Sunday, May 22, 2005

Viaje a Veracruz... Intel invita...

La compañía Intel invitó a un grupo de periodistas (recuerden que soy el editor de movilspot.com) a su evento llamado Editor's day. Yo pensaba que era un evento abierto, pero no. Era sólo para periodistas y gente que cubre la fuente de cómputo. El asunto es que éramos como 50 personas invitadas. Todas viajamos en avión. Hotel 5 estrellas. Comidas (la mayoría buffet), muy buenas. Ambiente cálido y la gente de Intel queriendo demostrarnos lo buena onda que son.

En realidad, a mí me parece muy simpático que gasten tanto dinero en tanto haragán (me incluyo). Desde luego que con esto tienen más presencia en los medios y además, debido al excelente trato, sin duda que se minimizan las cosas malas y se maximizan las buenas.

Intel es un megamonstruo y en los dos días de conferencias nos mostraron algunos de sus avances. Muchas conferencias giraron en base a wi max, wi fi y las tecnologías inalámbricas. El tercer día nos llevaron a la "aventura digital", es decir, los "rápidos" de Veracruz.

Yo ya había tenido ganas de ir a los rápidos. Llegamos a las 8 am del sábado, en un camión que Intel proveyó. Nos otorgaron unas hojas para llenar y firmar. Ahí deslindamos de responsabilidad a la empresa que proveé el servicio de lanchas, guías, etc. Nos dieron chalecos, cascos y remos. Subimos al camión armados como verdaderos gladiadores. Llegamos al punto en donde iniciaríamos la travesía por el río. Nos dieron una plática de seguridad. Se habló de lo que se hace, cómo se hace y cómo protegerse contra los "peligros" de los rápidos, por ejemplo, caerse al agua, los procedimientos para el rescate, etc. Todos nos veíamos con cara de "chance y esto es muy peligroso, no sé qué hacemos aquí".

La ruta fue de 19 kms aproximadamente. Los rápidos se dan en ciertas partes del recorrido e incluso algunos tienen nombre: "La bruja blanca", "el piloncillo", "chicago", "choky", etc. El guía (que va en el bote con nosotros) nos dice qué hacer. Nos enseñó los mecanismos para cuidarnos entre todos. A la mitad de la trayectoria nos metimos al agua. fría al principio pero fácil acostumbrarse y al final se siente muy refrescante. El paisaje es genial y el buen humor de los guías y de las otras "tripulaciones" hacen de esta una simpática aventura. Otras balsas nos mojaban y en respuesta los mojábamos a ellos) yde hecho, nuestro guía nos decía que si no nos mojamos, terminaremos por caernos de la balsa. Es como una maldición. Fue una experiencia muy divertida. Los rápidos obligan al trabajo en equipo, siempre comandados por nuestro guía, Toño, que se ve que disfruta su chamba. La pasamos muy bien todos. Al final festejamos nuestra llegada con cervezas. Nos llevaron al campamento en donde pudimos bañarnos, cambiarnos y comer. De ahí al aeropuerto y de éste a casita a reposar. Llegué en calidad de bulto. Es increíble que a pesar de correr prácticamente diario, me duela el cuerpo. Adquirí un lindo enrojecimiento de la piel en brazos, cara y piernas debido al sol y la falta de protector solar (vean las fotos más adelante).

Sin duda que valió la pena el viaje. Es claro que, independientemente de las intenciones de Intel a organizar este evento, la gente de Intel México hizo lo indecible porque la pasáramos muy bien. Agradezco porque como decía Miguel de Cervantes: "de gente bien nacida es agradecer los beneficios recibidos".

No comments: