Monday, May 16, 2011

El problema con el torneo de candidatos

En este mes de mayo se están jugando los encuentros de candidatos, de donde saldrá el retador al Campeón del Mundo, Viswanathan Anand. Los participantes están jugando en matches individuales a 4 partidas, con desempates a partidas semirrápidas y rápidas. Los ocho competidores son Levon Aronian, Alexander Grischuk, Vladimir Kramnik, Boris Gelfand, Gata Kamsky, Teimour Radjabov, Vesselin Topalov y Shak. Mamedyarov.

Después de esta primera ronda, continuaron su camino Alexander Grischuk, que sacó al favorito, Levon Aronian, de la justa. Vladimir Kramnik, que eliminó al azerbaiyano Radjabov, en un desempate cardiaco, en el cual, en la partida decisiva, Kramnik con necesidad de ganar en una posición de empate absoluto, ocurre que el reloj de ajedrez se reinicia faltando segundos para que termine. Los árbitros, después de media hora de discusiones y componendas, ponen un nuevo reloj pero parece que Radjabov es afectado por todo este circo externo y pierde no sólo esa importante partida rápida, sino la siguiente, y queda eliminado. Gata Kamsky elimina al excampeón mundial Topalov, aguerrido siempre, que pudo haber ganado la cuarta partida pero inexplicablemente cometió pifias extrañas, nada normales en él y terminó cediendo el empate y el ahora norteamericano Kamsky, pasó a la siguiente ronda. Mamedyarov, en cambio, perdió contra el israelí Boris Gelfand, al cual le quiso dar trato de aficionado lanzándole un ataque feroz que Gelfand pudo controlar y finalmente con ese triunfo quedó eliminado Mamedyarov.

La siguiente ronda, que acaba de terminar, enfrentó a Kramnik contra Grischuk y después de 4 largos empates, se fueron a las partidas rápidas, en donde Grischuk sorprendió de nuevo, derrotando a otro excampeón mundial. Kramnik quedó fuera. Ahora no hubo reloj descompuesto. Por su parte Kamsky y Gelfand empataron las partidas de tiempo reglamentario clásico y en el desempate rápido ambos ganaron un encuentro. Finalmente, Gelfand se impuso 2-0 a Kamsky y aseguró su sitio en la final, que se jugará a seis partidas.

Así pues, la final es Grischuk contra Gelfand, y se jugará a seis partidas con ritmo lento. El ganador enfrentará a Anand el siguiente año. Muchos esperan que Gelfand se haga con la victoria. De ser así, dos jugadores por encima de los 40 años, jugarían un match por el campeonato mundial, asunto que no es visto con frecuencia.

La realidad es que el ajedrez del encuentro de candidatos –aunque en general ha sido bueno– ha dejado mal sabor de boca por la cantidad excesiva de empates y porque se deciden los candidatos en partidas rápidas.  No me queda muy claro por qué la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), ha decidido este esquema de partidas rápidas y de que los candidatos se eliminen todos en el mes de mayo. En los años setentas se jugaban matches de candidatos a doce partidas, y después de terminar una ronda, pasaban meses hasta que se enfrentaban los ganadores de los octavos de final. Hay una extraña necesidad de hacerlo todo rápido y la consecuencia es que quizás alguno de los mejores no podrán verdaderamente ir por el título mundial. De hecho Magnus Carlsen, el segundo jugador del mundo, a dos puntos del rating del campeón mundial, decidió rechazar este esquema de torneos de candidatos porque era muy corto. Así, quizás el jugador que bien podría poner literalmente en jaque a Anand, decidió no participar y precisamente fue Grischuk el que lo sustituyó, el cual está a punto de jugar la final.

Ahora la pregunta es qué atractivo puede tener para patrocinadores y gente de dinero que jueguen Anand contra Girschuk o contra Gelfand. Se ve complicado. Ya alguna vez Shirov le ganó a Kramnik un match y obtuvo el derecho de retar a Kasparov, el cual le había vencido en varias ocasiones sin que el letón, ahora español, pudiese vencerlo nunca. Jamás se concretó ese encuentro por falta de dinero de patrocinadores. Si no hay interés mediático sobre un match, quizás no se lleve a cabo, aunque los jugadores que participaron hayan hecho lo que los reglamentos le indicaron en su momento.

El punto es que el ajedrez no termina por encontrar un mecanismo para dar oportunidad a jugadores nuevos, a las estrellas juveniles que ya destacan, así como a jugadores de gran experiencia, para que compitan en diversos torneos y que de ahí salga el verdadero retador a campeón del mundo. Con el esquema actual, Carlsen, por ejemplo, uno de los más víables candidatos a ser campeón mundial, no tendrá oportunidad quizás hasta dentro de dos o tres años. Y en ese tiempo pueden pasar muchas cosas.

Así pues, llegar a campeón del mundo es algo más que talento y trabajo duro y contínuo. Es también algo que tiene que ver con las condiciones del medio ambiente ajedrecístico que a los jugadores les toca vivir.

No comments: