Tuesday, May 19, 2009

De la simpleza a la obsesión

Aquí mi hermana Marga tiene un iPhone, el teléfono que fuese en México -cuando salió- ese oscuro objeto del deseo. No había tenido la oportunidad de ver qué tanto podía hacer el iPhone pero ahora que tuve oportunidad de un "hands on approach", hallé que es un juguete por demás interesante. Pienso que quizás lo menos valioso del iPhone es la parte de telefonía. En donde realmente parece notable es en lo que se refiere a las aplicaciones, particularmente los juegos.

Así, Marga me mostró uno de los juegos más simples pero que tienden a ser obsesivos. Se trata de Flight Controller, el cual muestra en la pantalla del iPhone tres pistas de aterrizaje, para aviones, helicópteros y avionetas. En el juego van apareciendo aviones (incluso jumbos, que son más rápidos que los aviones convencionales, al menos en el juego), y hay que poner el dedo sobre cada avión y trazar la trayectoria que los llevará a su respectiva pista para aterrizar. El objetivo del juego es precisamente evitar que choquen las aeronaves entre ellas.

Desde luego en la medida de que el juego avanza aparece cada vez con más frecuencia los aviones y los choques parecen inminentes. El juego suena absurdamente simple pero es fascinante y tiende a ser obsesivo. Ayer estuve jugando quizás una hora y media y mi mejor registro fueron 33 naves que llegaron a puerto seguro. Aún no entiendo cómo el récord de Marga es de 101 naves aterrizadas. ¡Parece realmente imposible!


Podría decir que Lla realidad es que la pantalla multitáctil resulta mucho más enriquecedora como experiencia con un dispositivo de esta naturaleza. En mi opinión se demuestra una vez más que no se necesita un juego extraordinariamente complejo, con miles de opciones o posibilidades. Flight Controller es laq demostración que un juego simple puede provocar una adicción ilimitada y la verdad me pregunto por qué pasa esto.


Quien tenga un iPhone tiene que tener esta aplicación, no me cabe duda.

5 comments:

yo said...

iphone+chafa=chaifon

Morsa said...

yo,

yo tenía la ides de que el iphone era más una cuestión de moda o de status pero he estado jugando con este teléfono y está muy bueno, lejano pues de ser chafa.

Y que conste, no me pienso comprar uno. Nomás indico que en mi opinión sí vale la pena.

saludos

Ernesto said...

Ahh!, esas discusiones de SPIN sobre "si los fotones de un lector de CD desgastan tu disco de música"

Morsa, ¡Cómprate un iPod Touch! ¡Tu te lo mereces! Es más, te mereces una Mac también.

Ya verás lo bonito que es programar en Xcode.

Saludos!
eblum (netudo)

SACbert said...

Yo bajé este juego que comentas, está bueno, entretenido (con un toque de adictivo), y eso que no usa el "acelerómetro", mi mejor "score" es de 48... creo tu hermana si está gruexa con más de 100 aviones aterrizados...

Saludos!

Ernesto said...

Por cierto, el juego se llama Flight Control. =)