Thursday, March 24, 2016

¿Cuántos libros de ajedrez necesitamos para progresar?



Los ajedrecistas en general somos consumidores de todo tipo de contenidos ajedrecísticos. Los más comunes son los libros de ajedrez, de aperturas, medio juego, finales, biografías de los mejores jugadores, entre otros, y muchas veces caemos en la trampa mercadológica de "Juegue la apertura X y gane", por ejemplo, que nos muestra un sinfín de partidas con una variante en particular donde el jugador que desarrolla la apertura X gana en la mayoría de las partidas. Si el autor de la obra pone encuentros donde dicha apertura X no sale bien librada a veces, siempre e justifica.

Y si a esto añadimos los discos compactos con monografías de aperturas, con archivos de "chessmedia"  en donde incluso los grandes maestros y hasta el excampeón mundial Garry Kasparov nos platican sus hazañas en el tablero, pues ya tenemos una cantidad de información casi inmanejable. A esto podemos añadirle el jugar en un club por Internet, o tomar clases de ajedrez por Skype, etcétera, y entonces el escenario es abrumador en términos de información.

Pero en ocasiones me pregunto si necesitamos más libros de ajedrez y no porque ya se haya dicho todo sobre nuestro juego, sino para podernos preparar y llegar a jugar mejor. ¿Requerimos de hacernos de los últimos libros de Gambit quizás para intentar progresar? ¿O es una obligación tener la colección de los Grandes Predecesores, de Kasparov?

En mi opinión ya tenemos más que libros suficientes para intentar progresar. Lo que tenemos que hacer es un plan de cómo trabajar con toda esta información para que nos reditúe. El problema principal probablemente es el tiempo disponible. Creo ya haberlo dicho pero va de nuevo: A Kasparov le preguntaron cómo se podía progresar en ajedrez si se tenía poco tiempo. Garry respondió: "¿Cómo quiere progresar si no tiene tiempo?". Y he ahí el quid de la cuestión. Si se tiene interés en jugar mejor, si es usted un jugador ambicioso y quiere eventualmente ganar algún torneo en primera fuerza o incluso, ser Maestro FIDE, Maestro Internacional o de plano Gran Maestro, tendrá que dedicar tiempo a la preparación.

Yo ya he dicho muchas veces que hoy en día tenemos toda la información posible -y casi de manera gratuita- para poder mejorar en ajedrez. Lo que entonces requerimos es algo que tiene que ver con la disciplina. Si no se estudia con disciplina, todos los días, las mejoras serán muy eventuales y además, probablemente se pierdan con el tiempo, porque el cerebro requiere de un entrenamiento constante y no estudiar un rato hoy y quizás otro rato en un par de días.

Por ello, la sugerencia es hacerse de un plan de trabajo. Voy a bosquejar uno simple y quizás pueda servirle de base:


  • Tome un par de discos compactos de la apertura que le interese, o libros sobre el tema, y estudie por día una hora esa apertura. Revise las variantes. Haga notas si no entiende para después ver con el programa de ajedrez de su preferencia, las razones por las cuales una jugada que quizás a usted le parece buena es mala o viceversa. No intente de memorizar necesariamente las variantes, sino busque comprender las ideas detrás de la apertura (o defensa) elegida. No espere que en un par de días domine usted la apertura que está estudiando.
  • Juegue partidas rápidas contra sus amigos, en Internet, para ir "midiéndole el agua a los camotes", es decir, probando la apertura en cuestión para ir viendo las sutilezas que muchas veces sólo aparecen cuando uno está en la partida. No le preocupe demasiado el resultado. El chiste es adquirir experiencia práctica al respecto.
  • Use otra hora para jugar una partida contra su engine favorito desde la posición crítica de la apertura. No haga trampa y juegue incluso anotando la partida. Simule la situación del torneo. Si pierde no tiene que decírselo a nadie. No importa el resultado, sino ver cómo manejar dicha apertura en la práctica.
  • Estudie ejercicios de táctica, hay muchísimos libros y programas, inclusive páginas en Internet, que tienen ejercicios de "juegan blancas y ganan", "juegan negras y empatan", etcétera. Si no puede con un ejercicio, márquelo y regrese a él después. Trate de no ver la solución si no encuentra cómo se gana. Hay que salir de la zona de comfort y hacer un esfuerzo porque sino, todo es inútil. Haga de 25 a 50 ejercicios por día. Lleve un cuaderno donde anota las jugadas. Yo, por ejemplo, estos ejercicios los hago sin tablero, viendo el diagrama del libro nada más. No deje un día sin hacer ejercicios de táctica. Son fundamentales.
  • Vea partidas de algún jugador que le guste. Estudie por ejemplo a Mijaíl Tal. Tiene partidas maravillosas. No solamente reproduzca las partidas. Trate de entender qué motiva las jugadas del héroe que está estudiando. De nuevo, en el esfuerzo está el aprendizaje.
  • Una vez a la semana trate de jugar una partida contra alguien de su nivel o más alto (la computadora puede ayudar en esto), con tiempos reglamentarios. Anote la partida y después revísela con el motor de ajedrez. Seguro hallará fallas espantosas de pronto pero de nuevo, he ahí donde llega el aprendizaje.
  • En los finales, dedique tiempo a los de torres, que son los que más se dan en las partidas de torneo. Aprenda las maniobras y posiciones básicas. Hay libros también de ejercicios de finales en donde hay que ganar o buscar un empate milimétrico.


Todo esto lleva tiempo. Adminístrelo. No busque apurarse y pensar que en un par de semanas ya habrá mejorado en ajedrez. Los avances en el ajedrez de competencia son muchas veces pequeños, poco a poco, y subir al siguiente escalón puede llevar meses y a veces hasta años. Pero no desespere. Si trabaja con constancia, con dedicación y de nuevo DISCIPLINA, su ajedrez mejorará significativamente, aunque pueda llevarse un año o año y medio en ver resultados. Si no  aparecen estos resultados no se decepcione. Poco a poco llegarán. La fórmula de trabajo que le he dado desde luego quizás no lo haga campeón mundial, pero que empezará a jugar mejor en algún momento, no tengo la menor duda.

Y regresando a la pregunta que da título a este artículo: no, no necesitamos mil libros más nuevos. Podemos usar muchos libros incluso "antiguos", como el 1001 Sacrificios y Combinaciones Brillantes, de Fred Reinfeld, que le dará un bagaje de posiciones de táctica muy valioso. Es un libro que tendrá unos 40 años o más escrito, y sin embargo, es tan utilizable como algún libro que pueda editarse en este 2016.

1 comment:

Arturo Gerardo said...

Voy a seguir tus consejos. Hay tanto material que ni el campeón lo podría leer. Qué bueno que hoy no te hicieron enojar esos políticos carroñeros y nos compartiste algo de tu experiencia. Saludos cordiales.