Monday, July 13, 2009

Un plagio descarado

Eric Schiller es ajedrecista, autor de una veintena de libros sobre el juego ciencia, y uno de los escritores de ajedrez más repudiados por la propia comunidad ajedrecística. La razón es su falta de precisión en las partidas que anota, en el hecho de que -parece ser- escribe libros a tal velocidad que no hay tiempo ara un trabajo cuidadoso, relativamente bien hecho.

Debo confesar que por un tiempo Schiller me parecía un escritor razonable. De hecho recuerdo haber cruzado un par de palabras con él en algún torneo en los Estados Unidos y me pareció una persona normal, con una pasión por el ajedrez. Sin embargo, con el tiempo descubrí los grandes problemas con sus obras. Fuera de que en muchas ocasiones sus análisis son prácticamente duplicados de otras fuentes, incluso palabra por palabra, comete errores elementales y en muchas ocasiones da datos no corroborables sobre los jugadores, e incluso muchos datos son simplemente falsos.

Edward Winter, un misterioso personaje del cual no se le conoce fotografía alguna, da cuenta en algo que se llama Chess Notes, de anécdotas, datos interesantes, curiosos, etc. Es un verdadero historiador del ajedrez e incluso, a decir del GM Evans, con quien tuvo más de una agria discusión en el pasado, "peca de pedante" [en algunas de las observaciones que hace]. Se sospecha que Edward Winter no existe, sino que es un grupo de ajedrecistas que hace este monstruoso trabajo de precisión histórica.

Pues bien, hace unos años me compré "The Big Books of Combinations", editado por Eric Schiller, Hypermodern Press, San Francisco 1994, y al principio me pareció que Schiller había hecho un trabajo monumental al recolectar miles de posiciones de combinaciones, no sólo de grandes maestros famosos, sino también de jugadores en ocasiones desconocidos, incluso.

Es obvio que en muchas ocasiones los recolectores de posiciones interesantes buscan en muchísimas fuentes como pueden ser revistas especializadas, artículos periodísticos, otros libros de combinaciones, etc. Y aunque eso es común, Schiller aparentemente se pasó de vivo con la manera en la que hizo su gran libro de combinaciones.

La obra clasifica las posiciones en orden cronológico. Winter indica que abrió al azar el libro en las páginas 150-151 en donde Schiller ofrece 12 posiciones de partidas jugadas entre 1978-1979. Winter se pregunta: ¿cuántas de estas posiciones aparecen en la Enciclopedia de las combinaciones? (de la misma editorial que el Informador de Ajedrez). Respuesta: TODAS. De hecho Schiller pone en muchas ocasiones el lugar de la competencia como sólo "Soviet Union", ¿por qué? Porque la propia enciclopedia las consigna así. Dicho de otra manera, copió y pegó indiscriminadamente las posiciones de dicho libro.

¿Sería coincidencia? Winter indica que se dedicó a analizar con atención la obra de Schiller. Dice que yendo a la página 17, en donde empiezan las posiciones del siglo XX, y hasta llegar al final de la Segunda Guerra Mundial (página 38), Schiller da cuenta de 132 posiciones, de donde solamente unas seis no fueron localizadas en la Enciclopedia de las combinaciones. Desde luego Schiller no da un solo crédito a la fuente de su copia masiva de posiciones. Igualmente Winter hizo un simpático experimento. Le pidió a un colega, que no tiene ninguno de esos dos libros, que eligiera un año de alguna de las décadas del siglo XX. Eligió 1958 y hubo que informarle que Schiller da en su libro 13 posiciones y que las 13 aparecen también en la Enciclopedia.

