Friday, December 19, 2008

Sobre el homo videns y otras cuestiones.

Creo que fue Sartori el que publicó un libro sobre el homo videns, aquel personaje de nuestro tiempo que vive de acuerdo a los modos y costumbres que imperan en la televisión. Muchas de las reflexiones del escritor pueden comprobarse fácilmente. Por ejemplo, dice Sartori que la televisión muchas veces pone al hombre de la calle, lo entrevista, le pide su opinión, y el absorto auditorio, del otro lado de la caja boba, se cree todo lo que dice dicha persona, simplemente porque sale en la televisión.

Sin ir más lejos, el otro día apareció una nota en los noticieros locales, en donde unos vacacionistas en Acapulco habían podido ver a una ballena con su cría cerca de la bahía acapulqueña. La TV, siempre fiel a sus maneras de hacer las cosas, entrevistó a uno de los que coincidieron con la ballena en un viaje de placer por la bahía. El entrevistado decía: "La ballena y su cría parecen estar perdidas. Como su sistema de navegación se basa en las corrientes de calor, es un hecho que el calentamiento global del planeta las ha extraviado" (palabras más, palabras menos). Y que conste, ese señor era un turista entrevistado, no un connotado científico dando su opinión sobre tan agudo tema. Pero ¿qué hace el respetable? Le cree pues sale en la televisión. Debe ser cierto ¿no?

Sin embargo, no sólo la televisión comete estos desvaríos. Por ejemplo, en el Reforma hace un par de días se publicó una nota sobre una vacuna del dengue, creada por un equipo de mexicanos. El entrevistado decía que el dengue estaba convirtiéndose en un problema de salud debido a que hay más mosquitos que transmiten la enfermedad. A la pregunta de la razón de esto afirmó el galeno entrevistado: "sin duda el calentamiento global". Caramba, estoy empezando a pensar que cuando pierdo en ajedrez es por el calentamiento global y no por mi propia torpeza al momento de jugar.

Por ello, pienso que -desafortunadamente-un posible problema natural se pone de moda y entonces todos empiezan a hablar de ello, sepan o no sepan del asunto particular. Por ejemplo, el caso del problema del agujero de ozono hallado en los polos. Hace más de 20 años se habla de que la causa de esto son los fluorocarbonos, como el freón, que se halla muchas veces en los desodorantes. Se dice que la capa de ozono nos protege de los rayos ultravioletas y que no podemos permitir que desaparezca. Sin embargo, hay voces en contra, como la de Lyndon Larouche, que dice que todo esto es un mito. En The Holes in the Ozone Scare: The Scientific Evidence That the Sky Isn't Falling escrito por dos seguidores de las teorías de Larouche 9el cual tiene su propia historia como comentaré próximamente), indican que todo este asunto de la capa de ozono es falso. Yo no lo sé de cierto pero este libro pasa de un extremo a otro: por un lado menciona que hay muchas causas naturales para que se forme un agujero en la capa de ozono, así como mostrando que nadie ha podido reproducir la idea de Molina (entre otros) en el laboratorio, de que las moléculas de freón destruyen el ozono atmosférico, hasta llegar a las teorías de la conspiración.

¿Habrá de verdad un problema con la capa de ozono realmente? ¿Por qué se pretende asustar a la población con algo que simplemente por sí misma no puede remediar? Aquí las críticas a lo que dice el libro van de cero a cinco, de una farsa completa a un libro provocativo.

Como están las cosas ya empiezo a discurrir sobre el calentamiento global. ¿De verdad es un problema? ¿O se ha exagerado para promover los intereses de unos cuantos?


No comments: