Friday, November 29, 2013

Presentación del libro de Merlina Acevedo


Hilda (aka Merlina) Acevedo, es una antigua amiga. Hija del excampeón nacional de ajedrez y Maestro FIDE, Armando Acevedo, tiene múltiples ocupaciones que llenan todo su tiempo y más. Así como es una pintora, también se dedica a la música. Otras veces regresa a su vieja pasión del ajedrez, en donde le dio satisfacciones como participar en varias Olimpiadas de la especialidad.

Hace relativamente poco tiempo, y tal vez por la inmediatez que ofrecen las redes sociales, Merlina empezó a escribir aforismos y palíndromas en Twitter. Lo interesante es que los palíndromas de Merlina son asombrosos, porque en muchos casos son largos, demasiado largos. No son del tipo "anita lava la tina", por ejemplo. He aquí un par de ellos:

—Nada eres, 
Adán, eres amor a ella. 
Con amor, a Eva amasaré: serás ama, ave, aroma. 
"¡No calle!, aroma seré, ¿nada seré?". —Adán.

ALBA HELADA
¡Ve nevar allá cada copo! 
¡Cómo caes, ave insonora! 
Raro llora, raro nos nieva. 
Sea como copo cada callar; 
ave nevada, le habla.

O bien, sus infinitos aforismos que buscan la reflexión:

  • Es difícil ver la verdad cuando está demasiado clara.
  •  A los necios hay que darles la razón para no perderla.
  •  El orden de los recuerdos sí altera la realidad.

Pues bien, finalmente a la editora Axial se le ocurrió hacer un libro con los aforismos y palíndromas de Merlina. Ayer 28 de noviembre lo presentó, además de que hubo una exposición de su obra pictórica.

Fue una velada interesante en donde se vio a Hilda, Merlina pues, muy contenta, finalmente porque su trabajo y manera de pensar están siendo conocidos.

A todo esto, yo le he preguntado a Hilda cómo hace los palíndromas. Dice que no me sabe decir, que los va armando en línea, en vivo. No los piensa ni los va escribiendo y formando. Es una rara habilidad y como buen científico busco hallar la explicación a semejante capacidad creativa. No la entiendo y a veces quiero pensar que tiene por ahí algunos trucos que no me quiere decir, aunque en el fondo sé que no me miente, que finalmente para ella es un don y que por alguna razón, puede hacer este tipo de malabares linguísticos de forma sorprendente.




Ayer me invitó Merlina a decir unas palabras sobre ella. Hablé con la verdad y admiré su trabajo que ya tiene muchos años y más esfuerzo. Quizás le recriminé con justicia que haya abandonado el ajedrez por tanto tiempo, pero creo que el juego ciencia le queda chico y el mundo es mucho más amplio. Tal vez debiese resumir a Merlina en sus trabajos, y como habría dicho el viejo maestro Tarrasch: El ajedrez, como el amor, como la música (y Merlina habría agregado), la pintura, los aforismos y los palíndromas, tienen la virtud de hacer felices a los hombres.

Por cierto, a quien le interese saber más sobre Merlina Acevedo, consulte su página (desactualizada, porque no contempla aún su trabajo de aforismos y palíndromas).

No comments: