Thursday, October 02, 2014

Plática sobre programación lúdica en la AMIAC


La AMIAC (Academia Mexicana de Informática A.C.), me invitó, por conducto de su presidente, Eric Huesca, amigo desde la preparatoria, a todo esto, a dar una plática en un desayuno que organizan el primer jueves de cada mes. Le dije que podía hablarles de mi experiencia en el tema de la programación lúdica en los retos que he realizado a través de la página web unocero.com, en donde su creador, Javier Matuk, siempre ha visto de buena manera mis iniciativas.

Así, hoy platiqué un poco de lo que es la programación lúdica, lo que se busca, la implementación de los retos, la respuesta de los estudiantes (y alguno que otro egresado), los cuales han trabajado arduamente para resolver los probolemas planteados. Aquí en mi blog pueden verse estos retos y los ganadores de los mismos.

Creo que les sorprendió un poco cuando les dije que el premio de estos retos eran una taza con el logotipo de La Morsa. La idea de esto es que es por una parte, se pueden hacer tazas con cualquier imagen en los Office Depot, por unos 60 pesos. Elegí una taza porque va más allá de un premio como podría ser un trofeo o una placa. La taza tiene el logotipo y la leyenda que indica qué reto se ganó. Así, el ganador podrá recordar lo que significa la taza, más allá del valor económico de la misma.

Desde luego, las tazas no se venden (ya me han dicho más de una vez que me la compran), pero si cedo, entonces pierde el valor simbólico de la misma. El chiste al final de cuentas es que la taza se otorgue a quien gana el reto.


Al final de la plática hubo una interesante discusión al respecto de la enseñanza y es claro que este tema preocupa y ocupa a todos los que estábamos ahí. Fue todo muy ilustrativo. Hice énfasis en buscar alternativas para que los estudiantes se dediquen a programar, que aprendan las artes detrás de esta actividad, así como el valor del software libre y de código abierto, que de alguna manera nos ha mostrado el camino para hacer que las máquinas hagan lo que queramos.Vamos, que todos hemos aprendido de terceros. Además, como dijo alguna vez Donald Knuth, "la cosa importante, una vez que se tiene lo suficiente para comer y una linda casa, es lo que usted puede hacer por otros, cómo puede usted contribuir a la empresa como un todo".  ("The important thing, once you have enough to eat and a nice house, is what you can do for others, what you can contribute to the enterprise as a whole") (*).


Al final de la plática se rifó precisamente una taza. Los convidados al desayuno se anotaron en una lista, asignándose un número del 1 al 42. El ganador se eligió usando un programa muy simple que escribí la noche anterior para este propósito. Rompí la regla de que las tazas solamente se dan a los ganadores de los retos, pero aquí digamos, fue una taza honorífica, sin valor curricular.

Agradezco pues, todas la atenciones y cuidados que se tomaron para que pudiese haberse dado este evento.

____
(*) Jack Woehr. An interview with Donald Knuth. Dr. Dobb's Journal, pages 16-22 (April 1996)

No comments: