Tuesday, February 24, 2009

¿Por qué México no sirve?

Guil Russek fue el que acuñó la frase "este país no sirve". Y no le falta razón. No hay que rascar mucho en cualquier actividad que el mexicano haga para darnos cuenta de la cantidad de irregularidades que contiene. Para evitar esto, supuestamente, están las leyes. Se hace -por ejemplo- el metrobús y se confina un carril para ese vehículo. Los automóviles particulares no pueden meterse en dicho carril y ante amenazas de enormes multas, llevarse el coche al "corralón" (vaya con el término), lo cual significa que la policía se lleva el auto del infractor a un estacionamiento y no lo puede sacar de ahí sin pagar la multa por las infracciones cometidas.

Así, cada vez que se legisla una ley esperamos que ésta se aplique, porque sino, es ley muerta. Hace ya un par de años nuestros diputados y senadores, siempre preocupados por la seguridad de los mexicanos, decidió hacer una ley para evitar que la gente hable por teléfono celular mientras conduce un auto. Es cierto que si uno tiene una mano ocupada con el teléfono mientras maneja y en ese momento ocurre un evento sorpresivo en donde hay que maniobrar el auto con agilidad, lo más probable es que no podamos y entonces se suscite un accidente mayor o menor.

Con esta ley salieron entonces los vendedores de artefactos llamados "manos libres", para así poder hablar por celular sin necesidad de tener las manos ocupadas mientras se maneja el automóvil y supongo que mucha gente que no se despega de su teléfono móvil debe haber comprado semejante artilugio.

Hoy se habla de que la ley cambiará y que incluso los "manos libres" serán abolidos porque distraen al conductor. Con ese criterio, desde luego, habría que prohibir también el uso de estéreos en los automóviles, porque es claro que también distraen.

Independientemente si -efectivamente- la ley que impide en cualquier caso el uso del celular a quien maneja un automóvil, es adecuada o no, no sirve para nada porque simplemente en este país, que no sirve, no se aplica. Para muestra la foto de la autoridad (*), de un policía en su patrulla, conduciéndola y ¿haciendo qué? hablando por su móvil.

Ley muerta, pues finalmente ni la autoridad la respeta aunque eso sí, puede ser muy útil para aplicarla por el policía deshonesto y así sacar la clásica mordida. ¿O alguien cree que me equivoco?

(*) Crédito de la foto: periódico Reforma.

No comments: