Sunday, September 21, 2008

Sobre los buenos y los malos

Alguna vez -quizás en alguna fiesta infantil- escuche a un niño que le decía a otro mientras jugaban a policías y ladrones: (el que fungía como policía) "¡te voy a tener que matar!". Y pues sí, el bueno iba a matar al malo y eso está bien, ¿o no?

La verdad es que todo es una cuestión de valores sociales, que de alguna manera permean en el entorno en el que nos toca vivir. Por ejemplo, el grupo de asesinos de "La Familia Michoacana", asentados en Guanajuato o Michoacán -eso dicen- se han deslindado de los ataques con granadas y se los atribuyen a otra banda, la de los Zetas, igual de mala, igual de sanguinaria. Ahora resulta que los malos aclaran (a través de mantas públicas) que ellos no fueron y que son otros los culpables. Sin duda esto es un signo de descomposición social muy grave porque ¿cuándo se había visto que salieran los criminales a explicar que ellos no fueron?

Por otra parte, obsérvese lo que dice la Arquediócesis de México, a través de su vocero, Hugo Valdemar, en una nota publicada hace una hora en el sitio del periódico Reforma:

Arremete Arquidiócesis contra criminales

Asegura que no es posible vivir una fe y a la vez ejercer la violencia


Alma Wong


Ciudad de México (21 de septiembre de 2008).- Aquellos que cometen actos de violencia en contra de la población civil y que hacen de la criminalidad su forma de vida deben saber que están fuera de la Iglesia, advirtió el vocero de la Arquidiócesis de México, Hugo Valdemar.


El responsable de comunicación social expresó que la Iglesia católica temía que se llegara al punto de atentar contra civiles y es que, dijo, se ha llegado a un momento en el que la cultura de la muerte va en aumento a pesar de la fuerza militar del Estado.


"Nos causa una gran angustia, siempre temimos que llegara este momento en que se atentara contra civiles inocentes, en esta guerra en que nada tienen que ver ellos con la criminalidad.
"La iglesia lo deja en claro, es una condena tajante, no es posible vivir una fe y a la vez ejercer la violencia y el Cardenal ha sido muy claro en su mensaje, esas personas lo deben saber, están fuera de la Iglesia, no pueden formar parte de la lglesia cuando actúan con esa maldad y perversidad y causan tanto dolor a tantas personas", expresó en entrevista al ser cuestionado sobre el atentado ocurrido en Morelia, Michoacán, el pasado 15 de septiembre.

Aseguró que a pesar de ser necesaria la fuerza policiaca, ningún país ha resuelto el problema de la inseguridad a través de las armas, sino por medio del cambio en las estructuras de la sociedad.


Señaló que para dar batalla a la cultura de antivalores del narco, la cual dijo se ha apropiado del País, hay que ir a una renovación moral en la que la sociedad no tolere este tipo de situaciones.

"Ningún país ha resuelto el problema de la inseguridad aumentando la fuerza que es lícita del Estado contra la criminalidad, sino involucrando a toda la sociedad", manifestó al término de la misa dominical en la Catedral.


Aquí termina la nota. Cabe señalar que el vocero se cuida muy bien de sus palabras cuando habla (en el último párrafo) de "la fuerza que es lícita del Estado contra la criminalidad". Ajá, la Iglesia también hace su pertinente aclaración. De esta manera, quien está fuera de la ley (que no tiene que ver, por ejemplo, con los 10 mandamientos de la Iglesia Católica), son los malosos, los narcos, etc., pero claro, si la policía mata en algún enfrentamiento a un supuesto delincuente, lo hace también -sin duda- con la anuencia de la Iglesia misma.

Dicho de otra manera: no hay buenos ni malos, sino que todo tiene que ver con el cristal con que se mira. De acuerdo a esto, los valores que pensaba que eran universales, como la bondad, no lo son per se, sino que pueden existir o no según el criterio de los jerarcas católicos.

La verdad de las cosas -en mi opinión- no sé a cuenta de qué el vocero sale a dar declaraciones de tema alguno. Sus palabras son también inútiles y no contribuyen nada a mejorar esta situación. Calladito se hubiese visto más bonito.

No comments: