Friday, July 20, 2007

¿Promoción de Cinépolis?

Dicen que "a caballo regalado no se le ven los dientes", pero la verdad, creo que en ocasiones sí hubiese que hacerlo, como en el caso que me ocupa ahora. Resulta que tengo tarjeta "club" de Cinépolis. Si voy al cine, me acumulan el 5% de mi compra en puntos y poco a poco va uno juntando para canjear esos puntos por boletos para otras funciones, o palomitas, etc. Cuando uno se inscribe a dicho club, le piden a uno sus datos: nombre, dirección, código postal, correo electrónico, etc. y aunque la suscripción cuesta 50 pesos, le regalan un boleto, así que en términos reales, es gratis dicho procedimiento, porque finalmente uno se inscribe porque le gusta ir al cine y a cambio de la inscripción le toca boleto gratis. Todo eso está muy bien.

Pues vean: recibo un correo en el que me informan que se me invita a mí y un amigo, al pre-estreno de la película Transformers. Muy bien, lo único que tengo que hacer es presentarse un día en particular, a una hora en particular, con la impresión de ese correo para que me hagan efectiva la promoción. (De hecho, si hubiese usado la oferta, habría ocurrido el día de ayer). Pero... y aquí empiezan los peros, la invitación es para alguno de estos complejos: Cinépolis Atzcapozalco, Coacalco, Hollywood, Neza Norte y Nezahualcóyotl.

Yo vivo en el sur, la gente de Cinépolis lo sabe, porque tiene mis datos. ¿Cómo es que me invitan a una película en complejos que están de hecho, muy lejos de mi casa? Digo, suena curiosa esta invitación. Ir a cualquiera de esos cines significará un largo traslado. Mejor me espero y la veo en el complejo que está a 15 minutos de donde vivo.

La promoción de Cinépolis me recuerda a los que re-envían todo powerpoint que les llega, sobre todo si se habla de ayudar al niño con cáncer, en donde se promete que por cada correo la Asociación X donará N centavos para el tratamiento de dicho chamaco, etc. La gente lo cree, se siente feliz de "ayudar", y como no ofrece ningún esfuerzo personal, copia a todos los amigos de su buzón la presentación y así se siente feliz. A mí me parece que a quien se le ocurrió esta promoción se queda con la misma sensación de "miren que maravillosa empresa: los invita a los pre-estrenos y gratis, sólo por ser clientes leales nuestros". Digo, invitar así y no hacerlo, pues es lo mismo, ¿o no?

No comments: