Wednesday, June 29, 2011

Del cómo nos comunicamos en Internet


Cuando empezó Internet, en particular, la World Wide Web (www), pensé que sería un asunto pasajero, pero me equivoqué. En todos estos años es claro que los servicios que se ofrecen por la red de redes son cada vez más importantes y su uso se ha extendido naturalmente a todo género de ambientes. Aparentemente la clave de todo esto es la interacción. La televisión, que cuando se inventó prometía ser el mecanismo para acabar con la segregación cultural y académica, falló en sus cometidos por una razón: no es interactiva. No se puede tener respuesta inmediata de algo que se ve y que no estamos de acuerdo con ello o bien, que quisiéramos comentarlo. No. La TV da información y listo y por ello está intrínsecamente limitada. Hasta que no llegó Internet, no entendíamos muy bien por qué la televisión no podía cumplir con esas brillantes promesas de llevar información y cultivar a toda clase de poblaciones. Aparentemente se necesita más que dar información a las masas.

Pues bien, con Internet llegaron toda clase de herramientas y sistemas. Hoy en día los populares chats o salas de pláticas, inundan la red. Ahí se puede hablar de cualquier tema, aunque es evidente que los tópicos más populares tienen que ver con la sexualidad. Y con eso del sexo virtual, el cual es incluso más seguro que usar condón, muchos jóvenes se enganchan en “relaciones virtuales”, en donde sus parejas virtuales son casi perfectas e incluso, en algunos casos, han sido detonadores de infidelidades o de casamientos que han ocurrido en la vida real, empezando por esta “vida virtual”.

Pero lo interesante es que en las salas de pláticas, en los foros de discusión e incluso, en los correos personales, una especie de nuevo lenguaje, se ha ido inventando. Si queremos dar a entender que nos causa hilaridad un comentario de alguien, ponemos LOL (siglas de laugh out louder, es decir, carcajearse). O bien, si queremos terminar una frase que suene amablemente, ponemos un “emoticón”, es decir, una serie de símbolos que simulan una carita de costado, por ejemplo “:-)” es una carita feliz; “:-x” significa dar un beso; “:-(” es una carita de tristeza; “@>-->--” es una flor, por ejemplo. Y así como hay símbolos simpáticos, los puede haber de corte sexual, por ejemplo: “( * Y * )”, que representa unos senos grandes (con cierta imaginación); “( ¡ )” es un  trasero, etc.

Pero aparte de esto, la gente, en general los jóvenes que son los más propensos a entrar en los chats, escriben de manera poco correcta. Ponen, por ejemplo, “ke”, en lugar de “que”. Desde luego muchos acentos si no es que todos, brillan por su ausencia y el argumento de algunos, cuando se les interroga al respecto, es que están escribiendo muy rápido. Otros dicen que no son Borges y que en Internet no hay que escribir como un literato. Pretextos y excusas hay muchas, pero es evidente que la comunicación actual tiende a ser muy rápida y entonces la forma pasa a segundo plano.

El asunto es que cuando se escribe mal y otros leen esto mal escrito, si lo ven con demasiada frecuencia, terminan por creer que así se escriben las palabras. A la larga lo único que se ve es la pésima cultura de muchos jóvenes internautas, que tienen computadora, recursos para contratar Internet, amén de tiempo para perder en estos foros. Es parecido a las palabras que se inventan en la publicidad o en campos asociados, por ejemplo, los bancos inventaron la “clabe”, la cual es un acrónimo de “clave bancaria estandarizada” o algo parecido, y claro, se parece a la palabra “clave”. Si uno ve con demasiada frecuencia “clabe” en lugar de “clave”, auque sean diferentes contextos, llegaremos a pensar que clave se escribe con b de burro.

Es decir, la ortografía básica se conoce no de las reglas, sino de ver con mucha frecuencia cómo es que se escriben las palabras. Por ello, quien no lee, quien no le gusta sentarse a devorar alguna novela, algún cuento escrito al menos, no sabe cómo se escriben las palabras y por ende, al entrar a Internet, cometen los peores errores ortográficos y demuestran una ignorancia que por decir lo menos, es lamentable.

Así pues, no es una afición ociosas escribir correctamente. Se debe intentar hacerlo de la mejor manera, porque los foros de discusión, las salas de plática, el correo privado y muchísimos servicios de Internet se basan en el lenguaje escrito. Desdeñarlo habla mal de nosotros mismos, de la falta de respeto al lenguaje con el que, al final del día, pensamos.

2 comments:

Ernesto said...

El primer contacto con el Internet (no web) para mi ocurrió en 1990 cuando estaba en primer semestre de la carrera.

Accedíamos a Internet desde Bitnet. Todo en línea de comando y con texto. Nada de interface gráfica.

Lo más cercano era el Gopher.
USEnet Netnews, telnet, FTP, MUD, etc.

En cuanto lo conocí, me di cuenta del potencial que tenía y de lo atractivo que era.

Saludos,

Javo said...

Totalmente de acuerdo: la forma en que escribimos es el reflejo de nuestra cultura y educación, pero hoy en día la gente (y sobre todo la juventud) en vez de corregir se molesta y trata de justificarse con reglas inventadas, - como buenos Mexicanos - seguramente que oyeron "de alguien de confianza" o que conocen a los que han formulado estas reglas gramaticales.
Aquí se juntan tu comentario sobre el ser Mexicano y el clásico inculto con ínfulas de grandeza, lo peor es que algunos escriben en Blogs tecnológicos y creen que el saber usar un aparato les da inmediatamente la capacidad de escribir correctamente, usando anglicismos para verse a la moda.

Lamentable.
Saludos Manuel