Friday, April 13, 2007

Un temblor de tierra y el comportamiento de la Pupa

Ayer día 13 de abril, a las 0:42 hrs. tembló en la ciudad de México, a eso de las 0:40 hrs. Fue un sismo de 6.3 grados de intensidad, localizado a 13 kms del Sur de Atoyac de Álvarez, Guerrero, pegadito a Acapulco. Lo que me es claro es la cantidad de energía que un evento de estos produce. Vaya, mover la ciudad de México por un minuto como si una extraordinaria fuerza nos moviera "el tapete", resulta por demás extraordinario. La energía desplegada en un evento de esta magnitud es increíble y algunos la comparan con no sé cuantas bombas atómicas, aunque es obvio que las comparaciones en este sentido son más por un placer periodístico.

Ayer, la Pupa, la perrita de la casa, después del sismo, cambio su comportamiento. De hecho, no me dejó dormir en toda la noche. Esta situación ya la he vivido en particular cuando la Pupa se enferma. Lo que hace es sentarse y "ver hacia el infinito". Además, no puede estar quieta en ningún lugar. Ayer se comportó así y sin duda la pobre pasó una noche de perros estrictamente.

Se sabe que algunos animales se comportan de maneras por demás extrañas en el caso de sismos o tsunamis. Sin embargo, no existe suficiente evidencia de que así pase siempre o que haya manera de asociar el comportamiento poco habitual de algunos animales con la presencia de futuros eventos de la naturaleza como los que estamos hablando. Por lo pronto, simplemente registro el comportamiento poco habitual de la Pupa.

No comments: