Thursday, October 30, 2008

Ignorancia, morbo y lucro

Leo en la sección de espectáculos del Reforma la siguiente nota, la cual revela -entre otras cosas- ignorancia absoluta por parte del "autor" del libro, el cantante José José (eso de creer en la magia negra, en brebajes absurdos, en maleficios y demás patrañas). Morbo por parte de quienes probablemente piensen en comprar semejante libro para enterarse de la vida del cantante y su exmujer, Anel, este par de personajes del mundo del espectáculo, que han perdido todo el decoro y respeto y por último, lucro, de la editorial Grijalbo, que decidió publicar dicha obra. El único motivo que puedo entender para que un sello editorial como Grijalbo se embarque en este asunto es por dinero, nada más, lo cual habla, a todo esto, muy mal de dicha casa editorial.

Va la nota completa. Juzguen ustedes mismos:


Revela José José que Anel lo 'embrujaba'

El 'Príncipe de la Canción' lanzó su autobiografía titulada, "Ésta Es Mi Vida". En su libro Ésta Es Mi Vida, el cantante afirma que el clarividente argentino Carlos Lotito le advirtió del peligro que lo acechaba

Juan Carlos García

Ciudad de México (30 de octubre de 2008).- Después de consultar a diversos clarividentes y especialistas en esoterismo, José José descubrió que Anel, su ex esposa, lo "embrujó" para que le fuera mal y no se alejara de ella.

En su libro autobiográfico, Ésta Es Mi Vida, el cantante incluso señala que los brebajes que la actriz le dio a lo largo de los años contribuyeron a que perdiera la voz.
"La herbolaria, si se utiliza de manera positiva, ayuda a mucha gente y es muy buena, pero, si se hace de manera negativa, puede dañar y ser muy peligrosa. Esta señora (Anel) la usó conmigo y me destruyó, disminuyó mis posibilidades (de cantar), mi fuerza física; literalmente me chingó", expresó la tarde de ayer José José en entrevista exclusiva para presentar su libro.

En la obra, revela que el clarividente argentino Carlos Lotito le advirtió del peligro que lo acechaba.
"Me dijo que me encontraba en peligro por una serie de agresiones de parte de mi ex mujer. Sentía que yo tenía en mi poder objetos que ella me regaló y que estaban trabajados con energía negativa, lo cual contribuía a hacerme sentirme mal y a obedecer la voluntad de quien me los dio".

Al escuchar al mentalista, el intérprete recordó que Anel le hacía regalos en sus cumpleaños aunque ya estaban divorciados. Entre los objetos que le dio estaba una cruz de brillantes con un diamante que en la parte trasera decía "De tu esposa y tus hijos", revela José José en su libro.

Ella siempre le preguntaba si la conservaba, y él no comprendía su insistencia. "Le llevé a Lotito la cruz, una esclava y un anillo que ella me había dado, y me dijo: 'Ten cuidado. Nunca más las uses. Deshazte de ellas, pero no vuelvas a ponértelas. ¿Cómo se atreve a usar el sagrado símbolo de la cruz para hacerte un trabajo negro? ¡Es increíble! Cuídate de esa mujer. Además, sigue enviándote energía negativa muy densa para que les vaya mal a ti y a tu familia. Reza por ella; lo necesita mucho: es la madre de tus hijos'", le dijo el mentalista a José José, de acuerdo con las páginas 431 y 432 del libro. Tiempo después, el cantante acudió con el hermano Emilio, quien se dedica a ayudar a la gente, y le corroboró que Anel lo tenía embrujado.

"Tu ex mujer te ha controlado con magia negra desde antes de casarse contigo. Conoce bastante de estos artilugios. Te ha dado muchas cosas con un resultado excelente para ella, pues nunca has podido dejarla y siempre has hecho lo que quiere.
"A pesar de todo lo que te hacía, no eras capaz de decir no a nada y siempre volvías con ella. Aunque te han prevenido, sigues yendo a tu casa de antes, pues te llama con el pretexto de que veas a tus hijos y así, persiste en darte cosas en la comida y en el café que es donde menos se nota lo que te ha dado durante muchos años", consigna en el último capítulo de los 32 que conforman el libro.

Después de escuchar a los videntes, José José decidió no visitar la casa de Anel y encontrarse con sus hijos en Miami, donde él ya radicaba con Sarita, su actual esposa, y con la hija de ambos, Sarita.


En el libro que saldrá a la venta este domingo, el cantante dice que todas las sustancias que le dio Anel, aunadas a la cortisona que se inyectaba en exceso para cantar mejor, al alcoholismo en el que cayó y a los cambios de temperatura, terminaron con la voz que lo hizo famoso a nivel mundial.


También responsabiliza a Anel y al hermano de ella, Manolo, quien fue representante del intérprete, de haberlo arruinado.
La actriz, recalca, era tan vanidosa y obsesiva con las compras que llegó a vestir a Pepito con ropa de niña cuando tenía 3 años con tal de verle lo que ella consideraba una prenda "divina". "'¿Quién es esa niña?', le pregunté a Anel". "'Es Pepito, ¿no lo reconoces?', me contestó". Es que el vestido me gustó tanto que se lo compré, aunque sea niño", consigna el cantante. "¿Quién puede relacionarse sanamente con una persona así?

Sólo, como me pasaba a mí, si te tienen bajo control con base en pócimas, brebajes y polvos que mezclan con la comida cuidadosamente para que no te des cuenta", indica en la página 352 de la obra editada por Grijalbo.
José José recuerda en Ésta Es Mi Vida que conoció a Anel cuando ella le entregó un reconocimiento en Los Ángeles.

