Monday, March 28, 2016

De tenencias y refrendos



Hace unos años, cuando Marcelo Ebrard era el gobernador del otrora Distrito Federal, hoy orgullosamente CDMX, decidió quitar el impuesto de la tenencia. Ya he dicho quizás antes que dicho impuesto a los automóviles se puso para pagar las Olimpiadas que se celebrarían en la ciudad de México en 1968. Ese impuesto sería temporal, sólo dos años, con lo que se cubriría el gasto gubernamental para organizar la justa deportiva. Pero como pasa con los gobernantes en México, no cumplieron y el impuesto estuvo más o menos con nosotros unos 40 años.

Con la llegada de las redes sociales eventualmente hubo quien se quejara y quizás en un afán por llegar a la presidencia y hacerse de votantes desde antes, Ebrard decidió quitar este impuesto no sin indicar que "iba a ver con qué impuesto lo iba a sustituir". Es decir, este idiota señor no entiende que quitar un impuesto es quitarlo, no sustituirlo poniéndole otro nombre. Pero en fin.

Lo que pasó es que el gobierno decidió quitar el impuesto a los automóviles que valen 250 mil pesos o menos. De entrada, eso es injusto porque en ese sentido la ley no es pareja para todos e incluso me parece que esto es anticonstitucional aunque no puedo asegurarlo. Lo que sí sé es que eso de q8ue quitó la tenencia es un decir. En la imagen que pongo para ilustrar este artículo puede verse un documento para pagar la tenencia que es típico. Por una parte, aparece lo que debería uno pagar de tenencia, más abajo los derechos por refrendo... ¿Perdón? ¿Derechos por refrendo de qué? De nuevo, una mentira para que el gobierno CDMX cobre un dinero a cada coche sin importar que la tenencia haya desaparecido. Dicho de otra manera, "quitaron la tenencia pero no los derechos por quién sabe qué rubro que llaman refrendo". Pero eso finalmente no es lo único que incide en el bolsillo de quien tiene un auto particular. Hay además que pagar, cada dos años, una renovación de una tarjeta de circulación (con chip -mentira absoluta, porque si existe ese chip no sirve para absolutamente nada, aunque el gobierno dijo que sería de utilidad para rastrear coches robados, otra mentira). En otras palabras tengo que pagar mi refrendo y antes, mi renovación de la tarjeta de circulación para hacerme acreedor al beneficio de no pagar tenencia.

Para decirlo en pocas palabras, la tarjeta de circulación y su renovación es un pago para sacarle 275 pesos por coche a cada poseedor de un auto el la CDMX, porque haciendo cochinito, juntando pagos chiquitos, podemos hacer que el cerca de los 3 y pico millones de automotores nos dejen un buen dinero. Entonces, resulta además que el gobierno de la ciudad obliga a pagar lo antes posible para no tener que pagar la tenencia. Miren que sucia manera de seguir obligando a la gente no sólo de pagar, sino de pagar cuando ellos dicen.

El punto que me llama la atención es ¿por qué nadie se queja de esto? ¿Por qué se paga el refrendo o esta renovación de la tarjeta de la circulación? Es todo un clásico y sucio truco del gobierno para seguir viendo cómo saca dinero. Y si a eso agregamos las foto-multas, su afán recaudatorio, aunque el idiota de Mancera insista que no es así, pues tenemos una conclusión evidente: "yo gobierno, al saber que hay tantos autos en la CDMX, debo buscar cobrarles derechos aquí y allá porque es un parque vehicular enorme, el cual nos dará buenos ingresos". Cabe decir que aparte de esos pagos está la tramposa y corrupta verificación de los automotores cada seis meses más el siguiente impuesto que se les ocurra poner.

No comments: