Wednesday, May 16, 2012

Las mentiras de la FENAMAC


Cuando el actual presidente de la FENAMAC. Raúl Hernández, estaba en campaña, prometió -como todos los políticos- grandes planes para el ajedrez mexicano. Curiosamente tuvo 8 años para esos grandes planes pero en todo ese tiempo no hizo nada y para su segunda reelección -debe haber pensado- ahora sí tendría que ponerse las pilas, por decirlo de una manera coloquial, pero desde luego que todo parece haber sido simples promesas de campaña que no tiene por qué cumplir.

Ya pasó más de un mes del Nacional Abierto y a pesar que el propio Raúl Hernández quedó de explicarme no sé cuantas cosas, y de mostrarme los estados financieros, jurándome incluso por su hijo que haría esto, no ha hecho nada. Me mintió una vez más. Igualmente, recuerdo que por ahí había una carta del Presidente de la FIDE, en donde supuestamente estaba ya listo para visitar a nuestro país. La realidad es que esto parece ser otra mentira. ¿No que Iluzhimov vendría en mayo? ¿O ya se arrepintió? O quizás la realidad es otra:  México no le interesa, aunque la FENAMAC haya validado finalmente su candidatura. Si México no hubiese presentado los papeles que le pidieron en Suiza, cuando la planilla rival, encabezada por Karpov, los metió en un juicio, el actual presidente de la FIDE hubiese sido descalificado. Pero ni eso es importante para el jerarca del organismo internacional de ajedrez. La prueba es clara: no hay visos que que venag a visitarnos, de que haga planes para ayudar a la FENAMAC  a promover más el ajedrez local. No hay nada de eso.

Para colmo, debo decir que la FIDE anda con planes de ver como saca dinero, incluso de debajo de las piedras. Ya tiene un plan de entrenadores FIDE que cuestan una cantidad de euros anuales y que exigen una serie de cursos, aunque eso no es importante. Ni la FIDE respeta los requisitos para hacer entrenadores FIDE. Lo que quiere es que los "entrenadores" paguen su cuota. Sólo buscan el dinero.

Más allá de eso, hay un plan también para que los jugadores paguen por mantenerse en la lista de la FIDE. Si mal no recuerdo se hablaba de unos 30 euros anuales o 200 de por vida. Así, la FIDE cobraría no sólo por el reporte de los torneos, sino por mantener el rating de los jugadores en sus listas. Esta es la FIDE por la que se votó. Les recuerdo que Karpov había prometido no más pagos a la FIDE ni para registro de rating ni para llevar la puntuación de los jugadores. Ni por esa mínima ventaja México votó a favor de Karpov.

Así están las cosas. Ahí están las mentiras. No Iluzhimov vendrá a México, Raúl Hernández incumplirá su promesa de explicarme la situación real del ajedrez mexicano, ni se cumplirán todos estos torneos fides y planes maravillosos por sacar el ajedrez mexicano adelante.

1 comment:

Héctor said...

Es deplorable saber que nadie responde a tus múltiples cuestionamientos de manera oficial haciéndote primero falsas promesas y después ignorándote. Pero es más triste ver que el ajedrez mexicano no sólo está estancado, sino que va retrocediendo porque espacios ganados otrora se están perdiendo. La Olimpiada Nacional ya sólo coloca al ajedrez como deporte de exhibición. No se realiza ya el Campeonato Nacional por Equipos. El Torneo Internacional "Carlos Torre in Memoriam" ha venido a menos por falta de apoyos. No se sabe nada del Campeonato Nacional de Ajedrez Rápido.
Enorme es el reto que tiene la actual administración de la Fenamac, pero si no puede con lo más simple como es dar un informe financiero público menos podrá con la organización de eventos de calidad mientras haya un Consejo Directivo que no vea, no oiga, no hable y no entienda que es lo que quieren los ajedrecistas.