Monday, October 20, 2008

Me saqué un premio


Yo nunca me saco ningún premio. Ya sean rifas, sorteos, concursos de toda índole, siempre quedo fuera de la suerte, ese extraño don que algunas personas tienen. Sé de algunos amigos y amigas que se sacan premios contínuamente. Por ejemplo, entre los periodistas de cómputo, en los eventos a los que son (somos, porque a veces funjo en esa profesión), se dan sorteos, se regalan ratones para computadora, impresoras, cables, e incluso -a veces- una que otra laptop. Todo depende de lo que realmente se esté promoviendo en ese momento. Pues en esos eventos jamás me saco nada. Había una periodista que siempre se iba con algún premio. Su suerte era tal que cuando empezaba la rifa ya todos decían que ella (creo se llamaba Judith), se llevaría algún premio de seguro.

Pues bien, ayer domingo me fui al cine en la noche porque había sido un largo día de programación. Llegué a la taquilla y ninguna película terminaba de convencerme. Así, decidí al final de cuentas ver a las 10:40 pm una llamada "El Traidor". Nada del otro mundo. Entretiene, hay cierto suspenso, en fin. La cosa es que cuando compré mi boleto me dieron un boleto extra para rascar y ver qué premio me había sacado. Había desde viajes en crucero hasta ipods, pasando por cuatrimotos, productos gratis de la dulcería, etc. Todos los boletos de esa promoción llevaban premio. Así, rasqué mi boleto y me saqué una "CINECARD" por valor de 500 pesos, es algo así como 10 idas al cine... les indiqué a los de la taquilla y se apersonó un gerente, que me felicitó. Me pidió una identificación y mi boleto ganador. Sacó fotocopias del mismo y me dijo que necesitaba un comprobante de domicilio. Mi premio me lo darían en unos diez días.

Además me pidieron que si me dejaba tomar una foto frente al poster de la promoción para documentar mi premio. Llegó un gerente que creo es de más categoría (iba de traje y como si recién se hubiese bañado). Me dio el discurso oficial de Cinépolis, agradeciendo mi fidelidad a la empresa. Me pidió que cualquier queja o comentario lo pusiese por Internet o les hiciese llegar mi discurrir directamente a él. Tomaron la foto de rigor. Para festejar entonces me compré unas M&M (pues ya había cenado)...

Pongo todo esto porque para alguien vetado por la suerte a no sacarme nada, creo que hubo un punto de inflexión en este campo y fui favorecido por esta ocasión. Así que ahora intentaré el MeLate, ¿qué tal que ando de verdad con la suerte encima?

2 comments:

Marga said...

Wow!! que chido hermanote... invitame al cine :)

akin0 said...

JA JA JA JA JA ! ! !

Mr Morsa, creo que ese mal lo padecemos todos pero cuando nos sucede hay cierto sentimiento de que alguien o algo se compadecio de nosotros (un "orale pues, ahi'ta tu dulce escuincle mocoso"..).

Y si, ya que esta en esas _tierras_ de miel y leche: duro con el MeLate...