Por supuesto, con la suspicacia con la que Winter se toma las cosas, encuentra errores elementales incluso en la descarada copia de Schiller. Dice que el encuentro entre Capablanca y Fonaroff se jugó en 1904, cuando realmente se jugó en 1918. Igualmente indica que el triunfo del cubano contra Mieses, con fecha 1931 está equivocado, pues dicho encuentro ocurrió en 1913. Schiller, dice Winter, copia ciegamente los mismos errores ya apuntados en la Enciclopedia. Para decirlo en otras palabras, Eric Schller simplemente hizo Cut&Paste sin más consideraciones, de la Enciclopedia a su gran libro de las combinaciones.

Edward Winter, señala más errores: dice que en la página 17 del libro de Schiller, se puede ver la posición ‘Schlechter – Metger, Vienna, 1899’, la cual es ciertamente la que aparece en la página 202 del la Enciclopedia, pero que aquí el jugador de las negras era Meitner. Dos páginas antes, Schiller ofrece una posición similar y menciona a Meitner, aunque la fecha es 1889. El lugar donde se jugaría esa partida sería 'Bec', ¿por qué? Porque aparentemente Schiller ignora que Beč significa Viena en Serbocroata.

Winter termina indicando que la Enciclopedia de las combinaciones y el gran libro de combinaciones es una copia (este último) del primero, perpetrado por Schiller de manera tan extensiva que no puede pensarse más que en un auténtico plagio.

Así entonces, creo que la moraleja es simple: desconfíen seriamente de todo lo que Schiller escribe. Revisen, por ejemplo, las críticas de Amazon.com sobre las obras de este escritor/ajedrecista. No hay nada más molesto que sentirse defraudado por un libro.

8 comments:

Adán said...

"el encuentro entre Capablanca (...)realmente se jugó en 1981"


Errr... creo que hay un error de dedo ahí.

Morsa said...

Adán,

Corregido. Gracias.

saludos
Manuel

Cyberprimo said...

umm y yo que ya iba por el gran libro de las combinaciones, mejor me compro la enciclopedia de las combinaciones XD

Por cierto yo por ahi me plagie una idea tuya para un post de mi blog titulado -> Para Ganar hay que aprender a perder XD

Ernesto said...

Pues parece que en todo el mundo se "cuecen habas".

Yixus said...

Ya leí un poco sobre Schiller, sobre todo en la Wikipedia. Como que sí tiene un perfil charlatanesco.

Francisco said...

Uyy, no lo sabía. Estaba preparando la defensa Tarrasch con un libro de Schiller que saqué de la biblioteca... Creo que mejor me busco otro.

Javier G. Maneiro said...

Una vez más se trata de un artículo muy interesante. Felicidades.

Además del tema del plagio, en el fondo creo entender que Michelone está hablando de la calidad de los libros de ajedrez. En este sentido es interesante la reflexión que plantea el Gran Maestro John Nunn en su obra Ajedrez de los Grandes Maestros; La Casa del Ajedrez, 2007. En la introducción de este libro hace referencia, a su vez, al conocido libro de Irving Chernev, “Logical chess move by move”, que por cierto a mi me gustó bastante, para concluir que una cosa es escribir literatura ajedrecística con un perfil divulgativo, es el caso de Chernev, y que también tiene su parte buena y encomiable, y otra muy diferente es escribir obras rigurosas y profundas sobre ajedrez sólo al alcance de grandes jugadores.

Daría para un tema propio la multitud de blogeros que en vez de trabajar una idea y madurarla un poco para presentar un artículo decente, ni siquiera citan haciendo referencia a la fuente primaria, sino directamente utilizan indiscriminadamente “el copia y pega”. Pero ese es otro tema...

Un saludo,

Tablajedrez.

Zorro Polar said...

Tampoco se compren la enciclopedia de combinaciones, Aagaard menciona que los analisis son antiguos y por ende tienen muchos errores, lo que dice este autor es que no se entiende porque siguen vendiendo sus ediciones sin corregir ahora que se puede con los motores como Rybka etc. Yo prefiero los libros de este autor, en particular para combinaciones tiene 2 "excelling" muy buenos.