Monday, June 21, 2010

El efecto mediático


Murió Carlos Monsiváis apenas hace un par de días. Los medios dieron cuenta de inmediato de la triste noticia. El escritor había estado en el hospital por más de dos meses por una fibrosis pulmonar, si mal no recuerdo. Aparentemente estaba reaccionando y me acuerdo haber leído que había salido de terapia intensiva y que iba recuperándose. No fue así finalmente y el crítico personaje falleció.

Las reacciones no se hicieron esperar: Calderón dijo que extrañiaríamos la visión crítica de Monsiváis. Muchos personajes de la vida pública del país hicieron sus propias reflexiones al respecto. Aparentemente todo el mundo ahora indica de la gran pérdida que significa Carlos Monsiváis.

El Gobierno del DF decidió hacer un homenaje póstumo y llevó el cuerpo del escritor a Bellas Artes. Ahí se dieron cita López Obrador, Ebrard, amén de muchos políticos que -como decía Fidel- quieren salir en la foto, porque así se maneja la política en México. Vaya, un circo fue el homenaje de cuerpo presente en el Palacio de las Bellas Artes.

Sin embargo, ¿por qué ahora que se muere Monsiváis le hacen caso? Esto me recuerda cuando murió Celia Cruz. Más de una estación de radio se la pasó transmitiendo su música en ese día. ¿Después? Simplemente se olvidaron de ella.

Ahora sale en las noticias que hasta hay voces que quieren que una calle lleve el nombre de Carlos Monsiváis, pero me pregunto: ¿de toda esta gente que se encuentra transtornada por la muerte del escritor, cuánta lo fue a ver cuando estaba en el hospital? ¿Acaso Ebrard se apareció para darle unas palabras de aliento? ¿O López Obrador? ¿O incluso Calderón? No, probablemente nadie se tomó la molestia de ir a verlo pero ahora sí, todos quieren sacar raja de este evento.

Mañana se olvidará. nadie se acordará de las peticiones para que una calle lleve su nombre. El efecto mediático habrá pasado y por ende, no tendrá sentido mantenerlo por más tiempo.

6 comments:

Octavio said...

Tal vez lo ideal sería no decir nada y que la obra de Monsiváis se defienda sola contra el paso del tiempo...

Por mí mejor, por que no me caía bien ese señor.

Morsa said...

Octavio,

El punto para mí es que ahora piden que una calle lleve su nombre, ahora le aplauden su obra, ahora incuso Ebrard dice que la ciudad está de luto. Pero ¿antes? ¿quién le hacia caso? Siendo tan importante como ahora se supoine es, ¿por qué nadie le pelaba antes? Misterio.

saludos
Manuel

GUSTAVO said...

Lo mas paradojico es que realmente no encuentro que su obra tenga un gran valor, no conozco a nadie que haya leido sus libros, es mas, no recuerdo el titulo de ninguno de ellos. Cuando murio Juan Rulfo se hizo este barullo? Al parecer su unico merito es ser perredista. Tengo tiempo siguiendo tu blog, me da gusto saber de un viejo amigo.
Saludos Afectuosos.Gustavo.

Cronos said...

El efecto mediático que bien señalas Morsa, es en mucho resultado del propio "Monsi", no había evento, ceremonia, homenaje en dónde no se presentara.
Y yo pregunto ¿de los que piden calle, biblioteca o instituto con su nombre cuántos ene verdad lo han leído? Pocos sin duda.
Gran post, gracias.

Antonio L. Z. said...

Es claro que quien no lo ha leído, poco aprecio le tiene.

Políticos que buscaran salir en la foto sólo supe de uno. Fue Lujambio, el secretario de educación. Pero la gente, a gritos le pidió que se retirara.

Calderón no se atrevió a irrumpir por la puerta trasera y hacerse presente. Le hubiera ido muy mal.

López Obrador sí fue muy cercano a Monsiváis, pero su afinidad nunca fue impedimento para que mutuamente se expresaran sus diferencias.

Y Ebrard sí tiene cercanía ideológica con Monsiváis. Ejemplo de ello es su impulso a la reforma al código civil que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo que aprobó la Asamblea. Su presencia en el funeral no fue extraña.

Y sí. La ciudad está de luto... el país está de luto.

Y si este país no funciona es porque hay muchos que con la mano en la cintura se ufanan de no haberlo leído.

Professor Zero said...

Bueno ... yo siii lo conoci una vez (me cayo regio, era una persona muy inteligente y divertida) y lo leia.

Pero apenas cuando ya se habia muerto me di cuenta: lo hubiera ido a ver, estaba en la ciudad etc., ?por que no fui?. No se me habia ocurrido por mi educacion anglosajona, que ensenia que no hay que "molestar" a la gente.

Me sorprendio, sin embargo, ver cuantos eventos etc. hubo. No sabia que habia sido tan importante para tanta gente...