A la salida de la premiación, se encontraron, y ella le pidió que la ayudara a esconderse del hombre con el que había llegado a ese evento. Él accedió y se fueron en el mismo coche.
Anel lo invitó a pasar a su habitación de hotel. El cantante desconocía que ella se dedicaba a prostituirse en las altas esferas. "¡Cuál sería mi sorpresa que sólo traía el vestido encima! Se despojó de lo único que la cubría y me invitó a la cama. Justo cuando deberían haber empezado los escarceos, se abrió la puerta y entró una rubia con un señor también muy fuerte y canoso, quienes pasaron al baño de inmediato. "El señor se fue y la rubia se metió a la cama junto a mí. Anel fue al baño y su amiga me dijo en forma directa: 'Qué bueno que se fue porque yo quiero contigo', y se pegó a mí desnuda...", subraya en la última página del capítulo 4.

En el libro, en el que también relata cómo empezó a tomar alcohol a diario desde que se relacionó con Natalia Elías Calles (nieta del ex presidente Plutarco Elías Calles), quien fue su primera esposa, el cantante se muestra optimista.
"Gracias a Dios, al maestro Jesucristo y a mi doctor Gerardo Díaz Bautista ahora me mantengo alejado de mis enemigos y me he recuperado poco a poco de la garganta. Ya empecé a cantar con orquesta, estoy grabando otra vez, en esta ocasión con dos artistas mundiales, el pianista griego Yanni y el productor Rick Wake...

"Ésta es la historia de mi vida como ha sido hasta hoy, con la verdad y llamándole a todo por su nombre. Al igual que en la vida de cualquier ser humano, me ha pasado de todo, pero nunca hay que olvidar que todas las cosas buenas y las desagradables suceden por algo en el momento justo, ni antes ni después. Son los ¡tiempos de Dios!", consigna el cantante en la penúltima página de la obra.

Aquí termina la nota. Como puede verse, José José ha perdido toda la compostura. Ha demostrado que es un ignorante y que busca el morbo de la gente para hacer dinero con ese libro, como si de eso se pudiera vivir. Igualmente todos sus fracasos, su alcoholismo, su drogadicción, sus tropiezos, todo, son culpa de terceros. Lo embrujaron, le sacaron su dinero y le dejaron en la ruina, lo manipularon. Él solamente fue una dulce palomita que cayó en todas las trampas.

Lo lamentable finalmente es que José José, su mujer, sus problemas, deberían ser del ámbito privado, no público. Si los personajes en cuestión quieren dar a conocer al mundo sus dificultades, pues muy allá ellos, nada más que simplemente con esa actitud se descalifican, se convierten en la peor parte de lo que probablemente nunca quisieron ser, pero no parece importarles. Total, noticias van, noticias vienen. Si eso nos deja dinero, ¡qué mejor! ¿o no?

1 comment:

Gabriel said...

Yo puedo documentar científicamente dos casos insólitos de brujería:

1- Cierto día, Joe MIDI me mostró un disco duro que le tronó inexplicablemente y al desarmarlo encontró una piedra rectangular compuesta de material desconocido, que al sacar su hipervolúmen mediante una triple integral, pues encontramos que en realidad era un hiperparalelepípedo que existía en el espacio de Hausdorff-Besicovich, daba el número 666, "El número de la bestia". Después de un análisis con técnicas de difracción de Rayos X y emisión de neutrones, encontramos que estaba compuesta en su mayor parte de "Tierrita de Panteón".

2- Martha Sahagún le preparaba todos los días un brevaje a Fox, compuesto de Toloache, Peyote, Damiana y Anís (para evitar el desagradable y políticamente incorrecto "Meteorismo") el cual lo mantenía en un estado de estupor, donde recibía mensajes del "Más allá", mismos que repetía como lorito de forma aleatoria. Claro el side-effect de la pócima fue un daño cerebral considerable en la región del cerebro que controla el habla, así como un daño considerable en el "Corpus Callosum", de tal forma que don Chente, tiene los dos hemisferios cerebrales totalmente deconectados y éstos se activan al azar, incluso al mismo tiempo.

Actualmente tengo a los científicos de los Estudios Bowman, división "ciencias ocultas", investigando los misteriosos fallos de Windows XP, y están a punto de demostrar que los "Pantallazos Azules", que se conocen como "La pantalla azul de la muerte", están compuestos de "Ectoplasma" lo cual demostraría que exiten entes malignos, dentro de las máquinas con XP, que hacen diversas travesuras, en particular cuando el usuario tiene que terminar un proyecto de cierta importancia.

A las 00:00 horas del 2 de Noviembre iniciaremos una sesión espiritista para invocar a los espíritus de Lady Lovelace (Ada Byron), John Von Neuman, Vannevar Bush, Stalislaw Ulam, John Presper Eckert y John William Mauchly, y si nos alcanza la Dietilamida del Ácido Lisérgico (LSD) chance y hasta a don Alan Turing, para que nos resuelvan el misterio del XP.

Aunque en medio de esta crisis económica mundial, lo más probable es que el LSD no nos alcance, por lo cual recurriremos al mexicanísimo Peyote.

Seguiré informando y te daré la primicia de nuestros resultados en tu tan respetable blog, justo antes de publicar nuestro paper en Nature.

Saludos,

Bowman