Monday, August 18, 2008

Mi nuevo teléfono celular

Mi inclusión en el mundo de la telefonía celular ha sido lento realmente. Hace unos años apenas me hice de un bíper, el cual sólo me permitía recibir mensajes y de alguna manera era suficiente. Con eso estaba relativamente conectado. No obstante esto, era claro que si quería mandar mensajes o hablar con alguien que se había comunicado a mi bíper, necesitaba pedir prestado un celular o buscar un teléfono público. De esta manera el bíper aunque ayudaba, no solucionaba todos mis problemas de comunicación.

Cuando mi hermana menor decidió irse a vivir a Canadá, me regaló su celular Nokia, el cual era de pantalla de cristal líquido en blanco y negro. Lo di de alta con un nuevo número y de pronto entré en la era del teléfono móvil. Dicho artefacto no tiene cámara de fotos, no se puede escuchar música ni tiene todos los recursos de los teléfonos actuales, pero de plano servía para lo que fue creado: hablar por teléfono.

Hace unos pocos días, un conocido personaje en la industria del cómputo desde los inicios de Internet en México (del cual fue uno de los pioneros), me regaló un modelo Nokia ExpressMusic que le dieron para hacer un análisis del mismo y que nunca se lo pidieron de regreso. Así, de pronto me hice de un lindo teléfono a color, con montones de funciones, 2 Gbytes de memoria, etc. Sigo además teniendo mi número celular original y bueno, pesa menos, hace más cosas y hasta cámara tiene. Así que vaya desde aquí mi agradecimiento por tan fastuoso regalo.

2 comments:

ORT said...

¿Matuk?

Y sí, da envidia no tener cuates así... snif.

Maria said...

Ay, esta rete bonito. Felicidades :)