Monday, November 26, 2012

Homo Ridens: el libro más reciente de Willy de Winter


Conozco al Willy de Winter desde hace muchos años. Es políglota, cuentista, traductor... pero sobre todo, un amante del ajedrez. Toda la vida en el juego ciencia, en donde ahora ostenta el grado de Maestro Internacional de la FIDE. Esto sería suficiente para notar la pasión que siente Willy por este noble juego. Ha sido entusiasta en muchísimas otras ramas del saber humano. Su fascinación por los palíndromas (esas frases que se leen de izquierda a derecha y viceversa igual), lo ha llevado a crear algunos muy notables. Igualmente su amor por las letras lo convierten en un verdadero experto del tema.

Por ello me complace saber que Willy ha sacado su nuevo libro: HOMO RIDENS: CUENTOS CORTOS PARA LEER BAJO LA REGADERA, en donde, de acuerdo a la contraportada: "En algunos cuentos, el fondo está formado por el ajedrez, pero de ninguna manera esta obra es un manual técnico o huele a análisis. En otros, se presentan palíndromos, pero en “Nueva Picardía Palindrómica”, el autor ha tratado de llegar a la médula fascinante de una oración que puede leerse de izquierda a derecha y al revés. Hay relatos que rayan con el surrealismo, nos enfrentamos con espectáculos sorprendentes, fuera de este mundo, o sea acontecimientos (casi) imposibles. Tropezamos con disquisiciones lingüistas, pero su libro: “Lúdica Lengua – Cornucopia de curiosidades castellanas”-esta llena de ellas. En su prólogo, Willy de Winter, evoca a George Bernard Shaw quien dijo: “Todo lo que hace reír es humorismo; pero cuando se le se agrega una lagrima, el humorismo se torna más fino”. Así, algunos cuentos son recuerdos reales que se desarrollan en la Segunda Guerra Mundial y que tocan los sentimientos más íntimos del autor. No sabemos si son sonrisas con una lagrima o lagrimas salpicas con una sonrisa. También crea a veces una clase de interactividad con el lector, quien debe adivinar si la historia es real o algo soñado- o ambos. Su hija Saskia ha dibujado las viñetas sobre regaderas y sus variantes. Luego hay unos cuantos poemas, que son experimentos curiosos, como exploraciones en campos muy diversos. Son cuentos variopintos, como caminitos bordeados por gnomitos sonrientes, rumbo al monte de la imaginación. Pero no se vaya a tropezar"...

Son cuentitos cortos, con cierto ingenio, en donde Willy de nuevo nos habla de lo que le hace vibrar. Vale la pena. No los leo bajo la regadera, sino antes de dormir. En cualquiera de los casos son pequeñas joyitas. No hay que perdérselos.

2 comments:

Tonat said...

Hola, ¿Sabes en dónde puedo conseguir el libro?

Morsa said...

los datos de Willy son:

TRADUCCIONES WILLY DE WINTER en Distrito Federal
Dirección: Horacio 528-404, Polanco Miguel Hidalgo
Barrio Distrito Federal, CP 11570
Teléfono Teléfono :5545 5764 y 5254 7446

Ahí podrán darte los datos necesarios.

saludos