Friday, June 19, 2009

Para que México sea un país que sirve


Aquí se ha comentado reiteradamente el hecho de que este país no sirve. Y no sirve porque las deficiencias que presenta en prácticamente todo campo resultan en general alarmantes. Más de una vez he pensado si no estaba exagerando, pero he aquí que el otro día escuché una entrevista con el Dr. René Druker Colín, el cual ha pedido la renuncia del director del Conacyt porque -de acuerdo a las palabras del investigador de la UNAM- ante el presupuesto que el gobierno otorgó a la ciencia en México, el señor director, Mtro. Juan Carlos Romero Hicks, le pareció suficiente y justo y por ende no ha movido un dedo para pedir más dinero para el desarrollo de las actividades científicas en México.En la entrevista referida Druker hizo el siguiente comentario: "en México, anualmente, se proponen unas 500 patentes". Recalco que ése es el total de patentes por año en nuestro país. De esas 500 patentes solamente unas 150 alcanzan a cubrir los requisitos. Las demás se desechan porque ya alguien antes obtuvo la patente, porque son invíables o por muchas otras causas. En cambio, en el Japón se producen unas 38500 patentes. Y el Dr. Druker enfatizó "esto es para que se vea la diferencia abismal entre lo que en México se hace contra lo que se hace en otros países".

¿Por qué pasa esto? le inquirieron los locutores de la emisión radial. Druker comentó que lo que ocurre es que este país no tiene rumbo. No hay un plan a mediano o largo plazo. Todo se hace mal, improvisado y por ello estamos como estamos. En todos los rubros que uno considere, verá que México está en general en los últimos lugares y esto no es mala suerte, es consecuencia de cero planeación, de cero rumbo para llevar al país a una situación en donde se pueda avanzar.

Por ello, indicó el investigador, votar por los candidatos del partido A, B, C, D, etc., da igual, así como la selección de los mismos se hizo sin criterio alguno de planeamiento, hacia dónde se quiere ir, qué se debe hacer en este país, etc. Por eso da lo mismo votar por uno u otro candidato. Eso no arreglará nada.

Lo que se necesita, de acuerdo a Druker, y coincido con él, es que el país otorgue recursos suficientes (menos del 1% del PIB para ciencia es prácticamente una grosería). De hecho, hay países, los industrializados, que otorgan más del 6% del PIB al desarrollo de la ciencia y tecnología. Japón, por ejemplo, decidió planear el país como un centro de avance y desarrollo y se crearon decenas de universidades. En México no hacemos nada.

Así las cosas. Sin duda revertir las nefastas tendencias en este país no se puede hacer de la noche a la mañana, pero hay que empezar a cambiar el enfoque. Hay que darle rumbo al país en salud, en educación, en ciencia y tecnología, porque en caso contrario, eso de ser país en "vías de desarrollo" nos dejará siempre en esa categoría.

1 comment:

Viviendo said...

Un país que sirva no tiene que ser desarrollado tecnológicamente. Tiene que tener un desarrollo humano, en diversos ámbitos. La tecnología ayuda ya que con ella es más fácil atacar las necesidades humanas, como el comer, el vestir y tantas otras. pero no deja de ser una ayuda . Con la tecnología moderna sin desarrollarla más, yo creo, es posible vivir en un mundo que sirva. Por otro lado, no veo que las herramientas políticas y de desarrollo del empleo en nuestro país esten funcionando. Regresando, remarco de nuevo las cosas positivas de la tecnología: La tecnología siempre tiene un camino de un sentido, hacia adelante.
Así que sí estoy de acuerdo que con un impulso a la ciencia mexicana se ayudaría al país.