumno, y me pasé toda la carrera siendo un paria social en la Ibero. Me dediqué a estudiar, a aprender lo más que se pudiera y a media carrera ya estaba trabajando, por lo que el poco tiempo que me quedaba libre prefería pasarlo fuera de la escuela y del trabajo.

Eventos como la semana de sistemas tenían algunas cosas interesantes, como los concursos de programación o ciertas exposiciones. Creo que siempre es útil escuchar historias de gente que ya lleva un rato en la industria del software, cuando es a lo que te quieres dedicar, porque en la escuela hay miles de cosas que nunca te van a enseñar. Pero eso de la astróloga... bueno... la única lección que se puede sacar de ahí es que hasta para charlatanerías se puede hacer software y no debe ser distinto de otros proyectos. Siempre y cuando la plática haya sido enfocada a la manera en que el software fue construido, etc está bien, pero sospecho que no fue así.

Y en cuanto a los que se la pasan en la sociedad de alumnos, en los brindis, etc pues seguramente hoy andarán en cosas similares, la pura grilla, política, etc... dentro del área de sistemas. Pero igual pudieron haber estudiado ciencias políticas para estar en lo mismo.

mfjimeneztar said...

Pero a los alumnos del Poli, también se les retribuye en lo laboral. Conozco a una persona que tiene un equipo de 4 programadores.

Primero contrató a chicos del TEC, no trabajaban bien, uno hasta se fue un buen día sin renunciar ni nada, jamás lo volvieron a ver.

Después contrató gente de otras universidades, pero con los que estuvo más a gusto y con los que se trabajó bien fue, precisamente, con gente del POLI.

Aunque no hay que perder el foco, no todos son iguales. En todas las universidades hay perfiles de todo tipo.

Saludos

MFJM

Guillermo Cañedo Ramírez said...

Yo en mí caso particular, me gradué en la carrera de Ingeniería Eléctrica en el Tecnológico de Morelia. La realidad es que los maestros no ponían muchas reglas en cuanto a asistir a clases, podías andar de socialité si querías, pero eso sí, en los exámenes, se pagaban las consecuencias. Y a la larga, reprobabas la materia y finalmente dado de baja por materias reprobadas. ¿Cuál era la clave?, al menos en Ing. Eléctrica: Maestros sumamente estrictos, no barcos, ni corruptos que al final siempre te echaban la mano. Acá, si querías terminar la carrera, tenías que estudiar todos los días, a veces hasta el amanecer. Nadie te obligaba, pero ya sabías que en los exámenes en extremo difíciles, se podía seguir adelante con una buena preparación o el fin de la misma en caso contrario. Me toco ver llorar a varios, inclusive hasta se llego a balacear el carro de un maestro, buscando intimidarlo. El Tec de Morelia tiene gente bien preparada en todo el mundo. En la NASA, en el Banco Mundial en Washington, etc. Y todo es en base, a un sistema en que los maestros tienen mós control que los alumnos. Los maestros son los que imponen las reglas.

Morsa said...

Guillermo,

Es claro que cada maestro, en su respectiva asignatura, puede poner orden. El punto es que la Universidad Iberoamericana, en este caso, siempre antepone la diversión a la actividad académica.

Por ejemplo, si llega un grupo de alumnas queriendo organizar un evento de modas con pasarela y todo, tenlo por seguro que a la Ibero le parecerá una estupenda idea.

Y ése es el problema: la percepción que la Ibero da a su alumnado. Parece una prepa grandota en donde incluso, te piden que pases lista. A todo esto, yo no paso lista porque ya los alumnos están en una carrera profesional. Ya sabrán si quieren estudiar o no.

saludos
Manuel

Ernesto said...

La clase que llevé de electricidad y magnetismo era así:

El primer parcial era una matanza. La primera vez yo saque un 2 en el parcial.

El profesor nos dijo que:

"Tengo 3 tipos de alumnos favoritos:

Los que estudian mucho y sacan buenas calificaciones. Por lo visto de esos no hay aquí.

Los que se dan de baja y me dejan de hacer perder el tiempo.

Y los que admiro más, que son los que se ponen a estudiar, aprenden y al final se recuperan de su primer parcial y pasan con un 7."

La verdad a mi me conmovió eso y me decidí a caer en la categoría 3.

Al final reprove el semestre con 6.97, que, como saben, baja a 6.

El problema que me costó la materia era sobre calcular el trabajo que realizaba una carga eléctrica al atravesar un campo eléctrico.

Un problema de signo. En lugar de 4 era un -4.
El profesor decidió ponerme mal el problema y me dijo:

"Mira, si hubieras puesto un 100 en lugar de 4 no habría problema. No es una clase de matemáticas y a cualquiera se le puede ir un cálculo mal. Pero el que me hayas puesto un signo mal, significa que hay más energía en el sistema del que había inicialmente y significa que:

O no entendiste bien la materia o descubriste un método para crear energía de la nada, en cuyo caso tendríamos que darte un Novel."

Ante esto, ¿Quien puede regatear 3 centésimas de punto?

La siguiente vez, logré pasar la materia con un 10 casi perfecto.

Este profesor acostumbraba que sus exámenes finales eran binarios. Las calificaciones posibles eran Diez o Cero.

Eran tan elementales, que si entendías la materia, resolvías el problema en 30 segundos y sacabas 10.

Si no, pues no.


También nos decía: "Guarden su cuaderno y pongan atención. No necesitan tomar notas, porque este problema viene tal cual en su libro de texto. Quiero el 100% de su atención."

Para un examen semanal, una vez nos pidió un acordeón. El único requisito era que sólo podíamos usar una hojas blanca por un solo lado. Nos dijo: "Pongan su nombre en el lado blanco y pasen su acordeón. Pueden retirarse. Les calificaré con el acordeón. Los que no trajeron acordeón harán examen.

Manuel "el ruso" García said...

Quihubas:

NO he dado clase (todavía), pero mi papá fue profesor en la UNAM, la UAM Azcapotzalco, en dos planteles del Tec de Monterrey y en La Salle. Por supuesto, no simultáneamente sno en diversas etapas de su vida. Es matemático y, si mal no recuerdo, daba materias como procesos estocásticos, teoría de colas y procesos markovianos y semimarkovianos. No tengo la menor idea de estas materias porque yo me fui por el lado de las ciencias sociales, pero en fin. Lo interesante es que se quejaba de lo mismo, pero en el Tec. Incluso me llegó a decir que en las reuniones de profesores les insistían en llamar "clientes" a los alumnos.

Otra: una excelente profesora, en la maestría de relaciones internacionales de la UNAM, nos contó que sorprendió a una alumna suya de no sé qué plantel del Tec que plagió para su trabajo final un texto que encontró en internet. El texto era de un autor conocidísimo (supongamos que un Habermas o un Bordieu). Pues bien, la profesora le dijo a la alumna que eso es gravísimo y amerita el truene ipso facto. La alumna no entendió o no quiso entender. No reaccionó, como si lo hecho fuese una travesurilla inocente. Pero desde la coordinación de la materia llamaron a la profesora y le dijeron que no podía tronar a la alumna: "imagínese, ya hasta se compraron los vestidos para la fiesta de graduación; no podemos hacerles eso". La profesora renunció.

Ladrón said...

desafortunadamente parte del pais trabaja asi.... sabras que no te contratan en algunos lugares por tu inteligencia ... sino por que eres hijo de ... compañero de...etc....
pregunto y si el rector de la ibero te contesta y te invita a la reunion??? asi es el mexico de hoy...

Jorge said...

Hola Manuel.

Recuerdo que en el edificio donde
llevábamos la carrera de Ing.
en Computación también llevaban
sus clases los de Lic. en Infórmatica.

Y la diferencia era del cielo a
la tierra.

Mientras a nosotros nos hacían
ver nuestra suerte con Matemáticas
y Electrónica especialmente, a ellos parecían que no se les acababan las fiestas.

Viendo esto ahora y tomando en
cuenta lo mucho que cuesta una
carrera en tiempo, dinero y
esfuerzo, me pongo a pensar
si vale la pena regresar a
la Universidad cuando uno ve
casos como los que mencionas.

Me da gusto que les hayas "jalado
las orejas" a los fiesteros.

Porque al final de cuentas son los
que terminan siendo un dolor de
cabeza en el mundo laboral.

Como siempre un saludo

Jorge Alberto

Morsa said...

Jorge,

Yo creo que una carrera universitaria es una inversión a largo plazo, en tiempo y en dinero si quieres. Lo importante es que te da una herramienta que finalmente no puedes desdeñar en este mundo tan complejo.

La vida académica se valida a sí misma y por ello, los egresados pueden conseguir trabajo dando clases en sus facultades respectivas, amén de poder continuar en otros niveles más avanzados (maestrías, doctorados, postdoctorados).

El momento de estudiar una carrera es cuando uno es joven aún y donde puede sacar mayor provecho de las enseñanzas. No se trata de ser un ente académico, sin diversiones, sin vida personal, desde luego que no, pero es evidente que en la Ibero hay una exageración en la promoción de eventos no académicos y eso es, en mi opinión, más que lamentable.

