Friday, September 18, 2009

Sobre el elitismo

Yo pienso que una de las metas de todos los gobiernos es que sus ciudadanos tengan en general los mismos beneficios, las mismas posibilidades de educación, vivienda, trabajo, salud, etc. De hecho, creo que si las clases medias son mayor proporción, encontraremos que a la mayoría se le pueden conceder esos beneficios quedando en los extremos de la curva gaussiana (o normal), los más ricos en un lado y los más pobres en el otro.

Sin embargo, lo que veo es que en nuestro país el gobierno está empeñado a empobrecernos. Baste la propuesta de Hacienda de nuevos impuestos para darnos cuenta que en este país el gobierno no tiene llenadera jamás. Nunca le alcanzará con lo que recibe, ni le alcanzará. Pero empobrecer a las mayorías lleva aparejado otro problema, el del elitismo. Pasa entonces que las clases más adineradas son los únicos que tienen acceso a la educación, a la cultura, a la salud, a un nivel de vida razonable (mucho más de lo razonable, debería decir), etc. y eso no puede estar bien.

Y esto viene a cuento porque el elitismo social se ve, por ejemplo, en los suplementos de los periódicos como el Excésior o el Reforma. Ahí podremos ver a la Sra. Corcuera departir en lindas y elegantes fiestas con gente de su clase. Comerán, beberán y se divertirán de lo lindo. Los medios les tomarán fotografías en donde solamente se ven caras sonrientes. Todo esto frente a 50 millones de pobres que tenemos en México. Pero no importa, el gobierno hace como decía Salinas de Gortari: ni los ve ni los oye.

A mí particularmente me da igual si los ricos de este país, los elitistas por definición, hacen fastuosas fiestas, de hecho no me importa. Lo que sí me importa y que ahora me molesta es que alguien de clase acomodada decidió hacer un concierto en beneficio de alguna causa social, contratando para ello a un violinista excepcional, Itzhak Perlman, el cual dio una función a particulares por alrededor de 5000 pesos el boleto.

Lo lamentable del asunto es que Perlman no se haya podido presentar al público en general, por ejemplo en la Sala Nezahualcoyotl de nuestra universidad (la UNAM) (como decía el Dr. Lítvak siempre). No creo que en la ciudad de México haya mejor sala de conciertos y probablemente se pudo haber organizado un par de recitales en donde el violinista pudiese ser escuchado por quienes aman la música pero que no necesariamente pueden gastar 5000 pesos para poderlo oír.

Así las cosas. Supuestamente con el tiempo las desigualdades sociales deberían ser cada vez menores. En nuestro país al contrario, se agudizan con las políticas económicas en donde la clase media es un ente que tiende a desaparecer. Ya bien lo decía mi amigo Isidro Díaz Lombardo: "yo no soy clase media ya, sino clase pobre alta".

El único consuelo que me queda es que al menos podemos escuchar a este gran violinista vía youtube:

7 comments:

Octavio said...

Pero también hay violinistas (y músicos en general) tan buenos como Perelman (aunque quizá con menos mercadeo) que tocan de a grapa, y no le hace que no sea en la Neza.

Morsa said...

Octavio,

No sé a quienes te refieras. Perlman es uno de los grandes y ya que lo trajeron a México, bien podrían haber aprovechado mejor esta circunstancia.

Ahora bien, ¿a quiénes te refieres que son tan buenos con Perlman y que tocan gratis? ¿en dónde, por ejemplo?

saludos
Manuel

Francisco said...

Hay una medidad de desigualdad de riqueza que usan mucho los economistas y que se conoce como índice o coeficiente de Gini.

Se obtiene a través de la distribución cumulativa de riqueza, es decir: 1. Calculas la riqueza de cada hogar en México 2. Los ordenas del menor al mayor. 3. Se va graficando el porcentaje de la riqueza total contra el porcentaje de hogares que detentan esa riqueza.

Si todos tuvieramos exactamente la misma riqueza, esta gráfica sería una linea recta con pendiente de 45 grados.
Las curvas reales son cóncavas hacia arriba porque por ejemplo el 10% más pobre siempre tiene menos riqueza que el 10% más rico. En la medida en que la curva se separe de la línea recta de 45 grados, la distribución de la riqueza es más desigual.

El indice de Gini se obtiene comparando las áreas bajo estas dos curvas y se define de manera que Gini=0 significa distribución uniforme y Gini=1 significa que una sola persona tiene toda la riqueza del país.

Los países de alto nivel de vida (escandinavia, canadá, suiza, etc) tiene Ginis de por ahí de 0.26. México anda por el 0.5. Por comparación Namibia y Sierra Leona anda por los 0.7.

Sería interesante un estudio sobre como ha venido cambiando el Gini en la historia de México. Está subiendo? Está bajando?

