Monday, February 20, 2012

Del homenaje a Chespirito


Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, es un comediante que por unos 40 años ha divertido a muchas generaciones. Icono en Televisa con sus programas como "El Chaplín Colorado" y "El Chavo", el comediante ha hecho quizás un humorismo blanco, muy diferente a lo que la televisión mexicana nos tiene acostumbrados, en donde siempre lo "gracioso" parece ser el albur. En el caso de Chespirito, su humorismo no tenía doble sentido y además, en su momento entretuvo por muchas horas a los televidentes. Desde luego todo pasa de moda y quizás uno se vuelve viejo o peor aún, ya no nos hace la mínima gracia. Sin embargo en su momento Chespirito hizo su labor como comediante y además, fue lo suficientemente bueno para que se vendieran sus programas en toda América Latina.

Ahora Televisa ha planteado hacerle un homenaje y entre las actividades planeadas es la de una megacoreografía de una canción que se cantaba a veces en su programa, que asumo se llama "Qué bonita vecindad", que la verdad, ni fu ni fa. Es totalmente prescindible. Como sea es solamente un pretexto para poner a la gente a bailar en las plazas públicas disfrazados en muchos casos del Chavo, la Chilindrina, Quico, Don Ramón, Doña Florinda, la Bruja del 71, Noño, el profesor Jirafales, el Dr. Chapatín, el Chapulín Colorado, el Botijas, los caquitos, el Sr. Barriga, etc.

Y me parece bien que le hagan un homenaje en vida al comediante. A mí Chespirito me cae bien, pero fuera de mis preferencias, es claro que por muchos años apareció en la pantalla chica y fue muy visto. Hizo un humorismo que ya no se ve, menos tonto que el de Capulina, por ejemplo (al cual llamaban el campeón del humorismo blanco), aunque tampoco me parece el más hilarante. Sin embargo cuando era niño lo disfruté. Toda la vida en la televisión pues por qué no, merece un buen aplauso.

El problema es que además del homenaje, quieren hacerle no una, sino tres estatuas, las cuales se pondrían en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Ahora sí que ya esto no me gustó. Entiendo que ser popular da ciertos privilegios pero la verdad, ¿hacerle no una, sino tres estatuas, no parece un exceso? Vaya, una sola estatua me parece que tampoco va. Habla de la falta de héroes y de personas que de verdad hayan sido útiles a la nación y que por ende, se les haga un monumento "a su imagen y semejanza", por decirlo coloquialmente. Y ya hablé en otro artículo dentro de este mismo blog sobre la razón de ser de las estatuas y creo que de verdad que, por mejor que me caiga Chespirito, hacerle una estatua está fuera de lugar y es un exceso.

Desafortunadamente los patrones de comportamiento parecen ponerlos los medios de comunicación. Para ellos sólo existen los personajes que están en su mundillo. Así, no esperen ver jamás una estatua del mejor ajedrecista mexicano de todos los tiempos, el Gran Maestro Carlos Torre, el cual no fue campeón del mundo tal vez por la enfermedad que lo retiró muy joven del tablero. O bien, el ya desaparecido Dr. Marcos Moshinsky, de la UNAM, que aparte de haber sido uno de los grandes físicos en México, guió a miles de estudiantes de física en temas tan complejos como la mecánica cuántica. Tampoco esperen que se le haga un homenaje al también desaparecido Dr. Jaime Litvak, arqueólogo cuya segunda casa era la UNAM y que siempre vivió para servirla. O al Doctor don Henrique González Casanova, o a cualquier académico con toda una vida en la Universidad Nacional, nuestra universidad.

Es pues más probable que le hagan una estatua a Hugo Sánchez, o al ahora famoso Chicharito, o al Toro Valenzuela, que seguramente le dan "brillo" al país. Estas acciones -todas orientadas por las televisoras, el quinto poder- sólo hablan de que todos los valores están distorsionados. Y esto me parece por decir poco, lamentable.

6 comments:

Jonacito said...

No se, pero en palabras de Rafael Inclán en la película (El Heroe Desconocido) "Mi Heroe es una mina"

Ernest said...

