Tuesday, March 13, 2012

Sobre la Federación de Ajedrez de México y las próximas elecciones


En la próxima Semana Santa, que ocurrirá a principios de abril, se llevará a cabo en Campeonato Nacional Abierto. la sede elegida en esta ocasión es Hermosillo, Sonora, lugar realmente retirado para realizar la máxima justa abierta del país. La razón no es que haya muchos ajedrecistas en esa zona (la mayoría se concentra en el DF), sino que el presidente de la Federación Nacional de Ajedrez de México (FENAMAC), Raúl Hernández, buscará reelegirse por segunda ocasión (para un tercer período de 4 años) y siendo él de Sonora, quiere tener más control sobre el entorno.

Hay dos candidatos que pugnan por ser el nuevo presidente, uno del DF y otro por parte del Estado de México. Para acceder a la candidatura la CODEME pide una serie de requisitos formales, los cuales tienen que cumplir aquellos que buscna postularse, pero además, necesitan convencer a las Asociaciones Estatales, que son quienes votan, de que ellos son mejores que el presidente en turno.

Yo llevo muchos años de ajedrecista y la verdad que no he visto jamás grandes cambios en el ajedrez mexicano, pero peor aún, hoy día el ajedrez nacional está poco menos que de capa caída. Por ejemplo, se hizo el Campeonato Nacional Absoluto en Chiapas, a fines del año pasado y no fueron para la primera fuerza más de 50 personas ¿qué está pasando? Del Campeonato por Equipos, que era un torneo muy divertido no queda nada. Simplemente ya no se hace. ¿Dónde están los torneos llamados SADOLUN (Sábado-domingo-Lunes). NO hay ni rastros de ellos hace años. ¿Dónde está el intercambio ajedrecístico con otros países? (considerando que tenemos a EEUU y CUba cerquísima de nosotros, geográficamente hablando). No hay nada. De entrenador nacional ni hablamos. Todo se hace a las carreras, sin planeación, sin pensar jamás en que la organización del ajedrez mexicano puede servir para que se organicen más torneos, para que de ellos salgan los jugadores que irán a las justas internacionales, entre otras cuestiones. Pero no, se hace todo sobre las rodillas y el claro ejemplo de que algo anda muy mal es que hay una decepción del ajedrecista en general en México, porque las condiciones para participar en eventos nacionales son cada vez más escasas y cuando las hay, son malas y costosas.


Porque miren, ir a jugar el Nacional Abierto a Hermosillo implica mucho dinero: transporte, comidas, donde dormir e inscripción (nada barata en estos días). Si a eso le añadimos el Sistema RED, que es una cuota de unos 100 pesos que no sirve más que para sacarle dinero a la gente, tenemos el marco completo de lo que pasará a principios de abril. Les recuerdo que hay que ir prácticamente una semana a Hermosillo y eso no resulta lo más económico, considerando además que muchos ajedrecistas no pueden hacer estos gastos.

Pero independientemente de esto, los ajedrecistas tenemos que depender de las Asociaciones locales, es decir, los jugadores de ajedrez no votamos, ni voz ni voto tenemos. Quien lo tiene es la Asociación que nos corresponda. Así entonces, los candidatos, sean quienes sean, buscan cabildear con las Asociaciones para hacerse del voto. Por supuesto que en esta etapa ya se nota que no es parejo, porque el dirigente actual de la FENAMAC tiene ya Asociaciones a su favor, y mucho de ello ocurre porque quizás les prometió cosas que no les ha dado, o quizás les deba ajedreces, favores, etc., algo típico en las elecciones de cualquier calibre en nuestro México.

Las Asociaciones, por su parte, se van con el mejor postor, aquel que les dé cosas que el anterior no les daba o que prometió darles y no les dio. Esos son más fáciles de convencer para  ganar un voto en contra del presidente en turno, pero la realidad es aún más triste: no se piensa en el ajedrez de ese Estado. No, se piensa en los beneficios personales y por ende, esto no puede progresar.

Yo me pregunto entonces: ¿Por qué votar por Raúl Hernández, que ha demostrado poner al ajedrez mexicano en una de las condiciones má deplorables que tenemos? ¿Qué pasó con sus promesas de ser transparentes, de mostrarnos las cuentas de lo que se gasta en la FENAMAC? ¿Por qué cuando como ajedrecista le he escrito pidiéndole explicaciones a hechos como la salida del rating internacional (por falta de pago), simplemente ignora mis cuestionamientos? ¿Qué razones tienen las Asociaciones para votar por este personaje? Me gustaría saberlo.

Cabe decir que México votó por Kirsán Ilhuzhimov para reelegirse como Presidente de la FIDE. ¿Qué ganó México con ello? Ahora la FIDE quiere imponer otra cuota a los jugadores registrados ante el organismo internacional, y cada federación local tendría que absorberlo, pero de eso Raúl no dice nada. ¿Qué hay con la Olimpiada Nacional, en la cual se han eliminado categorías? ¿Qué hay de, finalmente, tomar en cuenta a los ajedrecistas y levantar el patético estado en el que se encuentra el juego ciencia en nuestro país?¿Queremos 4 años más con Raúl Hernández?

Así las cosas en este momento. Yo les pregunto a las Asociaciones, que finalmente son dirigidas por personas: ¿de verdad vas a votar en favor de Raúl Hernández? ¿Para qué? ¿Para que nos siga hundiendo? ¿O cómo?

3 comments:

Jesús said...

Recuerdo que cuando era un ajedrecista activo y tuve que pagar lo del SIRED, me costaba 5 o 10 pesos.

Morsa said...

¿en qué aÑo fue eso, Jesús?

saludos
Manuel

Rene said...

Mi querido Manuel, Raul Hernandez se crió en un sindicato. Por ello todas sus practicas son las de un gangster mediocre. Ojala y hubiera un cambio, pero a estas alturas los presidentes de asociación deben ser sus "bitches".