Wednesday, July 18, 2007

Por qué este país no sirve (segunda parte)

Hace un tiempo hablé aquí de los 205 millones de dólares que le incautaron a un chino, nacionalizado mexicano, el cual se presume, según las autoridades de este país de leyes, como un narcotraficante de compuestos bases para drogas. El susodicho personaje, Zhenli Ye Gon, está en los Estados Unidos y desde ahí, protegido por un despacho de abogados, ha dado a conocer que este dinero pertenecía al PAN y que por algún motivo lo eligieron a él para que guardara, en la casa de las Lomas de Chapultepec, el dinero. O "coopelaba o cuello", a decir del propio chino. Por otra parte, el Secretario del Trabajo fue incriminado por Ye Gon y el primero se ha ido a los EEUU a contratar una forma de abogados para que limpien su buen nombre. Dicho señor ha exigido una retractación a Ye Gon, o sería demandado, pero ya sus abogados se apresuraron a decirle a Javier Alarcón que si lo demanda, ellos lo van a contrademandar, y que se vaya con mucho cuidado sobre lo que hace porque en EEUU las leyes funcionan, no como en nuestro país. Palabras más, palabras menos, eso fue lo que le inforaron a Alarcón, A ver si así se educa.

He estado pensando en los 205 millones de dólares, y créanme, no hay manera de acumular esa cifra en nuestro país sin que las autoridades, hace mucho tiempo, hubiesen sabido de ello. Intente cualquiera cambiar una fuerte cantidad de pesos a dólares. Verá que es muy difícil. Y en caso de poderlo hacer, verá que a la mañana siguiente estarán a la puerta de su casa, al menos, los de Hacienda. Así que sin duda, en estos montos tiene que estar involucrado el gobierno de este país bananero, de este país que de verdad, no sirve.

Las autoridades de México han querido probar que Ye Gon era un narcotraficante de altos vuelos, pero cada paso que dan es revertido por una nube de corrupción que dejaa todo el gobierno mal parado. Vamos a suponer, en beneficio de la discusión, que Ye Gon metió al país 50,000 toneladas de pseudo-efedrina. ¿Lo hizo solo? ¿No tuvo que tener, a la fuerza, ayuda de las gloriosas e incorruptibles aduanas nacionales? Vaya, es una obviedad lo que estoy diciendo, pero el gobierno se sigue haciendo bolas solo con el chino.

Hay otros elementos que -quizás son casuales- pero no por ello, desdeñables. Por ejemplo, en els exenio pasado, le dieron su certificado de naturalización a Ye Gon. ¿Quién se lo dio? Nada más y nad amenos que el Presidente de la República de ese entonces (Fox). ¿Casualidad? Demasiada, ¿o no?

Pero aquí el punto ya es no maquinar más sobre este lindo circo chino (me gustaría decir, "de Pekín"). Sino hablar del destino de los 205 millones de dólares, que aparentemente banejército sae llevó para contarlo y guardarlo. Pocos días después se informó que el dinero estaba en el Bank of America, el cual daría rendimiento por 1 millón de dólares al mes (como si el dinero incautado fuese invertible, asunto que es ilegal, a todo esto). Después se informó que no, que el dinero no está en EEUU, sino en México. En fin, las mentiras y los enredos siguen. A ver en qué acaba todo esto. En el mientras, sugiero la lectura del artículo de Proceso, en donde se da un mejor recuento de todo este laberinto de mentiras, confusiones y enredos, provocado probablemente porque es tanto dinero, que ya estarán buscando cómo hacerse de él.

La confusa ruta del dinero
carlos acosta córdova



México, D.F., 17 de julio (apro).- La Secretaría de Hacienda (SHCP) y el Servicio de Administración y
Enajenación de Bienes (SAE) siguen enredándose para definir la ubicación de los más de 204 millones de dólares decomisados a Zhenli Ye Gon.

Las contradicciones son evidentes y nadie del gobierno federal ha dado la cara para aclararlas: La semana antepasada –el 4 de julio— la SHCP y el SAE dejaron en claro que el dinero se había enviado al Bank of America, en Estados Unidos, pero nunca dijeron cuándo ni por qué.

