Saturday, March 01, 2014

Sobre las siguientes elecciones de la FIDE


En unos meses habrá elecciones para decidir quién será aquel que lleve las riendas de la Federación Internacional de Ajedrez FIDE, (por sus siglas en francés). Hay dos candidatos: el actual presidente del organismo, Kirsan Ilumzhinov y Garry Kasparov. El primero se convirtió en presidente de la FIDE hace unos años cuando aún era presidente de la República de Kalmikya. En ese entonces se le acusó incluso a Ilumzhinov de haber mandado matar a una periodista que escribía en su contra. La periodista de hecho fue asesinada e Ilumzhinov logró capturar a los presuntos asesinos, aunque no está claro si esto fue un acto de justicia o un montaje para que las sospechas en contra de su persona desaparecieran.

Garry Kasparov, por su parte, no necesita presentación. Para muchos es el mejor jugador de todos los tiempos y hace cuatro años lanzó y apoyó a quien fuera su archienemigo en el tablero, Anatoly Karpov, a luchar por la presidencia de la FIDE, enfrentando al propio Ilumzhinov (y perdiendo las elecciones contra éste). Ahora Garry bien podría haber aprendido de esa elección pasada y además, gracias a sus contactos, podría quizás cambiar a la FIDE y convertirla en un organismo que en realidad ayudase a los países en desarrollo, buscando impulsar más el ajedrez en ellos. Por lo menos ésa es la propuesta inicial.

Kasparov se está apoyando en personas que tienen sumas de dinero cuantiosas, dispuestas a ponerlo en pro del ajedrez. Uno de esos benefactores es el creador del Club de San Luis, Missouri, en donde hay un club muy bien puesto, muy elegante, y en donde en los últimos tiempos se han estado jugando los campeonatos nacionales de los Estados Unidos. Hay otros personajes que apoyan a Kasparov y éste espera, sin duda, hacerse de la silla presidencial de la FIDE. Ha iniciado de hecho una campaña agresiva y parece que va por todo.

Ilumzhinov también ha iniciado una serie de visitas para impulsar su candidatura. De hecho, vino a México hace un par de días y ha prometido una serie de cosas que francamente resultan mentirosas. De acuerdo con http://actualidad.rt.com/ultima_hora/view/121227-ajedrez-asignatura-obligatoria-escuelas-mexico, ha asegurado que logrará que el ajedrez sea materia obligatoria en las escuelas mexicanas. Desde luego que esto no lo podría decir, a menos que haya hablado con Chauffett y que éste –que es el mandamás de la SEP– le haya confirmado esta buena nueva. Así que esto es una gran mentira.


También Ilumzhinov ha dicho que hará que un par de jugadores vayan becados a Rusia, aunque no está muy claro a qué irán. Dijo el presidente de la FIDE que en las próximas semanas se estudiarán las facilidades que se otorgarán a nuestro país. Conociendo lo que ha ocurrido en el pasado, lo que va a pasar es esto: NADA. Punto final. Todo es un catálogo de mentiras en donde su esbirro, el presidente de la Federación Mexicana de Ajedrez, Raúl Hernández, las aplaude y se une a ellas.  Cabe decir que Hernández lleva un tercer período de 4 años en la federación local con resultados nulos. El ajedrez mexicano está, en el mejor de los casos, estancado. Podría poner muchas muestras de esto, pero va un ejemplo: el Maestro FIDE Oscar Sánchez, tiene cinco normas (es decir, cinco veces ha hecho los méritos necesarios), para que se le otorgue el título de Maestro Internacional de la FIDE. ¿Y ya Raúl Hernández ha pedido el pergamino para nuestro joven maestro? No. No ha hecho nada. Vamos, ni le importa.

Lo que Hernández sí ha hecho en los últimos años es llenarse las bolsas de dinero otorgando avales (unas cartas en donde dicen que el niño/a juvenil/infantil, puede ir a un torneo en el extranjero. Pedía 2000 pesos por aval y 1000 pesos más para la carta de aval para el padre/tutor que acompañaría al infante. Esto gracias a la petición de la Asociación Nacional de Padres de Ajedrecistas (ANPA), presidida desde siempre por Gabriel Capó, que logró hasta 10 avales por torneo. Y ahí el pingüe negocio.

Hernández votará por Ilumzhinov ciegamente. De hecho, cabe decir que hace cuatro años Karpov había prometido quitar las cuotas que la FIDE exigía para llevar la lista de jugadores rankeados por país, etcétera. México paga miles de dólares por este concepto y ya en más de una ocasión ha dejado de pagar y por ende, la FIDE nos ha sacado de la lista internacional de rating, pero eso no le importa nada a Raúl Hernández, simplemente ignoró a Karpov y votó en esa ocasión por Ilumzhinov y esta vez hará lo mismo. Pienso que ya es hora de que los ajedrecistas tengan voz y voto.

No comments: