Wednesday, November 05, 2008

Haciendo propia la felicidad ajena

Ayer fueron las elecciones para presidente en los Estados Unidos. McCain contra Obama. Por un lado, McCain, había elegido como potencial vicepresidenta a Sara Palin, mientras que Obama era notable por ser negro. Ganase quien ganase lograría algo que no se había dado en los Estados Unidos, o tener una vicepresidente mujer por primera vez o bien, ser el primer presidente negro en el vecino país. Se esperaba que ganara Obama pues en las peores encuestas tenía una ventaja de al menos 8 puntos porcentuales.

Hay que considerar que unas elecciones presidenciales en los Estados Unidos son muy importantes para prácticamente todo el mundo ya que son la economía más grande del planeta y probablemente el país más poderoso, y por ello todos los demás países informaron puntualmente de cómo iban los contendientes, cuántos votos electorales habían logrado, etc.

Puedo entender la importancia de todo esto, pero no entiendo tanto alboroto de mucha gente que conozco por el triunfo de Obama. Finalmente ¿qué? ¿Acaso va a cambiar radicalmente Estados Unidos por ello? Lo dudo. Sí, es un presidente de color ¿y? ¿Qué con eso? Se supone que en México no hay racismo pero sin duda este punto se toma en cuenta y le da otro cariz a la propia elección. Vi mensajes de amigos que decían: "¡ganó Obama! ¡Qué felicidad!". Y yo me pregunto ¿felicidad? ¿por qué? Entiendo que Bush era el más cretino y que McCain era de esa corriente y supongo que al no ganar McCain eso es bueno para el mundo, pero esos comentarios parecieran mostrarme como que los que los escribieron hacen suya la elección norteamericana y les da una enorme felicidad. Ya me los imagino pegados a los reportes de la televisión para ver cómo iban uno y otro candidatos.

A mí no me parece que con Obama vayan a cambiar radicalmente las cosas en los Estados Unidos. Los medios hacen promoción del "cambio" que habrá con Obama. Se leen noticias como que el mundo árabe ve una esperanza de cambio en Obama. Los latinos lo ven como aquel que hará los cambios necesarios porque como ellos, "Obama es de otra raza y eso es bueno", etc. Quizás pase como decía López Portillo, que al hablar de México decía: "éste es el país de la esperanza que se renueva cada seis años, en donde el nuevo presidente sí hará lo que el anterior no supo hacer, en donde el que viene sí sacará al país de sus problemas, etc."

Y no creo que Obama pueda cambiar radicalmente las políticas norteamericanas. No se llega a presidente de un país como Estados Unidos y se reinventa desde cero. Quien crea eso está equivocado o al menos, abrumado por los medios y sus exageraciones cotidianas.

9 comments:

Yixus said...

Yo pienso casi igual, por eso no seguí la elección. Creo que con Obama sera "pretty much the same shit"

Gonzalo said...

Mi querido Morsa, por primera vez no estoy de acuerdo contigo.

Recordemos que Bush hizo cambios radicales que nadie jamas se habia imaginado y estos cambios fueron malos pero por sus pistolas o lo que sea los hizo asi es que por que no darle la oportunidad a alguien quien promete cosas buenas y tambien a alguien a quien necesitamos para poder cambiar la economia de US etc. Por que no emocionarnos, por que no tener esperanza si se nos ha prometido?

NO estoy feliz por que el es negro eso me va y me viene pero si me emociona su pasion por el cambio.

Saludos

Morsa said...

Gonzalo,

Pues ojalá me equivoque. En mi opinión no hay nadie que pueda revertir así nomás una inercia de gobierno que tiene 8 años. A ver, ¿va a sacar Obama al ejército de EEUU de Irak? ¿Qué es lo que se espera? ¿en qué se deposita la esperanza? ¿crees que con Obama la economía gringa va a ser más benévola con todo el planeta? Yo no me puedo emocionar con meras esperanzas de algo que no se puede cambiar así porque sí. Hay muchos intereses creados en el poder. No es tan fácil como pretender hacer cambios por mejores intenciones que tengas. Yo creo que los Estados Unidos no van a cambiar radicalmente, es más, dudo que cambien mucho en sus formas y maneras.

saludos
Manuel

m said...

Hola Manuel,

Creo que quien no conoce a Obama y no siguió su trayectoria durante la campaña le es fácil ser cínico al respecto.

Incluso Chomsky habla de los beneficios de una presidencia de Obama (esto lo dijo antes de la elección).

Una muy buena introducción al candidato de hace unos seis meses es la presentación de Larry Lessig:

http://www.lessig.org/blog/2008/02/20_minutes_or_so_on_why_i_am_4.html

Otra es la de Tim O'Reilly:

http://radar.oreilly.com/2008/10/why-i-support-barack-obama.html

Y finalmente es importante destacar que Bush y sus políticas neoliberales practicamente destruyeron la economía. Cualquier enfoque Keynesiano (que ha sido una parte fundamental de la campaña de Obama) será bien recibida.

Miguel.

Morsa said...

Miguel,

Gracias por los enlaces. Independientemente de que Bush fue nefasto, creo que Obama tampoco tiene un gran margen de maniobra. Y eso es precisamente a lo que me refiero. Creo que son exageraciones de los medios sobre la -ahora- esperanza que significa Obama.

Desde luego que considerando a Bush, Obama suena como el salvador, pero desde mi perspectiva, no creo que vaya a existir un cambio radical en las políticas norteamericanas.

saludos
Manuel

Gonzalo said...

"gran margen de maniobra" tal vez esa frase puede ser muy debatible, para mi el convencer a Iowa o Ohio y haberse ganado 2/3 partes de los votos electorales a pesar de no ser rico y mostrar sus rasgos africanos...me parece como que si tiene mucho "margen de maniobra". Pero tal vez tengas razon, sigamos esta conversacion en 3 meses mas adelante ;) que al final y al cabo estamos en este momento con posibilidades abiertas.

Saludos

Morsa said...

Gonzalo,

Yo pienso en que los gobiernos, los que sean, no pueden cambiar radicalmente sus posturas. Tienen una inercia, por llamarle de alguna manera. Hay intereses creados, hay un status quo que no se puede ignorar. Quizás Obama podrá -por ejemplo- sacar a las tropas gringas de Irak pronto y antes de lo estimado, por mencionar un ejemplo. No obstante, no veo un gran margen de maniobra para cambiar un esquema económico. De alguna manera tiene que seguir por el mismo camino que su antecesor. Yo no veo fácil que pueda hacer grandes cambios.

En mi opinión, los medios exageran todo: "Obama es la esperanza latina", o bien "los árabes piensan en que Obama es una esperanza real de cambio", etc. Finalmente Obama es gringo y sus raíces están en sus formas y maneras de cómo los gringos hacen sus cosas. Yo -sinceramente- no veo que puedan aplicarse grandes cambios. Y de verdad, ojalá me equivoque.

saludos
Manuel

Manuel "el ruso" García said...

Quihubo Manuel:

De acuerdo contigo. Dentro de que tal vez Obama sí saque a EU de Irak (y no por buena onda, sino porque les han pegado fuerte y porque están quebrados y no queden costearse tantas guerras), no veo tampoco mucho margen de maniobra. Después de todo, es senador, es del estáblishment.

Comparado con Bush y con McCain es lo menos malo, pero, ¿qué se espera de Obama? ¿Que regresen los tiempos a la Clinton, dizque sin guerras y una economía pujante?

Pues Clinton utilizó la violencia de manera casi cotidiana: sus aviones bombardeaban Irak diario, por los famosos límites geográficos que impusieron Washington y Londres dentro del mismo Irak para que por ahí no volaran aviones iraquíes. Recordemos la respuesta de la predecesora de la Rice, Madeleine Albright, cuando le dijeron que más de un millón de niños iraquíes había muerto a causa del bloqueo economico impuesto a Irak: "es un precio aceptable". Esa fue la respuesta de una señora que, ojo, colecciona piedras preciosas (creo que son diamantes. No es broma)

Y lo de la economía... pues bueno: les reventaron las burbujas a los gringos. Ya desde thace años reventó la burbuja dot.com, luego la del dólar y a Bush le tocó la de los bienes raíces. A Clinton, que dentro de todo no era ni de lejos tan inepto como Bush, le tocó el beneficio de estas burbujitas. Los gringos vivían por encima de sus posiblidades. Son el país más endeudado del mundo, simplemente. No podían vivir consumiendo todo lo que consumían sin producir nada a cambio. Esas burbujas no son eternas.

Y no se ve qué pueda hacer Obama para evitar que la burbuja se siga desinflando.

¿Qué más se esperaría de Obama? ¿Paz? Tendría que retirarse de Irak, de Afganistán, dejar de amenazar a Irán, dejar de armar a Israel y a Georgia, de apoyar la entrada de este último país y de Ucrania a la OTAN, frenar y de hecho desmantelar el famoso escudo antimisiles que despliegan en Polonia y Chequia, etcétera etcétera. Y todo eso significa cortar programas y proyectos multimillonarios al complejo militar-industrial, que es el más poderoso y tétrico de Gringolandia.

Pero bueno, démosle el beneficio de la duda. A ver qué pasa; a ver hasta dónde llega.

Morsa said...

Hola, Ruso,

Yo creo que el problema no es lo que puede hacer o no Obama, sino que los medios, tanto escritos como electrónicos, exageran las noticias porque eso vende. Ya vi que ahora incluso le piden que se convierta al Islam, y todo porque pareciese que éste sí es el bueno...

Como bien dices, siendo del establishment dudo que Obama pueda cambiar gran cosa. La culpa no es finalmente de él, sino de todos los medios que exageran todo.

Esto me recordó a Arturo Xiconténcatl, que escribe de ajedrez en el Excélsior. Como periodista que sabe su oficio, si aparece un hecho como la brillante primera partida que le ganó con negras en el mundial, Anand a Kamsky, entonces quiere hacer una nota luciéndose, poniéndo todo su conocimiento para hacer analogías, para probar que Anand es un guerrero sin miedo, etc, etc, cuando en el fondo es solamente una partida de ajedrez. Pero en la nota está lo trágico, lo maravilloso, lo terrible, lo fascinante. Es parte de la chamba de ser periodista, pero es claro que ya se ha llegado a un nivel de exageración (en general), bastante lamentable

saludos
Manuel