Tuesday, June 02, 2009

El insistente fraude nigeriano

Hoy recibí un correo más indicándome que mi dirección de correo electrónica se había hecho acreedora a 850,000 dólares, ahora de un fondo de las Naciones Unidas. El mensaje, en inglés, viene más adelante con una forma para llenar (teniendo que usar un código que me han dado y que tengo que escribir en uno de los campos de dicha forma para validar mi premio). Me piden mis datos personales, mi dirección, mis teléfonos, etc. De ahí, tengo que mandar esto, a través del propio correo electrónico y esperar instrucciones para saber dónde me van a depositar mi casi millón de dólares. Cabe señalar que el mensaje proviene desde Nigeria.

Por supuesto que cuando uno escribe esto es evidente que se trata de un fraude. He aquí lo que dice la Wikipedia del asunto:

La estafa nigeriana, timo nigeriano o timo 419, es un fraude. Se lleva a cabo principalmente por correo electrónico no solicitado. Adquiere su nombre del número de artículo del código penal de Nigeria que viola, ya que buena parte de estas estafas provienen de ese país.

Esta estafa consiste en ilusionar a la víctima con una gran fortuna, que en realidad es inexistente, para luego persuadirla a que pague una suma de dinero por adelantado como condición para acceder a la supuesta fortuna. Es decir, se le promete a la víctima el todo o parte de una inexistente cantidad millonaria de dinero, para luego persuadirla - mediante excusas inventadas - a adelantar cierta cantidad de dinero propio al estafador.


Existen numerosas variantes de la estafa. Las más comunes son una herencia vacante que la víctima adquirirá, una cuenta bancaria abandonada, una lotería que la víctima ha ganado, un contrato de obra pública o simplemente una gran fortuna que alguien desea donar generosamente antes de morir. Algunos sostienen que la excusa de la lotería es la más común de todas.
Por ejemplo, la víctima podría recibir un mensaje del tipo "Soy una persona muy rica que reside en Nigeria y necesito trasladar una suma importante al extranjero con discreción. ¿Sería posible utilizar su cuenta bancaria?" Las sumas normalmente suelen estar cerca de decenas de millones de dólares. A la víctima se le promete un determinado porcentaje, como el 10 o el 20 por ciento.

El trato propuesto se suele presentar como un delito de guante blanco inocuo con el fin de disuadir a las víctimas - los supuestos inversionistas- de llamar a las autoridades. Los timadores le enviarán algunos documentos con sellos y firmas con aspecto oficial a quien acepte la oferta. Estos documentos normalmente son archivos gráficos adjuntados a mensajes de correo electrónico.
A medida que prosiga el intercambio, se le pide a la víctima que envíe dinero o viaje al exterior para entregarlo personalmente, para hacer frente a supuestos honorarios, gastos, sobornos, impuestos o comisiones. Se va creando una sucesión de excusas de todo tipo, pero siempre se mantiene viva la promesa del traspaso de una cantidad millonaria. A menudo se ejerce presión psicológica, por ejemplo alegando que la parte nigeriana, para poder pagar algunos gastos y sobornos, tendría que vender todas sus pertenencias y pedir un préstamo. A veces, se invita a la víctima a viajar a determinados países africanos, entre ellos Nigeria y Sudáfrica. Esto es especialmente peligroso, porque en ocasiones el supuesto inversor puede acabar secuestrado o incluso secuestrado por el timador.

En cualquier caso, la transferencia nunca llega, pues las millonarias sumas de dinero jamás han existido.
Últimamente, gran cantidad de estafadores provenientes del África Occidental se han establecido en diversas ciudades europeas, especialmente Ámsterdam, Londres y Madrid, entre otras, como también en Dubai. A menudo se dice le persuade a las víctimas a viajar allí para cobrar sus millones, para lo cual deben primero pagar una elevada suma, que parece sin embargo insignificante si se la compara con la fortuna que los incautos esperan recibir. Las operaciones están organizadas con gran profesionalidad en países como Nigeria, Sierra Leona, Costa de Marfil, Ghana, Togo, Benín y Sudáfrica. Cuentan con oficinas, números de fax, teléfonos celulares y a veces con sitios fraudulentos en internet.

Cabe señalar que cuando uno lee un correo que pretende hacernos creer que hemos ganado una gran cantidad de dinero (generalmente millones de dólares), nos puede parecer obviamente falso pero es claro que la ambición hace que la gente pierda el juicio. Un amigo un día me decía: ¿Y qué tal que es cierto? ¿qué puedes perder? Es claro que nadie le va a regalar a uno esa cantidad de dinero porque salió mi dirección de correo electrónico en una lotería X, por ejemplo. Uno podría preguntarse quién podrá creer que un fulano que ni me conoce me manda un correo diciéndome que está a punto de morir y que quiere donar sus millones a mi persona. Pues a asombrarse: mucha gente cree que esto puede ser cierto y en esto se basa el fraude, en la ingenuidad de las personas, en su ambición, o en una combinación de ambas cosas que no le permite ver con claridad que esto no puede ser otra cosa más que fraudulenta.

La regla de oro en estos casos parece simple de seguir: desconfíe de alguien que le ofrece un trato rápido para obtener una ventaja en cualquier aspecto de la vida. El elemento fundamental del fraude se basa en ofrecer un negocio rápido, usualmente ilegal, que le exige al participante confidencialidad. Si ese elemento existe considere seriamente que es un fraude.

6 comments:

Kishiria said...

lo peor es que hay gente que cae en eso

Maria said...

Veo lo que escribe Kishiria y no lo puedo creer. Como puede haber gente que cae en eso? Que creen que es cierto? No entiendo como alguien puede creerlo.

Morsa said...

Si vieras que la ingenuidad y las ganas de ganar dinero sin trabajar, la avaricia, la ambición, nublan el pensamiento, no te sorprendería tanto, Lolina. De hecho, es bastante cercano a la realidad que "nace un tonto cada segundo".

saludos
Manuel

isolani said...

Un amigo mio recibió una oferta así por correo electrónico y me costó convencerle que era estafa.

Marion Cobretti said...

Si algo hay que admirar en estos estafadores, es su perseverancia. Lo más curioso es que los correos que nos envían, muchas veces vienen con nuestros nombre y apellidos. Siempreo he querido saber cómo logran saber eso. Una de mis hipótesis es que lo hacen gracias a las cadenas del mail. Mucha gente no tiene el cuidado de borrar las direcciones que se han acumulado, a mi me enfada eso, por eso mismo redacté un Paliativo contra cadenas del "mail".



Saludos y buen día.

Akheron said...

Ja, cada dia son mas ingeniosos los asaltos, esta cabulisima. La verdad es que tiene algo de razon @kishira. 8-D .