Hola,

que recuerdos! hace unos años retransmitían las aventuras de "el chavo del ocho" aquí en España. Así que por estas tierras también se le conoce :-)

Sobre reconocimientos, en mi pueblo eligieron a un futbolista (estudiante pésimo y terror de los profesores) para hacer la inaguración de la escuela. Ironías de la educación.

D.I. Felipe González said...

Uno de los momentos más humillantes que he vivido en el extranjero fue cuando, comiendo cochinillo en Toledo, unos argentinos se refirieron de México como el país del "Chavo". A mi me parece triste, por decir lo menos, que los programas de Chespirito se sigan viendo como un ejemplo a seguir. Hace 40 años fueron innovadores, pero con un rasero moderno me parece aborrecible que se celebre a una serie donde se tolera y alienta la violencia infantil y la falta de respeto a las personas mayores y figuras de autoridad.
A lo mejor, nos estamos haciendo viejos.

Morsa said...

Felipe,

creo que finalmente las cosas tienden a quedar obsoletas. Chaplin pudo haber sido genial, pero creéme que a mucha gente no le parecerá hilarante como lo fue en su mejor momento. Las películas de los Marx probablemente no nos hacen la misma gracia que cuando conocimos de estos personajes.

Guardando proporciones y distancias, creo que Chespirito tuvo su momento pero ya pasó y además, lo que hizo ya no convence a lasa nuevas generaciones.

Finalmente la realidad es que nos estamos poniendo viejos. El único consuelo es que nos pasa a todos. No hay excepciones.

saludos
Manuel

roquebaye said...

Hola Manuel, si no me equivoco al mal llamado "Rey del humorismo blanco" mas bien ñoño pero al fin y al cabo nos entretuvieron (no tuvimos muchos entonces de donde mas escoger) se lo debe precisamente a Chespirito que era su guionista.

El personaje no daba para otra cosa por eso cuando Chespirito decidió escribir y actuar sus propios guiones los hizo de acuerdo a su carácter de ofrecer un humos medianamente inteligente en esos entonces porque la mayoría eran muy tontos.

Y no es que la gente sea tonta, creo que hay momentos en la vida para todo y ese fue su momento para Chespirito y las pruebas es que "sin querer queriendo" influyo en el ánimo de mucha gente, para bien o para mal.

Supongo que hay de humor a humor, pero si algo que creo haber entendido es que el humor se crea con el absurdo, si vives en el absurdo otras cosas te harán reír pero si tiene un poco mas de conocimiento que no necesariamente inteligencia claro que resultan carcajadas de una situación absurda.

Así como lo dices que algo que nos pareció gracioso en su momento después ya no lo es tanto, para mí es un poco triste porque al volver a ver una situación que en su momento me desternilló de risa, y recordando vívidamente ese instante ya no lo siento con la misma intensidad de entonces y algunas veces ya no me causa gracia y en el peor de los casos me parece vago y eso es lo que lamento.

Por ponerte un ejemplo de lo anterior en un episodio de los TinyToons sale "Daffy" como bebé y su mamá que viene siendo una humana y no se le ve la cara lo esta enseñando como usar el sanitario y le dice "...el agua se va por el agujero" y mas tarde como ocurre con muchos niños curiosos se pone a echar varios objetos al sanitario diciendo por cada cosa que echa al sanitario y le jala la palanca "... se va por el agujero" pero lo que me atacó de risa además de lo reiterado es que dijo "el patito se va por el agujero" no te imaginas, casi me sofocaba. Algo tiene ese famoso pato que inconscientemente nos causa un cierto grado de gracia.

Mas adelante me dí cuenta que (y ahora con mas frecuencia) que es un ingrediente no falta en muchas películas aunque no sean cómicas. Así como el famoso pastelazo que quiera uno o no sigue causando gracia.

Saludos y gracias por haberte encontrado de nuevo después de muchos años de haberte conocido en PC Semanal y creo que también en Personal Computing.

Alexander Strauffon said...

Comparto opinion:

http://alexanderstrauffon.blogspot.com/2012/03/que-hueva-ya-con-chespirito-en-serio.html