Sunday, February 04, 2007

Precisión en ajedrez

Para jugar bien al ajedrez, se necesita mucha precisión. En ocasiones nos parece igual jugar el movimiento A, seguido de B o viceversa. Sin embargo, en muchísimas ocasiones esto es catastrófico. Ya el GM Panno me decía que el ajedrez era terrible, y comentaba algo así (palabras más, palabras menos):
"uno puede tener una posición ganadora... y una mala jugada puede echar por la borda toda la labor de horas. En el tenis, por ejemplo, uno puede perder un par de juegos y aún así ganar el set. Quien tiene ventaja de un par de sets, si mantiene cierta regularidad en ese encuentro, seguramente lo ganará. En ajedrez, una pifia y todo puede venirse abajo".

Así entonces, en la siguiente posición, de la partida Zapata-Vaganian, Saloniki 1984, el gran maestro colombiano no juega con la precisión adecuada y pierde un final que podría bien catalogarse de cierta fineza para obtener el empate. Veamos (*):

Juegan las blancas

Veamos cómo perdió el blanco: 1. a5? una jugada que hecha a perder la partida. Empataba 1. g6! Rf6 2. a5! ba5 3. g7 Rf7 4. Rh7 y tablas. 1 ... ba5 2. g6 Rg8! [seguramente esta jugada se le escapó] (2. ... Rf8 3. g7 Rg8 4. f7 Rf7 5. Rh7) 0-1. Aquí era necesaria mucha precisión porque cualquier transposición perdía. No le debe haber hecho mucha gracia perder esto a Zapata...

(*) La posición es el ejercicio 192 del libro de Paata Gaprindashvili, Imagination in Chess, Batsford.

1 comment:

Yixus said...

Estoy seguro que todos hemos perdido más de una partida por estos asuntos