Saturday, September 17, 2005

Las ridiculeces de este país


Son las 6 de la tarde en la ciudad de México, del día jueves 15 de septiembre. En la noche será el grito. Debido al día en que cayó la fiesta patria, ya en este país la gente se ha tomado media semana de vacaciones. Ni para qué mencionar que mis alumnos en la Ibero faltaron como la mitad (¡pero si mi clase es el miércoles!). Por lo tanto, asumo que empezaron sus "vacaciones" del puente el mismo miércoles, sino es que antes.

El chiste es que tomo la avenida Insurgentes, rumbo a perisur, a la altura de Copilco. Encuentro que vamos todos a vuelta de rueda. La fila de coches es inmensa y no logro ver si hay algún problema. Decido entonces meterme por el estadio de la UNAM y así salir al pedregal por la parte trasera. Imposible. Los empleados de la UNAM ya han cerrado las calles del estadio y las "plumas" nos obligan a los automovilistas a retomar la ave. Insurgentes. Seguimos a vuelta de rueda. Entonces decido meterme por el circuito escolar, regresar lo andado y llegar hasta Ave. de la Paz, la cual está descongestionada. Subo hasta Revolución y llego en 15 minutos más a casa. Me pregunto entonces ¿por qué la UNAM no abre sus calles simplemente para desahogar el tránsito infernal? Misterio.

Pero hay más. Veo que Santiago Creel, precandidato del PAN a la presidencia, un cretino absoluto, acaba de decir que entre sus planes -si es que llega a la gran silla- está la de modificar la política de manera que el empleo sea una realidad, al igual que pondrá cartas en el asunto en el tema de la inseguridad. Curiosamente nadie es capaz de preguntarle a este imbécil por qué hizo nada de esto cuando fue Secretario de Gobernación. Digo, estuvo 5 años en ese puesto y fue el funcionario más gris que yo recuerde. Pero de nuevo, ningún comunicador, entrevistador, etc., es capaz de preguntarle algo que lo ponga en jaque. ¿Por qué? Misterio.

Y como colofón: escucho en la radio a Demetrio Sodi de la Tijera. Ahora resulta que este señor quiere ser jefe de gobierno del DF. Le pregunta el entrevistador (Nino Canún, creo), que por qué la gente debería votar por él. Y el señor diputado actualmente responde: "Porque llevo toda la vida viviendo en el DF (yo también), porque tengo 42 años de servicio público (yo no), y porque en ese tiempo he demostrado honestidad absoluta (yo no presumo algo que me parece es lo obvio)". Ajá, ahora resulta que ser honesto es un atributo. Ser honesto se asume, Sr. Sodi (en caso de que me esté leyendo). Es evidente que en caso de que no sea honesto, no lo dirá ¿verdad? ¿No debería ser una actitud normal y natural en los ciudadanos el serlo? es tan estúpido Sodi que cree que eso es un "plus" para su candidatura. ¿Por qué hay gente tan tonta en el mundo (como él)? Misterio.

Y un misterio más: ¿Por qué el Papa critica a México, y habla de la corrupción, del narcotráfico y demás asuntos escabrosos y el Secretario de Gobernación (el mochísimo de Abascal), no reclama, no le dice nada al Vaticano? ¿Qué tal si Bush hubiese externado esa opinión? ¿No decimos nada porque somos "guadalupanos"? ¿Porque no se quiere un conflicto con la Santa Sede? ¿Pues no es cierto que tenemos la piel muy sensible? ¿Cuál será la realidad? Misterio.

2 comments:

Marga said...

Wow! A estos misterios misteriosos les llamo yo "misterios envueltos en enigmas..."

Besote hermano!

M

Lorena said...

oye corazon comiste gallo este dia? o nada mas te levantaste y te pegaste en el dedito gordo de tu pie?. . . . pues que pasa!! El mundo siempre ha sido un absurdo. . . solo hay que aprender a vivir en medio de este absurdo :)