Wednesday, June 11, 2014

Cuando se suben a un tabique y se marean

Hace un tiempo publiqué un articulito sobre el canal de youtube que hacen Chumel Torres y su amigo Durden. El "Pulso de la República" sonaba como novedoso, fresco, con ingenio, buen humor, inteligencia, amén de ser una crítica feroz y constante a todas las tropelías de este y pasados gobiernos. No se salvaba nadie, ni los partidos políticos, ni la presidencia, menos televisa o cualquier otro medio electrónico tradicional.

Sin embargo, la semana pasada, Chumel Torres anunció que harían ocho programas basados en lo que fuese a acontecer en el Mundial de Futbol, que empieza mañana jueves. ¿Quién produce? Televisa. Sí, la misma que fue denostada antes por el locutor (Chumel), de ese canal de youtube.

El personaje en cuestión quiso explicar las razones por las cuales aceptaban la propuesta de la televisora. Comentó que el Pulso seguiría igual. Y le costaba trabajo elegir las palabras porque a priori sabía que esta decisión de venderse a televisa no le iba a ser favorable a quienes lo veíamos en Internet. Dijo que la televisora le daba toda la libertad para la parte de contenidos y queriendo ser gracioso, "puso cara de what" sobre la supuesta decisión de darles toda la libertad creativa, pero la gracia del Pulso se acabó.

Así, la dignidad, los principios, los cuales finalmente uno esperaría que no estuviesen a la venta, fueron comprados por Televisa y así, descafeinar (como alguna vez dijo Ciro Gómez Leyva, cuando Brozo se fue a esa televisora) al Pulso de la República. Porque independientemente de que Durden y Chumel quieran disociar su producto de Internet, su credibilidad ya se arruinó, se rompió y algunas cosas cuando se rompen, ya no se pueden pegar.

Por mí, que le hagan como quieran. Chumel y Durden solamente demostraron que su eventual fama con los internautas fue como subirse a un tabique y cuando lo hicieron, se marearon. Y entonces llegó Azcárraga y sacando su chequera los terminó de fulminar. Así es este país que sólo demuestra esa frase de Alvaro Obregón: "Nadie aguanta un cañonazo de 50 mil pesos". Ahí están Chumel y Durden. Son el ejemplo vivo de esta frase.

3 comments:

Jonacito said...

Es una lastima, pero cuando te llegan al precio, por que me supongo que todos tenemos un precio. Les deseo mucho éxito a ver si les funciona.

Francisco Baez said...

Yo no les deseo éxito, el éxito es para para personas con integridad y forme a sus ideales... Les deseo que tengan lo que a sus acciones corresponde.

Alfil Capablanca said...

Si algo caracteriza a los medios de comunicación y sus actores (tanto los que dan la cara como quienes producen "tras bambalinas") es su índole pecuniaria, por tanto es ingenuo pedir dignidad o principios. De hecho todos los que elaboran entretenimiento en internet lo que buscan es que alguien chipocludo descubra su talento o buena nalga y así poder dar el trampolinazo a la vida fácil de la farándula donde se trabaja poco y se vive muy bien. Víctor Trujillo es el caso más representativo del individuo acomodaticio que juraba nunca engrosar la lista de mantenidos por el status quo de Televisa (él en ese entonces era un mediocre pero irreverente comicastro de la televisora estatal Imevisión). La gente congruente con principios de respeto y lealtad no holgazanea produciendo para 'You tube', esa gente TRABAJA de verdad. Ciao!!