Sunday, February 19, 2012

El cerebro, las computadoras y su organización


La semana pasada fui a ver una película de las denominadas "de permanencia voluntaria", casi. Se trata de "Votos de amor", y la anécdota trata de un matrimonio joven que sufre un accidente y la mujer sale disparada contra el parabrisas. Finalmente ambos se recuperan pero ella ha perdido la memoria. No recuerda a su marido ni su vida con él. Pareciera que sus recuerdos hubiesen terminado antes de decidir irse a vivir sola. La trama es la lucha de su esposo por reconquistarla. En el filme se aclara que la película está basada en hechos reales y al final de la misma dicen que la mujer en cuestión (la de la historia, pues), jamás recuperó la memoria aunque tuvo dos hijos con precisamente su marido.

Fuera de si la historia es real o no, llama la atención este asunto de la memoria. ¿Cómo estará organizada dentro del cerebro? ¿En dónde residen los recuerdos? ¿Qué dispara que un recuerdo aparezca y qué lo inhibe? Sin duda estamos ante una "caja negra", que es el cerebro, el cual nos da información a cuentagotas. Lo interesante es que el hombre estudia al hombre en su ser más íntimo, en donde residen sus pensamientos. Eso de entrada debe ser fascinante.

Pero el punto que me puso a dudar es si es posible que alguien olvide los recuerdos de una etapa de su vida. ¿No habría algunos hechos que pudiesen desencadenar que dichos recuerdos regresaran? ¿O es que la mujer de la película se golpeó en una parte de su cerebro que simplemente destruyó esa zona del mismo, dejando impecables sus recuerdos de estudiante universitaria? En la película el marido le pone una serie de estímulos: fotos de ellos, videos, lugares a los que fueron, etc., pero nada parece hacerle recordar a la protagonista.

Y quizás eso pueda pasar, porque la mente es un misterio, pero hay una serie de datos que son los que me hacen dudar. Por ejemplo, se sabe que en experimentos con ratas,a  las cuales se les han enseñado ciertos trucos, cuando éstas se les quita una parte del cerebro, pueden sin embargo, seguir haciendo los trucos que aprendieron. Esto pareciese mostrar que la memoria no se encuentra en un área específica del cerebro, sino que de alguna manera parece estar repartida por toda la masa encefálica o al menos, en algunas partes de la misma. Por ejemplo, en experimentos con un tomógrafo y la GM Zsuzsa Polgar, se halló que el cerebro de la gran maestra era estimulado en la parte del habla cuando veía imágenes de partidas de ajedrez, diagramas de posiciones, etc. Como si el cerebro hubiese decidido que el ajedrez podía asociarse al lenguaje (y tal vez lo es. Larsen decía: "el ajedrez es un lenguaje marcado por la agresión"). No sé si estos estudios mostrasen qué otras áreas del cerebro de la ajedrecista están involucrados en la actividad del juego ciencia.

Pero esto me lleva a un asunto que es más simple pero no menos ingenioso. La mayoría de la gente habla de que en sus computadoras tiene dos gigabytes de memoria, por ejemplo, o cuatro, o más incluso. Todos imaginamos la memoria de una computadora como una serie de espacios asignados a un identificador, como si fuese un arreglo de 2 gigalugares en donde se pueden poner números.


Lo curioso es que no es estrictamente cierto. De hecho, en los cursos de electrónica muchas veces se habla de chips que tienen 8K x 1 bit, es decir, tienen 8 mil lugares de un solo bit. Así, si queremos formar bytes, y tener una memoria de 8K bytes, lo que necesitamos es comprar 8 chips de 8K x 1 y ponerlos en paralelo. Es decir, cada byte esta repartido en 8 chips diferentes. En ese sentido da la impresión que sigue un poco la manera en como el cerebro parece organizar la memoria, la cual no parece tener un "lugar de residencia", pues. Lo mismo hacemos cuando usamos una computadora moderna. Desde luego que la abstracción que todos entendemos es que hay una serie de casilleros para poner números, que son la memoria, y que pueden accederse apuntando a la dirección numérica en la que se encuentran. Sin embargo, el hardware se encarga, por así decirlo, de "juntar" los 8 bits para formar el byte que requerimos. De alguna manera estamos en un mundo invisible.

6 comments:

Alejandro Sierra said...

Sobre la memoria humana al menos sabemos dos cosas: hay memoria de corto y largo plazo y es la de largo plazo la que resiste más ante accidentes y enfermedades. Un recuerdo puede tardar 3 años antes de pasar a ser de largo plazo. Si esta chava se casó con su marido hace menos de ese tiempo, es verosímil que no lo recuerde y sí conserve recuerdos anteriores. La mayoría de las películas comerciales tratan torpemente el tema de la amnesia. Memento es una de las menos peores.

En cuanto a tu comparación con la memoria digital, no se parecen en nada. El cerebro humano es una red neuronal, un recuerdo no está en un casillero fijo sino que se construye por distintas conexiones. Pasa a memoria de largo plazo cuando tiene muchas asociaciones, por eso puede resistir mejor un accidente. En cambio sin suficientes asociaciones, simplemente se olvida.

Morsa said...

Alejandro,

es claro que las memorias digitales son en términos reales simplonas frente a cualquier estructura del cerebro, pero creo que la comparación tiene algunas lejanas similitudes.

saludos
Manuel

Ren said...

Memoria digital abarca una tecnoligia variada, por el momento un computador casero pues no tiene comparacion con una infraestructura como la de una gran empresa, a lo quiero llegar es que se han ideado algoritmos para definir preferencias de las personas, de acuerdo a pais y otros criterios que desconozco(por que como siempre quieren reservarse sus ideas, derechos de autor, etc), estas preferencias son almacenadas y por digamoslo asi etiquetadas, ya con eso se obtiene un registro, con eso es suficiente para mandarlo al disco duro o borrarlo de la ram, dependiendo de los criterios de las empresas... Sabes cuanto tiempo pueden estar almacenados los datos en disco duro?... Para terminar de seguro no me explique pero las redes sociales son muy similares a los cerebros, al igual que los buscadores u otras tecnologias que necesitan de miles de computadoras conectadas para que ellas se sientan vivas o funcionales o productivas que es lo mas seguro, pues la conclusion es que cada vez la tecnologia de redes y de computadoras se parece cada vez mas a un cerebro, claro con sus recpectivas limitantes al igual que la medicina y/o neurociencia.

mefmar said...

¡Hola!

Soy una estudiante de la licenciatura en química en la UNAM, sigo tu blog anónimamente desde hace algún tiempo habiéndolo encontrado por pura casualidad.

Acerca del asunto que tratas en este post, te recomiendo un libro que se titula "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero" del doctor Oliver Sacks. El libro versa sobre algunos casos clínicos extraños que tienen su origen en problemas neurológicos, unos, que aún hoy en día son inexplicables por la ciencia.

Saludos.

María del Mar

Morsa said...

Gracias, María, lo tomo en cuenta.

saludos
Manuel

Salvador said...

A diferencia del cerebro humano, las computadoras separan las funciones de memoria de aquellas de cálculo computacional y utilizan el software o programas para unirlas dato por dato.
El cuello de botella causado por un procesador usando datos uno a uno está saturando el cómputo tradicional.

Por otro lado, el cerebro recibe y procesa corrientes de información que provienen de los sentidos, unificando la memoria y la unidad de procesamiento.