Sin embargo, el pasado viernes 13 ambas dependencias aseguraron que los dólares “se encuentran depositados en el país en el Banco de México, a favor de la Tesorería de la Federación.”


Así lo consignaron en un comunicado conjunto, difundido por Hacienda a las 13:00 horas de ese día, en el que reiteraron que “los recursos no están en riesgo y están legalmente en posesión del gobierno mexicano”.
El mismo viernes, un poco más tarde, el procurador fiscal de la Federación, Luis Felipe Mancera de Arrigunaga –que depende de la SHCP—abonó las contradicciones y acrecentó las dudas cuando afirmó, en una entrevista radiofónica, que lo único que tiene el Banco de México es una ficha de depósito por más de 204 millones de dólares, y que es muy probable que el dinero asegurado “esté desperdigado en la geografía mundial, ya que se envió al Bank of America”.

Mancera Arrigunaga intentó aclarar que “legalmente” el dinero está en México, en la cuenta del banco central: “Se transfirieron el 27 de abril y el 8 de mayo, respectivamente; una primera cantidad por 198 millones de dólares y una segunda por 6 millones, que dan los 204 millones”.


Antes, el comunicado de Hacienda y el SAE precisaba: “El numerario asegurado en dólares fue entregado en un principio a Banjército, a efecto de que realizara su conteo y autentificación. En una etapa se contó y autentificó la cantidad de 198 millones 600,000 dólares; en una segunda, la cantidad de 5 millones 770,344.19 dólares.” Y reiteró las mismas fechas de transferencia a la cuenta de la Tesorería en el Banco de México: 27 de abril y 8 de mayo. Pero no cuadran ni las cantidades ni las fechas.


En su comunicado del 4 de julio, el SAE y Hacienda decían que el total depositado “en una institución bancaria de la Unión Americana”, ascendía a 204 millones 105,676 dólares, cantidad a la que se llegó luego de descontar diversos gastos (pago de seguros, traslados, comisiones por conteo y autentificación), además de que se detectaron 21,090 dólares falsos. El gasto por todos esos servicios fue de 1 millón 438,960.


La suma de las cantidades contadas, autentificadas y transferidas el 27 de abril y el 8 de mayo –según el comunicado del pasado viernes 13-- es de 204 millones 370,334.19 dólares. Es decir, hay 264 mil 658.91 dólares de más respecto de la cantidad que presuntamente se envió al Bank of America, según el comunicado del 4 de julio.


Sin embargo, las dudas no paran ahí: De acuerdo con la correspondencia entre la oficina de Santander en México (el banco puente para el envío al Bank of America) y el Banjército, que se halla en el expediente asentado en el Juzgado Cuarto de Distrito de Procesos Penales en el Estado de México (Proceso 1601), hubo dos envíos a Estados Unidos, ambos en marzo: Uno por 5 millones de dólares, y otro por 205 millones, es decir, 210 millones de dólares en total.

Las notificaciones sobre los conteos y autentificación de los billetes por parte del banco estadunidense, que le hace Santander a Banjército, están fechadas el 27 de abril y el 2 de mayo.

En el primer caso, el oficio de Santander a Banjército, foliado con el número 14414 en el expediente del juez, dice: “Asunto: Resultado de la segunda valoración realizada a la exportación de 5 millones de dólares”. En el segundo –folio 14419--, dice: “Asunto: Resultado de la tercera valoración realizada a la exportación de 205 millones de dólares”.


La suma de esas dos “exportaciones” da 210 millones. En el caso de que haya habido una imprecisión en la comunicación entre Santander y Banjército (aunque no se advierten tachaduras ni correcciones), y que el monto total enviado haya sido de 205 millones, cualquier cantidad que se le descuente a ésta, ya sean los dólares falsos o los gastos diversos por el envío, o ambas cosas, en ningún caso cuadra con las señaladas en los comunicados del 4 de julio y el viernes 13.


Además, si los dólares se enviaron en marzo a Estados Unidos, cómo el Banjército pudo hacer el conteo y la cuantificación entre el 27 de abril y el 8 de mayo, como dice en su boletín del viernes. Tampoco las autoridades han explicado por qué la transferencia a Banxico se hizo hasta esas fechas, cuando que desde el 24 de marzo ya estaba en las bóvedas de Banjército, y a los pocos días en las del Bank of America.


