Tuesday, February 10, 2009

Controles gubernamentales y libertad de los ciudadanos

Este país bananero, nuestro querido México, está sujeto a los veleidades de las modas, de los sucesos cotindianos o de lo que se les ocurre en algún brillante momento a los legisladores en nuestro país. Así, ante la ola de criminalidad que no solamente no se detiene ni mengua, sino que además, ahora no respeta ni a la milicia, rubro consentido en este país en todos sentidos, los legisladores han decidido que los poseedores de teléfonos celulares tendremos que registrar nuestro teléfono con santo y seña, con todos nuestros datos e incluso huella digital. De esta manera, se supone, las autoridades podrían rastrear más fácilmente a los criminales aunque esto, desde luego, es una fantasía más de los legisladores. Ya parece que los delincuentes van a dar sus datos reales para que queden registrados y así, si cometen extorsiones telefónicas, o los usan para pedir rescate de secuestrados, o cualquiera de las lindezas que se ven en este país, entonces sea fácil localizarlos y apresarlos. En la iniciativa de ley las compañías de teléfonos celulares tendrían un año para que sus usuarios se registraran en las bases de datos correspondientes si es que ya cuentan con su teléfono celular.

Todo esto en el papel suena bien, pero considerando que en México el narcotráfico se ha incluso apoderado en lo más interno de las autoridades policiacas, se ve incluso más peligroso dar los datos para este registro de celulares. Quisiera recordar que algún vivales vendió la base de datos del IFE a una compañía norteamericana, con su correspondiente escándalo cuando se dio a conocer públicamente este hecho, o bien, me gustaría indicarles que según el IFE, el padrón electoral no podía ser usado para ningún otro fin que el electoral, pero ¿qué pasó? que cuando Colosio fue asesinado, al día siguiente salió en todos los diarios la foto de la credencial de Aburto, el asesino confeso del candidato priísta. ¿Entonces? ¿No que solamente se usaría para fines electorales? ¿Cómo es que se filtró esa información de los datos de Aburto y se dio a los medios el facsímil de la credencial de votar del personaje en cuestión? Y aunque haya buenas intenciones (de buenas intenciones está empedrado el infierno), la idea de legislar en este rubro resulta mala idea por lo anteriormente dicho.

El punto es que los legisladores se sienten con plenos derechos para crear leyes sobre cuanta estupidez se les ocurra. Muchas de estas reglamentaciones son simplemente ley muerta porque nadie les hace caso, por ejemplo, en el caso de la reglas para poder hablar o no por teléfono cuando uno está conduciendo un automóvil. Es claro que puede ser peligroso pero la gente sigue haciendo uso de su teléfono móvil mientras conduce y la ley sólo sirve en México para sacarle mordida a alguien que no vio al policía cuando estaba en medio de la calle hablando por celular y fue detenido.

En mi opinión, lo triste de este país invadido por la ilegalidad, por la corrupción y por una pobreza que sin duda es detonante de tanta delincuencia (en muchos casos), es que no se puede uno hacerse de un buen coche por temor a que lo asalten, o no puede proteger sus ahorros cambiándolos a euros o dólares porque al salir de la casa de cambio alguien puede seguirnos y para robarnos no dudará en dispararnos en el cráneo. No falta quienes dan sugerencias como la de "no hacer ostentación portando joyas o relojes finos", porque así tentamos a los criminales.

Me gustaría vivir en un país en donde si alguien le gusta salir a la calle con su reloj más caro o tener el auto más poderoso y costoso, lo pudiese hacer sin necesidad de temer por su vida o por la de sus pertenencias. Ahí reside, creo yo, parte de la libertad, la cual cada vez es más acotada en nuestro convulsionado país, en donde mueren violentamente, por cortesía de los narcos, unas veinte personas por día, de manera indescriptible.

3 comments:

yo said...

Uh! Buen artículo, tiene de todo y para todos.
Yo tuve una experiencia x el estilo: escribí en "la jornada" un comentario acerca del poco apoyo de los EEUU cuando ocurrió el tsunami, desde su origen hasta la elevada tasa de morbimortalidad que dejó, comentando también las torpezas del Fox
Unos días después me llegó un fax a mi trabajo, enviado por la SRE, con una lista de las acciones del Fox y más cosas vacías.
Unos días después me citaron en la delegación de SRE para entregarme de manos del delegado el original de esa carta.

¿como supieron en SRE que yo escribí ese comentario?
¿acciones intimidatorias, acoso, hostigamiento?

Sepa la bola.

Morsa said...

Curioso lo que dices... ¿Cómo se habrán enterado de ti?

saludos
Manuel

Nad said...

Efectivamente amigo Mors y tristemente también, en este país (al menos, que es donde vivimos), las libertades son cada vez más acotadas.



Y esta medida no puede rayar más en la desmesura de las ocurrencias de los legisladores, cuya capacidad se ha demostrado no da para más que: estupideces.



No es posible que después de que las Instituciones no son capaces de proveer de la seguridad que los ciudadanos demandan de manera constante y efectiva, entonces se apele a medidas de "protección" que resultan -de menos- excesivas.



Esta medida de "protección ciudadana" suena más a una medida de control gubernamental que no puede más que vulnerar de manera violenta las libertades ciudadanas. Además de en mi opinión ser una medida que raya en el control totalitario.



¿Será que estamos en pequeñas marchas hacia el totalitarismo?.



Y todo ¿porqué?. Poque se inició una "luchas contra el crimen" amorfa y también estúpida?.



Acaso en Italia el Gobierno lanzó a "los militares" a "proteger a los ciudadanos" cuando el Estado se lanzó de la noche a la mañana contra la "Cosa Nostra"?, claro que no, porque eso simplemente no ocurrió.





En fin que regreso a que me pronuncio en contra de que se tenga control de: mis mensajes de texto enviados y recibidos, llamadas entrantes o salientes, etc.



Es sin duda un atentado contra la privacidad y por supuesto contra la libertad individual.



De esto a un Estado que disponga de información personal y que paulatinamente se convierta en un Estado Policial en nobre de la luchas contra el crimen organizado hay un pequeño paso. Insertar este tipo de "políticas del miedo" como RE-acción a su ineptitud, me parece de lo más lamentable e insultante.





Cabe mencionar que la Canieti, (Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de telecomunicaciones y tecnologías de la información) advirtió que el decreto aprobado por los legisladores mexicanos trae consigo diversos riesgos:


1.- Se propiciarán robos de celulares y en ocasiones, para evitar que se reporte el robo, el secuestro del dueño del celular, mientras se utiliza el celular para llevar a cabo un delito de mayor cuantía.


2.- Se aprovecharán celulares de otros países, de Centroamérica, de los Estados Unidos o incluso de países europeos o asiáticos para cometer delitos.


3.-Se utilizarán teléfonos públicos.


4.-Se podrán hacer llamadas a través de Internet aprovechando la tecnología IP


5.-Se falsificarán documentos





Por ello, la Canieti solicitó a los legisladores revisar las disposiciones aprobadas debido a que:


1.- La huella digital requerida no tendrá contra que cotejarse en muchos casos ante la ausencia de un banco nacional de huellas,.


2.- Aún de existir un banco universal de huellas dactilares, se podrán reclutar extranjeros amparados en documentos falsos para obtener el registro.


3.- El titular del celular podrá ser responsabilizado de los delitos que se cometan al utilizar el celular robado.



4.- Entregar los datos conservados a cualquier Procuraduría podría propiciar fuga de información.



etc.


En fin, el resto de los datos está disponible aquí:



http://mx.news.yahoo.com/s/12122008/65/n-business-telefonicas-objetan-registro-moviles.html




Pero, independientemente de estos datos aportados por principales operadores de telefonía móvil en México y de que estos datos sólo incumban a sus intereses, aunque son datos bastante sensatos documentados en intentos de prácticas Internacionales similares, lo que me parece más grave es justamente la amenaza de la confidencialidad.


Por lo pronto yo, me pronuncio CLARAMENTE en contra.