Cuando regañé a mis alumnos les aclaré que mi obligación como profesor es que aprendan, y que no les puedo enseñar nada si hay tantas interrupciones no obligatorias a las clases. Un día es el brindis X, otro el evento Y, más allá el show de pasarela P, etc. Siempre habrá pretextos.

Me acuerdo que un día en una clase tocó la puerta un personaje de traje y corbata (parecía guarura), indicando que el Gobernador del banco de México estaba por dar una conferencia dentro de la Ibero, que por favor dejara ir a los alumnos a esa conferencia. Le dije de la mejor manera que mis alumnos estaban en clase y que en todo caso, si acaba a tiempo, los dejaría salir. Por supuesto que no le hizo gracia, pero de estas cosas está llena la Ibero.

saludos
Manuel

Lectores en México said...

Yo soy de la UNAM y Creo que tengo una opinión diferente a la clasica de que la IBERO, No sirve"...Creo que la Ibero cumple una fución que muchos no podemos entender, y es muy simple", ES UNA ESCUELA PARA LOS HIJOS DE LOS RICOS", LOS HIJOS DE LOS RICOS NO REQUIEREN TANTOS CONOCIMIENTOS PORQUE NO VAN A SER EMPLEADOS COMO NOSOTROS", Ellos requieren relaciones sociales porque necesitan manejar empresas de sus padres y la escuela la tienen en el negocio de papi o de mami o de los dos, Ellos LO QUE REQUIEREN ES UN CLUB SOCIAL CON PRETEXTO DE ESCUELA" PARA RELACIONARSE Y PODER SUBIR Y HACER CONECTES DE NEGOCIOS CON GENTE PUDIENTE"... Hace tiempo me preguntaba lo mismo, hasta que hace 5 años conoci unos chicos de la IBERO", Y la verdad me dieron su versión de las cosas, los conoci por un pariente político y bueno este pariente político tiene empresas, evidentemente la visión que ellos me dieron, es que la UNIVERSIDAD Es solo un pretexto para conseguir pareja y hacer contactos de negocios"... EN LO ABSOLUTO LES INTERESA EL CONOMIENTO QUE HAY ALLI PORQUE SIMPLEMENTE NO LO VAN A OCUPAR".. Me decía un chico que era Agavero para las diferentes marcas del tequila.. y bueno lo que me comento es que PUES LA ESCUELA ESTA EN LA EMPRESA DE SU PADRE"..No en la Universidad que realmente era un club social para conocer pareja y relaciones laborales, ahi justamente encontro a la hija de un empresario del vidrio y se conecto con ella para bajarle el precio a las botellas de tequila"... eso era lo que había sacado de la ibero... y a eso asistía a la escuela...

Al principio me moleste, pero ahora con el tiempo le doy la razón creo que yo en su postura de hija de empresario haría lo mismo"..Lo que yo condeno es a muchos que van en la IBERO buscando un puesto de empleados... y de empleados ignorantes y mediocres", que desgraciadamente la nación con toda ignorancia contrata por la buena imagen, cuando el puesto es meramente técnico y debería estar otra persona ocupandolo con los suficientes conocimientos para sacar a la empresa adelante".. de ahi vienen la quiebra de muchas empresas que tampoco les queda claro el para qué quieren a un empleado de una escuela particular del prototipo de la IBERO"...Pero bueno el perfil de lo que se pide hoy en México practicamente es una inmadurez social en cuanto a los egresados que persigue una empresa, muchas de recursos humanos no contratan personal, contratan streepers o bailarinas hechas de niñas finas de la Ibero para dar una buena imagen a la empresa mientras que muchas veces la empresa tiene necesidades técnicas y no necesariamente comerciales"... Pero bueno este es un país tercermundista que vive de la imagen frivola y poco productiva, y no digo que los de primer mundo no vivan de eso, pero saben más bien cuando utilizarlo... no me digan que Carl Sagan era todo un gigolo de las pasarelas... o que cuando hay una misión importante en la nasa mandan una modelo de la Ibero... pues no... muchas veces mandan a un mono o a un robot, o a cualquiera sin fijarse en la imagen, claro esta que cuando se trata de la foto de la nasa, si pones una persona bien parecida que sostenga el casco y el escudo de la NASA, Creo que esos países tienen bien claro para que quieren a cada persona... México no lo tiene claro...

Saludos.-

Akheron said...

ooooo..plausible post, vaya que tus criticas ante la realidad social son meramente buenas. No me queda duda de la realidad que se vive en esa y otras mas universidades. Pero definitivamente de quien depende tambien esto es del propio estudiante que no se revela ante las situacion tan bonachóna.

Yoshimar said...

Creo que lo mejor fue que vendieron cerveza en el día de la comunidad. Vaya doble moral.

Pesó mas el patrocinio de la Cervecería...