Friday, September 19, 2008

Otro punto de vista


De la columna Mirador, del Reforma del día de hoy:

Armando Fuentes Aguirre

Un gato negro se cruzó con un hombre.
Se preocupó mucho el gato negro.

Los hombres, ya se sabe, son señal de mala suerte. Supertición o no, el caso es que ese mismo día un rayo le cayó al gato negro, y le quitó sus nueve vidas.


A los gatos negros no les gusta toparse con un hombre. Lo consideran anuncio de desgracias. Cuando ven a uno se apartan apresuradamente para no cruzarse con él, o esperan hasta que desaparece.


No es que los gatos negros sean superticiosos. Son criaturas inteligentes que no creen esas consejas populares. Pero aún así para ellos el hombre es un animal de mal agüero. De hecho, para todas las criaturas de la Tierra el hombre es un animal de mal agüero.

Ahí lo dejo a la reflexión.

1 comment:

Cyberprimo said...

jajaja muy buena reflexion, lastima por el gato negro =)