Más allá de que pudiera haberse hecho mal uso de una parte del dinero –algún “reparto”, algún “jineteo”--, lo que queda en claro con las contradicciones y las inconsistencias en la información oficial sobre el dinero de Ye Gon, pero sobre todo con la decisión de meterlo al mercado para generar rendimientos, es la voluntad gubernamental de borrar cualquier rastro de un dinero arrancado a la delincuencia organizada, y que por ley tendría que estar en el país


Si ya los billetes están “desperdigados en la geografía mundial”, como dijo el procurador fiscal, será más difícil llegar al origen del dinero, la ruta que siguió, las manos que fueron beneficiadas.

3 comments:

Irak Garcia said...

La verdad cuando supe de la noticia hace unos meses sobre que habían decomisado tantos dolares dije wow.. increíble.. y por que aquí en México? y bueno en que otro país dejarían introducir esos toxicos tan facil? copelando (dijera el chinito), ahora, el chinito bien sabe que cometió un error al meterse con autoridades mexicanas... todo el poder corrompe, pero no es tonto, el se fue a EEUU a amparar, el presidente Felipe calderón ya dijo ayer que se le va a encarcelar al chinito por difamación, y por otros cargos, pero a que esta jugando, si ya bien vio lo que le contestaron a Javier Alarcón, -"En EEUU las leyes si funcionan".. ¿que dijo FC(felipecalderon) con esto?, se quedo calladito, no cabe duda que Fox es un tipazo, admiro su inteligencia para hacer las cosas... pero todo en esta vida se sabe tarde o temprano, y el quieras o no esta involucrado con esto, que no se halla sabido por que coopelalon con todos los que se debía cooperar para mantener la boca cerrada es otra cosa, al fin.. este es un claro ejemplo del por que no funciona este país como bien lo dice morsa, y bueno que pasa también con los medios que tal vez se ven obligados a presentar esta informacion, ya se estaba olvidando este caso, y a al pueblo de México una vez mas lo querían hacer $%&%/#, declararon al chinito como prófugo y ya se olvidaron las cosas.. mientras se hacia algo que no se debe hacer... por que trasladan el dinero en bank of america? si el dinero esta declarado como congelado o ilegal? ese dinero nunca debió salir de banjercito, pero como el chinito ya salio a declarar pues nimodo, tubieron que informar al pueblo de México, y el dolor de cabeza para mucha, mucha gente involucrada a regresado.

Saludos

Manuel "el ruso" García said...

¡Quihubo Manuel!

Vivimos en un verdadero pantano de corrupción. Sin defender al chino, que andaba importando substancias aptas para el narco, con credenciales medio sospechosas expedidas por senadores y que financiaba campañas políticas (Ahumada no era la excepción: gente desa calaña le mete lana a todo candidato, así no importa quién gane; todos te deben un favor). Pero me llama la atención lo siguiente:

¿Qué no hay una parte, durante la toma de posesión de todo presidente, en la que dicen cosas como "protesto guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y la prosperidad de la Unión, y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande"?

Pero ¿pos ónde?, ¿cuándo ha sucedido eso? ¿Cuándo se ha llamado a Miguel de la Madrid, Salinas, Zedillo o a Fox a rendir cuentas? Incluso lo de Echeverría es un mero circo (El Jolopo ya se nos jue, ni modos).

El pex no es la falta de leyes, sino la impunidad. ¿para qué sirve tanta ley, si nunca se aplica, si se deja a los de arriba o a los poderosos e influyentes hacer lo que les venga en su muy regalada gana? Además, todos están embarrados. Si cae uno, arrastra a no sé cuántos, y por eso "tapaos los unos a los otros". De veras que el país no funciona. Chale.

Morsa said...

Toda la historia es curiosa. Lo lamentable es que en estos círculos del poder cualquier historia, por más descabellada que parezca, pudiese ser real. La calificación que hace Calderón de "cuento chino" es además xenofóbica. Vaya, ¿quién posdría inventar semejante historia? ¿Quién podría pensar que algo tan torcido pudiese ser cierto? Yo creo que la realidad mexicana sobrepasa por mucho la ficción, y me queda clarísimo que este país no sirve. De eso no tengo la mínima duda. Triste pero así es.

saludos
Manuel