Sunday, September 28, 2008

Mi propuesta contra la delincuencia

Es evidente que nuestro país se ha vuelto muy inseguro. De las eventuales acciones criminales que podían ocurrir ahora se han convertido en cotidianas. El crimen organizado, aparentemente el narcotráfico, ahora es capaz de hacerle una guerra frontal al Estado. Así, podemos ver que las bandas criminales pueden matar a 24 personas de un solo tirón y dejarlas en la Marquesa, o bien, cortarles la cabeza a 12 (en Yucatán) sin que -aparentemente- puedan ser alguna vez puesto a disposición de las autoridades.

A todo esto, el Gobierno Federal ha lanzado N planes contra la delincuencia, amén de palabras de reproche, de congoja, de lamentaciones y de firmeza en decisiones duras, que sacarán a México de este bache de inseguridad en el que encuentra Mucho bla bla bla, a todo esto, pero acciones reales pocas. Cuando se supo del secuestro y porterior asesinato del jovencito Fernando Martí, hijo de un conocido empresario (el de Deportes Martí), entonces los medios hicieron todo el ruido que procedía y se armaron comisiones. Se reunieron los gobernadores y el presidente de la República en un acto en donde habló incluso el padre del muchacho secuestrado para decirles duras palabras como "si no pueden... ¡renuncien!". Se plantearon entonces acciones que debían dar resultados en 100 días. Después de esa reunión sin precedentes, los medios informativos empezaron a dar cuenta de la caída de bandas de secuestradores aquí y allá. De no hacer nada, ahora la policía agarraba malosos a diestra y siniestra. Sin duda que ante el reclamo de la sociedad, empujado por el padre del niño Martí, los gobiernos buscarían entregar resultados a como diera lugar.

En el DF de pronto se detuvo a la banda que supuestamente secuestró a Fernando Martí. La policía dio cuenta de las actividades del jefe de la banda "el Apá", al cual se le incautó su computadora y ahí le encontraron fotos de animales copulando así como de mujeres sin ropa. Cuando leí esta nota me quedó claro que la policía mandaba estas notas a los medios porque el supuesto jefe de esos secuestradores tenía que ser un pervertido, carente de toda moral. Porque entendámonos, si al sr. le gusta ver fotos de perros copulando, muy sus perversiones y muy de su vida privada. Eso no es un delito, a todo esto. Lo que quedó claro es que los medios iban a ser utilizados para plantear un retrato sobre la inmoralidad y maldad del dizque jefe de la banda. Claro, como no es ilegal poseer fotos de mujeres desnudas o de animales en la cópula, entonces la policía indicó que había fotos del Sr. Martí etiquetadas como "habla Martí", por ejemplo (y aunque tampoco eso sería ilegal, es un indicio gravísimo de que el jefe de la banda tenía fotografías del padre del niño secuestrado). Tampoco me parece una prueba fehaciente esto de que el tipo sea el jerarca de la banda que asesinó al muchachito Martí.

De hecho, los hijos del "Apá" salieron a decir que eran personas honorables. Uno de ellos vive en Cancún y el otro en el DF. Este último es director de recursos humanos (si mal no recuerdo), de una escuela profesional de comunicación, que está por el sur de la ciudad. Los medios entonces investigaron, o la policía les dio la información y se encontró que el hijo del Apá vivía en jardines de la montaña, una zona residencial muy cara, y que tenía una camioneta BMW que le vendió la escuela en 170 mil pesos... Igualmente, aparecieron fotos de los hijos y el padre jugando en Las Vegas. Como puede verse, la campaña para inducir a la población sobre la culpabilidad de los supuestos secuestradores estaba más que en marcha. A todo esto, los hijos del "Apá" han puesto una queja a la Comisión de los Derechos Humanos indicando que están creando un chivo expiatorio para salir del problema del secuestro del niño Martí... Y yo no sé si sea cierto o cuál es la versión verdadera. Lo que me queda claro es que todo puede pasar en México. Es un país surrealista 100%.

Y cuando todo parecía ir en orden, encontrando malhechores aquí a allá, vienen los granadazos en Morelia y se acabó el lindo sueño de recuperar la paz social. Tan se acabó que las notas sobre secuestradores aprehendidos han desaparecido (al menos en estos días). Y ahora hay otra vez reclamo al respecto de la inseguridad. La Policía ahora dice haber capturado a los que tiraron las granadas, pero vaya usted a saber si son esos tíos culpables o simplemente chivos expiatorios hasta que la noticia sea sustituída por otra peor. Quizás esos tres personajes que se supone, ya confesaron su crimen, pasen a la cárcel hasta que ocurra otra cosa, hasta que se olvide, y entonces es probable que salgan libres.

Como sea, mi propuesta para controlar y combatir la delincuencia va a partir de saber que los delincuentes tienen armas de todo calibre, grandas e incluso bazukas. Todo este armamento es de uso exclusivo en el ejército. La pregunta es ¿cómo es que los narcos tienen semejante poder de fuego? Simple: introducen a través de las fronteras el material bélico. Como bien sabemos, en las aduanas mexicanas -si se paga al agente correcto- se puede meter lo que sea, desde un alfiler hasta una bomba de plutonio. Me queda claro que si no hay control en las aduanas, un estricto control, entonces los narcos siempre tendrán lo último en tecnología para matar. La cuestión de cómo entra armamento a México debiese ser el eslabón más importante de esta cadena, en donde es evidente la corrupción de las actividades para que pueda ocurrir. Consecuentemente, la medida evidente es que alguien ¿el ejército? tome control absoluto de las aduanas e impida todo género de corrupción. La cuestión es hacer difícil la entrada de material bélico. Evidentemente los narcos buscarán otras maneras, pero si les es difícil, si se les acota el acceso al recurso, hay más chances de si no ganar, controlar al crimen organizado. Porque seamos francos, ¿dónde cree que se pueden comprar granadas de mano? ¿o bazukas? ¿o fusiles AK (los llamados cuernos de chivo). Hasta donde entiendo, la milicia en este país no produce armamento. Lo compra del exterior.

Otra medida -que me parece ya se dio bandera de salida- es el padrón de los que adquieren un teléfono celular. Para ello -se supone al menos- se necesitará una identificación oficial e incluso la huella digital. La idea atrás es que quien tiene un celular sea identificable fácilmente. Si la medida prospera, la comunicación de secuestradores con los familiares de secuestrados será más difícil de hacer, porque se podrá saber el número que originó la llamada y así saber por lo menos el domicilio de quien adquirió el celular en esa situación. Obviamente eso no limitará demasiado a los secuestradores, pero queda claro que les hace la vida más difícil. Incluso en el caso de que la llamada del celular no se registre en el identificador de llamadas, será posible rastrearlo en la central de la compañía celular correspondiente.

La propuesta es simple: Para combatir la delincuencia hay que entender el origen de sus recursos y de cómo cerrarles la llave de paso. Evidentemente el poder de los delincuentes tiene que ver con el origen del armamento, de las herramientas que usan para sus aviesos fines. Si se empieza por ahí se podrá frenar de alguna manera el poder de los malosos o al menos hacérselos más complejo y difícil. Curiosamente yo no he leído de nadie que hable de estos temas, que me parecen de una obviedad infinita.

1 comment:

yo said...

Independientemente de lo que opinen los representantes de los derechos humanos, a todo hampón menor o mayor de edad a quien se le COMPRUEBE un delito de magnitud alta, media o baja, se le debería colocar quirurgicamente un chip en alguna parte de las vísceras o del cuerpo, indetectable para rayos X y para detector de metales, debidamente etiquetado con sus datos y con el cual facilmente sea identificado por satélite.

Cada uno de esos malandrines debe estar pasando lista semanalmente en la agencia de MP o de la PGR o de la AFI o de la PFP o de la estatal o municipal o rural, para mantenerlos a la vista y perfectamente bien controlados personal y satelitalmente.

Con eso pienso YO que disminuiría la reincidencia de los que salen de la cárcel por "falta de pruebas"

Y no está muy jalada la idea de tambien colocarle un chip a nuestros seres queridos, muy en secreto y con personal de la absoluta confianza, para tambien hacerles seguimiento via sat.

Igual manejo debe de aplicarse a las armas, desde la fabricación que se les coloque su chip satelital.

La tecnologogía al servicio de los buenos... ¿cómo la ven, medio jalada la idea? analícenla y veran que no tanto.