Friday, February 09, 2007

Problema curioso en las trasposiciones...

Hace unos mensajes hablé de una posición que perdió Zapata contra Vaganian, por hacer una trasposición en el orden de las jugadas. He aquí dos ejemplos más de esta misma circunstancia:

Juegan las negras

Aquí la trasposición de jugadas es notable. Yo analicé simplemente: "(a) 1. ... Ab7 2. Rh2 Df8 pero después de 3. Tf1! Df1 4. De8 Tg8 5. De5 y tablas". Aquí supuse que era lo mejor que tenían las negras. La solución del libro es simple: Nogueiras-Tarjan, Bogota 1979 1. Df8! Equivocado es 1. ... Ab7 2. Rh2 Df8 pero después de 3. Tf1! Df1 4. De8. Después de esta jugada, el blanco está indefenso. 2. Rh2 Df2 0-1. ¿Cuál es la razón para no ver primero 1. ... Df8 en lugar de 1. ... Ab7? Tal vez el hecho resida en la peculiar frase de "jaque que veo, jaque que doy", que probablemente tiene más influencia en cómo se conduce el pensar en estas posiciones. Es claro que muchas veces hay que calcular variantes obligadas, y en muchas ocasiones las secuencias forzadas tienen naturalmente algunos jaques para obligar a las respuestas del rival.

Pero veamos el segundo ejemplo:

Juegan las blancas

He aquí mi análisis: "(a) 1. Tf5 Df5 2. Td5 cd5 3. Ad5+-; (b) 1. Tf5 Df5 2. Td5 Dg5 (o Ag5) 3. Td2!+-". Me parecía que capturar primero en d5 y después en f5 era lo mismo, pero no. Y la solución del libro da la razón. Parece exactamente igual, ¿verdad? Pero no lo es, y eso habla de nuevo en que la manera de conducir el pensamiento del ajedrecista debiese ser más flexible. Curiosamente, el conductor de las blancas se equivocó como yo. Esta es la respuesta correcta: Sigurjonsson-Kudrin, Gausdal 1983. Sigurjonsson jugo 1. Tf5? y permitió a su oponente salvarse: 1. ... Df5 2. Td5 Df4! (2. ... Ag5? 3. Td2!) 3. Td2 Dc4 4. Td7 Re8 5. Df8 Rd7b 6. Dd6 Re8 7. Df8 tablas. En la posición del diagrama el triunfo se lograba así: 1. Td5! cd5 2. Tf5! Df5 2. ... Re6 3. Te5 Re5 4. De3 Rf5 5. Ad3 mate 3. Ad5 Re8 4. Df8 Rd7 5. Db8 Ad5 6. Dd6 y 7. Dd5 ganando.

No comments: