Tuesday, January 06, 2009

Accidente de corredor

Tres veces por semana salgo a correr por donde vivo. Me he hecho un circuito de unos 5 kms que me lleva alrededor de 30 minutos recorrerlo. Como dicho trayecto tiene subidas y bajadas, pues el esfuerzo es mayor y realmente termino cansado, aunque es ese cansancio del ejercicio, que es diferente al que llamaría cansancio normal, el cual todos hemos experimentado más de una vez.

Pues bien, salí a eso de las 5: 30 de la tarde y todo iba bien. Escuchaba el iPod que además, lleva la medición de mi desempeño en el circuito que corro cuando de pronto me tropiezo con un resto de poste de metal que estaba en la acera y en menos de un segundo estaba en el piso. Me raspé las rodillas, un poco las manos y además, el pavimento me pegó en la mejilla y antes en el hombro izquierdo. Es increíble. En menos de lo que pestañea uno ya mi situación era otra. En el piso, con dolor en diferentes partes del cuerpo y sin ánimos para levantarme en ese momento.

Mientras decidía el momento para levantarme y hacer el recuento de los daños apareció una chava que me preguntó si estaba bien. Dije que sí, de forma poco convincente. Me incorporé y acto seguido me dijo que me vio caer, que me veía cuando salía a correr y que me envidiaba, porque ella era corredora. Ya más repuesto le dije que lo peor de tropezarse y caer es que uno pierde la galanura. Se sonrió y me dijo que se cruzaba la calle, pues llegaba a su trabajo. Le agradecí la preocupación y llegué a casa. Me bañé y noté entonces un buen golpe en el hombro. Sentía una especia de pelota que me presionaba la parte del hombro, por encima de éste.

Así, decidí ir a urgencias a que me revisaran. Me sacaron dos placas de rayos X, me dieron una medicina interlingual (un analgésico, ¡a 120 pesos cada pastilla!) y me recetaron al final dos medicinas, una para el dolor y otra como relajante muscular. Por suerte no me rompí nada y en el fondo esto es lo que importa. Todo el chiste costó como 2800 pesos (incluyendo las medicinas que tuve que comprar), pero la salud no tiene precio ¿o si?

6 comments:

blume said...

Pues qué bueno que todos tus huesos están sanos Manuelito :) ...

Y mira, que resultó que hasta te enteraste de tu admiradora silenciosa!! ;D


Besos y apapachos!!!!

Cyberprimo said...

Valgame menos mal no fue nada grave y hasta supo sacar una parte de humor ironico del caso, la parte donde le contesta "Lo peor de tropezarse y caer es que uno pierde la galanura" se me hace una joyita la frase XD lo admiro.

Y si estuvo algo elevado los 2800 de la curacion, me supongo fueron por las radiografias pero la salud de uno lo vale que no.

Saludos Morsa y que te repongas.

Sumika said...

Hola Manuel, espero que hoy te encuentres mucho mejor y mira que trajo lo bueno de haber platicado con esta chick!!

Saludos y aprovecho para agradecerte la consulta cibernética de ayer. Hoy sí funciona mi máquina en el comerdor (?!).

Gabriel said...

MB:

Me solidarizo con los lectores de tu tan afamado blog, que bueno que no pasó de unos cuantos moretones y la pérdida momentánea de la galanura.

Me pasó algo similar hace como 20 años cuando entrenaba atletismo, el entrenador nos hacía correr sobre un camellón con pasto para fortalecer las piernas, corría, como siempre, con gran galanura imaginándome que corría en el maratón de NY o ya de perdida que éra émulo de Lasse Viren, "El Finlandés volador" o como Rocky, en "Rocky I" con el fondo musical de "Gonna fly now" y de pronto estaban unas muchachas esperando el camión en una esquina, de muy buen ver por cierto, tres para ser exacto, y ya sabes después de 10 Km aunque ya las "vayas entregando", unas "Chicks" hacen que de pronto recuperes galanura y hagas uso del "Seguno Aire", así que me repuse, saqué el pecho, metí la panza y con mi mejor sonrisa les eché una mirada coquetona... pero por ir viendo a las risueñas chamacas, no me dí cuenta de que el pasto, que estaba demasiado crecido, ocultaba en sus entrañas un hoyo... metí la pata al hoyo y suelo! caí estrepitosamente cuan largo soy, las risas de las muchachas aún resuenan en el fondo de mi ego... recuerdo que me levanté de un brinco y con mi mejor estúpida sonrisa les dije: "Es parte del entrenamiento" y seguí corriendo como si no me doliera nada.

Sí en esas caídas el que más se lastima es el ego... :)

No dejes ir viva a esa Chick, ya sabes que te admira y la tienes a unas cuantas casas de la tuya, ya la llevas de gane ;) No esperes a caerte de nuevo en frente de ella para volver a hablarle... acción muchaco, acción!!!

Saludos y espero te mejores de los golpes. Ya sabes, primero hielo recién el golpe y luego compresas calientes en la zona afectada.

Bowman

mancha said...

¿En qué trabaja la chava como para que entre después de las 17.30?

Suerte con el golpe, menos mal que no te rompiste un cuerno.

Saludos.

Pau said...

Buen año amigo Manuel, y espero que no haya sido nada, la caida y pronto vuelvas a poder correr y seguir practicando ajedrez y todas tus actividades. saludos