Tuesday, October 21, 2008

Reflexión en torno al ajedrez

Mi hermana Marga me dice que mi pasión por el ajedrez es un culto. Así, cuando sabe que los sábado, por ejemplo, me reúno con mis amigos ajedrecistas en la mañana (y con otros en la tarde), o que decido irme de "vacaciones" a fin de año, a Mérida, a jugar 9 partidas en el torneo anual Carlos Torre in memoriam, no hay remedio, es todo un culto al juego ciencia.

Pero independientemente de esto, como el ajedrez ofrece hacerme feliz, lo seguiré haciendo hasta que esto me canse, asunto que no veo venir si es que existe esta posibilidad. De hecho, un acontecimiento que siempre me asombra de estar estudiando ajedrez es que de alguna manera cumplimos con una especie de rito, de alguna forma ponemos el tablero, colocamos las piezas y repasamos alguna de las partidas que se han estado jugando. Estudiamos a los grandes y con ello creo que hacemos lo mismo que hacen los católicos en sus misas: "haced esto en conmemoración mía", dicen (que conste, no soy católico). De alguna manera hacemos los ajedrecistas lo mismo cuando volvemos una y otra vez a ver las posiciones, a hacer los análisis que no nos quedan claros, al buscar a verdad en el tablero. De alguna manera cumplimos con un rito parecido al de los católicos.

Cuando se repiten las jugadas de los grandes, cuando analizamos los detalles fenomenales de algunas partidas magistrales, cuando leemos las enseñanzas que nos dejan los autores de las propias partidas (o avezados comentaristas de las mismas), encuentro que revivimos la magia del ajedrez en la soledad del estudio. Y eso me parece siempre simplemente fantástico.

5 comments:

Pau said...

Permiso para opinar en contra, el ajedrez no es un culto, no es una religión. y me expresaré para exponer mi opinión, tengo en mi familia adectos a la secta testigos de jehova y estos si que van pregonando su religión y quieren convertir a todos los humanos en su misma religión. Se saben de memoria la biblia propia, los salmos,etc. Los ajedrecistas, algunos sabemos algunos partidas,algunas posiciones de medio juego y algunas de finales, y las que no sabemos, las consultamos o intentamos aprender para ponerlas en práctica en nuestras partidas, pero no convencemos a nadie para que se haga miembro de nuestra afición, simplemente jugamos porque nos gusta y le sacamos nuestro beneficio. todo esto lo digo, porque a mi el ajedrez me sedujo a los 8 años, cuando mi abuelita me regalo un simple ajedrez magnetico con sus instrucciones que aún guardo, yo solamente y yo, decidi jugar al ajedrez, posteriormente claro que accedi y cada dia que puedo intento aprender más para jugar mejor, pero nadie me convencio de ello, sino que fui seducido por el propio juego. Es más pienso que es como cuando uno va a la universidad, una vez finalizada su carrera, la persona con necesidad de más conocimientos, sigue queriendo saber más y aplicar y investigar más sobre lo aprendido o incluso descubrir nuevos conocimientos,nuevos aportes, también esta quien decide no aprender más o quedarse con lo que tiene.Al menos esta es mi opinión, supongo que habrá opiniones dispares y diversas al tema. Pero para mi, el ajedrez no es ni sectario, ni religioso, simplemente es un juego-ciencia-arte,donde para llegar a ser cada día un poco mejor de lo que eres, no puedes descuidar los conocimientos anteriores, y por supuesto no puedes olvidar como evolucionar y aprender nuevos conocimientos que no poseias (por supuesto que esos conocimientos vienen y vendrán de eruditos anteriores, pero es que alguien ha tenido que sentar las bases anteriormente). Yo pienso también, que quien reproduce muchas veces una partida, es porque aprende disfrutando con sus matices, con su riqueza en todos los aspectos, es porque obtiene placer con ello, podriamos compararlo con quien lee su libro favorito varias veces, o quien ve sus peliculas favoritas, tantas veces como quiere, si en su canal de televisión, no ofrecen la programación adecuada a los gustos personales de uno.

Morsa said...

Hola, Pau,

coincido contigo de alguna manera. No obstante, creo que rendirle culto a algo no tiene por qué estar ligado con tratar de convencer a otros, como hacen los que profesan alguna religión. Creo que el culto puede ser muy personal, y desde luego, el símil con a religión solamente lo puse por la pasión que puede despertar, asunto que en los religiosos siempre se ve exageradamente.

saludos
Manuel

Cyberprimo said...

jajaja pau no me conoces pero yo que no fue en principio adepto al ajedrez e sido culpable de que muchos allan tenido el gusto de aprender ajedrez, en especial muchas mujeres y es que traspiro esa pasion y gusto cuando estoy frente al tablero que hasta los que no les gusta termina por llamarles la atencion, por eso me ficharon como reclutador XD, y no trato de convencer a nadie solo muestro esa pasion por el arte cual un artista.

Morsa tu post me a gustado sobre manera que he escrito el mio sobre la pasion por el ajedrez saludos

Pau said...

Bueno, si entiendo que el culto, es cuando hace una cosa o una actividad con mucha pasión, pero como ya exprese en la opinión anterior, no me gusta que comparen mis hobbies o aficciones con la religión. si que comparto lo que dice Antonio gude (Escuela de ajedrez,escuela de ajedrez II, teoria de la combinación) que el ajedrez ejerce una influencia en las personas que lo ejercitan,como ninguna actividad.

Pau said...

Gracias ciberprimo, por convencer a los conversos del ajedrez....jeje.