Por cierto, el Gini es una medida de distribución de riqueza, NO de la riqueza total. Así por ejemplo, Albania tiene 0.26, es muy equitativo, aunque muy pobre (digamos, que todos están igual de pobres...)

Saludos,

Octavio said...

Sí, una disculpa: es Perlman, no Perelman, un lapsus.

Tal vez también debiera disculparme específicamente por extrapolar a los violinistas, pero he escuchado guitarristas, pianistas, organistas, chelistas o flautistas (etcétera) excelentes que han dado recitales gratuitos (o, por lo menos, muchísimo más baratos) en Oaxaca. La calidad de una interpretación es algo profundamente subjetivo, y a veces diferente no necesariamente implica menor calidad.

En particular, Perlman no me cayó muy buen después de una muestra de pedantería que tuvo cuando lo entrevistó cierta conductora de noticieros. Él también pudo tener la disposición de ofrecer algún recital o aparición gratuita y no lo hizo.

Cyberprimo ® said...

Con todo respeto que se que lo pusieron de muestra y para fin didactico, pero que el El indice de Gini varie de 0 a 1 y que México ande por el 0.5 a mi en lo personal no me dice nada.

Diriamos sino conocieramos la realidad, que estamos a todas margaritas "equilibrados" pero no es asi, al dia de hoy con el salario minimo segun la zona:

“A” $54.80
“B” $53.26
“C” $51.95

dudo mucho que alguien con familia e hijos viva holgadamente, pongase el escenario hipotetico: un tio su mujer y un niño en total tres personas, un plato de comida en VIPs y lugares similares ya nos queda en principio descartados, fuera de alcance, mejor vamos a ver que se puede hacer de la canasta basica en el supermercado.

Y honestamente yo no soy el que va de compras pero con esa cantidad no veo que alcance mas que para cafe y tortillas. Y como dijera el cinico de Felipe Calderón:

"Si la leche es poca, a la niña no le toca". menudo pelmazo tenemos por presidente ya me encabrone...

Francisco said...

Bueno sí, cyberprimo, supongo que este es el peligro de la interpretación de estas medidas. Yo ni siquiera me había dado cuenta que el 0.5 podría interpretarse como "equilibrado" y supongo que inclusive algún político cínico podría hacerlo así. Usar el 0.5 para decir que estamos muy bien, o al menos aceptablemente bien, sería por supuesto equivocado, y más que eso, tendencioso. Mejor ya no les doy ideas.

Yo lo veo más bien como que el 0 es una utopía inalcanzable, el 0.26 es bastante alcanzable, ya que varios países lo tienen y Mexico está al doble de distancia en 0.5.

El tema de la pobreza está relacionado... pero no es exactamente lo mismo. Lo que intenta medir el indice es la desigualdad. Si todos ganaramos el salario mínimo, el Gini sería 0, perfecto. Aquí el problema, es que hay unas diferencias abismales entre los de arriba y los de abajo. Insultantes, diría yo. En todos lados hay gente que apenas sobrevive. Aquí en Calgary, una de las ciudades más prósperas de norteamérica, también encuentras personas pidiendo limosna en las calles. Más que eso, lo lamentable es que haya en México tantos que no pueden, o apenas pueden cubrir sus necesidades básicas mientras otros tantos se están inflando de dinero. Una sociedad muy polarizada.
Aquí en Calgary, las diferencias son mucho menos notorias. Las clases están "más apretadas", mas juntas una de otras, en términos económicos, por eso el Gini es 0.25, aunque claro que hay millonarios y limosneros.
Bueno, en fín. En lo que sí coincido es en que el número solito no dice nada. Por eso decía yo que sería interesante ver si se puede ver como ha ido cambiando en los últimos años. También se podría usar en términos comparativos entre países.

clo said...

hola de nuevo yo soy musico, y para mí el arte es para todos, me molesta saber q hay concierto como este q mencionas donde pagas catidades exorbitantes por ver a un gran violinista, yo a pesar de ser musico y saber la calidad de este artista, no los pagaria jamas,quien se queda con el dinero? te dire q el violinista un porcentaje y lo demas se va a sus mannagers (perdon por la falta de ortografia) q horror porq yo lo vivo, saber q para escuchar a esta gente tienes q ser millonaria, y si, aunq les duela, la riqueza no da cultura ni inteligencia, yo creo firmemente q el arte es para todos, y q muchas veces las personas mas humildes pueden apreciar mejor a un gran musico (no siempre gracias a la basura de musica q se escucha actualemte)por desgracia los musicos vivimos de los ricos, y de su ignorancia pero hay festivales en los q puedes escuchar a estas grandes personas sin necesidad de gastar esas cantidades, promocionemos el arte solo es cuestion de negocios, y de un buen sentido comun.