Friday, July 20, 2012

Las pruebas se acumulan

El debate post electoral apenas empieza. Ya la izquierda mexicana ha presentado cientos de pruebas para impuganr la elección porque ésta fue, a decir de Andrés Manule López Obrador,  un cochinero. Lo que quizás fue el inicio de esta problemática fueron esas tarjetas de regalo de Soriana que repartió el PRI para comprar votos en favor de su candidato Peña Nieto. El rumor de que esos monederos electrónicos iban a caducar hizo que miles de poseedores de dichas tarjetas se fuesen a los Soriana a hacer "compras de pánico".

Los directivos de Soriana, en los medios, aseguraron que no habían notado una venta masiva de tarjetas de regalo, pero las evidencias parecen decir lo contrario. Vaya, en mi opinión ¿qué más da si Soriana o no le vendió al PRI miles y miles de esas tarjetas? Soriana es un negocio y bien pudo haber dicho "sí, el PRI nos compró esas tarjetas. Lo que hagan con ella no es nuestro asunto". Pero no, se ponen de necios y empiezan a salir los trapitos al sol, con lo que queda en alguna medida fincado el negociazo que hicieron con el PRI. Aún así, insisto, Soriana pudo haber sido partícipe pero no veo porqué sea el malo de la película. No, el malo es el PRI, que en su afán de ganar a toda costa ha soltado dinero hasta por las orejas. Como ya dije antes. Su idea seguramente es que al ganar la presidencia se piensan hacer de todos los recursos que dieron y mucho más.

Hay un escándalo además con otras tarjetas de la misma índole, de la empresa MONEX. Hay declaraciones en donde se afirma el PRI pagó por esos monederos electrónicos unos 66 millones de pesos. De acuerdo a Proceso, empiezan a surgir pruebas de lavado de dinero en donde el beneficiado fue Enrique Peña Nieto. Ahora pues la cuestión electoral, aunque ha disminuído en frecuencia no en descontento. Vamos, ya el PAN y el PRD se han unido para protestar por el gasto desmedido del PRI, que viola todos los estatutos de la elección.

El TRIFE, el tribunal que debe resolver las impugnaciones está en un verdadero problema. Hasta donde entiendo son tres magistrados de la Suprema Corte de este país, por lo que -supuestamente- es lo más honesto y limpio que tenemos en materia de justicia. A ver cómo se va a conducir y cómo va a explicar al respetable si decide calificar la elección y dar como presidente al ignorante del PRI. Si acaso, que lo dudo, decidiese el TRIFE anular la elección, seguramente se convertirían esos magistrados en héroes nacionales (y los más odiados por el PRI).

Pero más allá de lo que decida el tribunal del IFE, no veo como Peña Nieto va a tener siquiera legitimidad. Vamos, que si Calderón tuvo que padecer eso de ser presidente espurio, poca cosa es en todo caso para lo que pudiese pasar con el muñeco priísta. Si además éste, que no puede decir tres palabras sin teleprompter, si no ha leído jamás, si no tiene la más perra idea de lo que es intentar gobernar este país, el futuro de México podría tener dos derroteros: o el país se desbarranca o termina Enrique Peña Nieto convirtiéndose en lo que es, en un títere de los poderes fácticos, los que finalmente gobernarían el país (en su favor), sin importar lo que piensen las mayorías.

Vamos a esperar a ver cómo el TRIFE resuelve, asunto que no tiene nada fácil y que seguramente no puede tener a estos magistrados más que en una posición tan delicada como tener una espada de Damocles en su cabeza. Como sea, y dejando a un lado lo que pueda pasarle a México, el asunto es por demás interesante.

1 comment:

Comité ISO TC 262 said...

Morsa,

Hola, gracias por tu artículo.

Saludos

MF